115 kilómetros a pleno sol

Sábado, 17 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

El pelotón, muy agrupado atraviesa la Bardena Blanca en la edición de 2016 muy cerca de la Ralla y el Rallón.

El pelotón, muy agrupado atraviesa la Bardena Blanca en la edición de 2016 muy cerca de la Ralla y el Rallón.

Galería Noticia

El pelotón, muy agrupado atraviesa la Bardena Blanca en la edición de 2016 muy cerca de la Ralla y el Rallón.Dos participantes saludan en uno de los avituallamientos.Los pañuelos en la boca son imprescindibles en algunos tramos.Castildetierra no verá este año el paso de los bikers.La arena en ocasiones impide incluso pedalear.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

rampas del 14%, ascensos de 400 metros en apenas dos kilómetros y un perfil lleno de dientes de sierra, como gusta ver a los apasionados de los retos ciclistas, son solo algunos de los atractivos que rodean a la vigésima edición de la Extreme Bardenas que como colofón incluyen el paso por la Bardenas Negra, lo que implica una mayor dureza. A todo ello hay que añadir que se han aumentado los kilómetros hasta los 115 y que todo hace pensar en que ese día se puedan superar los 35 grados. El cóctel de calor, viento y polvo (no se vislumbran lluvias a corto plazo) está servido para una nueva edición de la travesía del desierto.

Como novedad, después del éxito del traslado de la prueba de domingo a sábado, la calle Real (frente al Ayuntamiento en pleno centro de Arguedas) acogerá la salida de la prueba lo que ayudará a que haya una mayor presencia de público el próximo sábado 24 de junio a las 08.30 horas. El número de inscritos, superará los 1.500 (como todos los años) y todo hace suponer que será una gran edición llena, una vez más, de dureza y superación.

el recorridoEl pasado mes de abril se abrió la inscripción para esta edición que se ha preparado con el mismo cuidado y esmero que las otras 19 anteriores que ya se han celebrado desde que en 1998 se diera la salida por primera vez. Entonces fueron 500 locos que se embarcaron en una aventura que no sabía cómo iba a terminar, guiados por una decena de arguedanos apasionados de la bicicleta, de su pueblo y de la Bardena que decidieron dar un impulso a su localidad y difundir la belleza del desierto que tienen en la puerta de casa. Veinte ediciones después, una semana antes de que terminara el plazo se habían acabado las inscripciones.

La prueba saldrá desde el Ayuntamiento para tomar la dirección (tras rodear el pueblo) de la carretera que se dirige al Corral de Aguilares para, a través del barranco de las Limas, llegar a las puertas del cuartel del Polígono de Tiro. Una vez allí seguirán la perimetral hacia Zapata para tomar la subida de la Loma de la Madera (uno de los puertos más duros de Bardenas) y un poco más adelante disfrutar del primer avituallamiento sólido en la Nemesia (kilómetro 26). Tras él comienza la parte más dura de la prueba (al otro lado de la carretera de Ejea de los Caballeros), entre los kilómetros 30 y 40 en que se llegará al punto más alto en la zona de la Reserva natural de las Caídas de La Negra.

Precisamente La Negra es una de las zonas más apreciadas por los participantes por lo diferente que es de la Bardena más conocida (la Blanca) y porque no es habitual el paso por ella. De hecho de las 20 ediciones se ha pasado en 2008, 2010, 2012 y en esta de 2017. “Hemos querido recuperarla y hacer una prueba un poco más larga para celebrar el 20 aniversario”, explicó el nuevo presidente del CC Arguedano y organizador de la prueba, Miguel Resa.

A partir de ese momento, la prueba se transformará en un continuo rompepiernas, tradicional en el desierto ribero, que es el que de verdad hace mella en los 1.500 bikers que se adentrarán en este territorio hostil. Después del avituallamiento de nuevo en la Nemesia (ahora kilómetro 58) se volverá a tomar la perimetral del Polígono de Tiro para pasar por delante de la Ralla, El Rallón, Sanchicorrota, Pisquerra y hacia el kilómetro 75 subir la cuesta de El Caldero. En toda esta zona el viento y el polvo suele ser el peor enemigo de los participantes ya que son habituales los abanicos que dejan a muchos bikers en solitario, siendo ése uno de los mayores castigos de la prueba para quienes tiene n como único objetivo terminarla.

El cuarto avituallamiento se ha colocado en El Paso desde el que se toma el camino hacia El Ferial donde ya sólo quedarán unos 12 kilómetros para la línea de meta, eso sí, tras pasar por uno de los mayores escollos, la subida a la ermita de El Yugo. Pese a la presencia de numerosos público, lo empinado de las cuestas, el calor y el cansancio acumulado hace de esta última parte (de unos 2 kilómetros) un auténtico Via Crucis tras el cual todo es ya descenso vertiginoso hasta el polideportivo de Arguedas donde está colocada la meta.

Se espera que los primeros bikers lleguen a la línea de meta sobre las 12.45 horas ya que el paso previsto por el Yugo para los primeros es a las 12.30 horas.

Desde el CC Arguedano han destacado siempre la relevancia del “colaboradores y voluntarios, esos arguedanos que desempeñan sus tareas con mayor ilusión para que el paso por la Extreme sea lo más confortable y agradable posible”.

En esta edición, los participantes se enfrentan a 115 kilómetros (una de las más largas), donde el biker “podrá sentir la emoción y el ambiente en el que se envuelve esta magnífica prueba, sin olvidarnos que para llegar a la gloria del Yugo, hay que superar los diferentes obstáculos como el posible cierzo, bochorno, polvo o bien las altas temperaturas de la fecha en la que se celebra”.