Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

David Arteagoitia hace poesía visual a través de la gráfica en la Galería Fermín Echauri

El artista bilbaíno utiliza la técnica del grabado al carborundo (carborundum)

Paula Etxeberria Oskar Montero - Domingo, 18 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

pamplona- El arte es lugar de encuentro y sugerencias, donde se activan preguntas y emociones. El arte es hacer que parezca fácil lo difícil, espontáneo y natural lo construido reflexiva y pensativamente, a base de trabajo, trabajo, trabajo, y de talento desarrollado a pulso.

Contemplando las obras de David Arteagoitia (Bilbao, 1980) se produce el encuentro con el color, con la materia, con el gesto. Con la fuerza y, al mismo tiempo, la armonía. Con la piel de la imagen. Se vuelve -a la vista- fácil lo complicado, lo laborioso, fluyendo una poética expresiva que activa los sentidos. La experiencia puede tenerla el visitante en la Galería Fermín Echauri del casco viejo (C/ San Antón, 6), donde el artista bilbaíno descubre su arte gráfico hasta el 15 de julio, en la que es su primera exposición individual en Pamplona. Presenta en ella una serie creada con la técnica del grabado al carborundo (carborundum) que comenzó a gestar en 2008, inspirándose en su experiencia en un barrio judío situado a las afueras de Londres -cuando el artista estaba allá becado por la Fundación BilbaoArte- y que ha evolucionado con el tiempo.

Se trata de obra sobre papel creada con la intención de expandir la gráfica y transgredir con ella los límites tradicionales del grabado. Así, el trabajo de David Arteagoitia es un encuentro entre lo gráfico, lo pictórico y lo escultórico. “Técnicamente es una serie clásica, en el sentido de que son aguafuertes sobre plancha de cobre impresos en un papel de alto gramaje, pero combinados después con técnicas mucho más contemporáneas, como el grabado al acetato y sobre todo el carborundum, que es lo que le da ese negro matérico, esa presencia terrosa a la tinta negra”, explica el propio autor sobre estas obras en las que el relieve texturado de los materiales impresos contrasta con la planitud de unos fondos orgánicos. De este modo, el espectador experimenta una intensa sensación táctil a través de la observación, sintiendo el color como algo tangible gracias a la presencia del material (carburo de silicio) en la estampa. De colores sobrios, austeros, pero a la vez llamativos -por la presencia constante del rojo en diferentes matices-, estas obras, en las que tan importante es lo que David pinta como lo que deja en blanco, contienen “un tira y afloja entre el acto de dibujar, que parece muy impulsivo, muy libre, y el material empleado, que hay que ir construyendo de una manera casi escultórica, por superposición de capas, con esa idea del rastro, de la huella, de la herida en la superficie”, cuenta el artista. A diferencia de la técnica tradicional del carborundum empleada en la década de los 60 y en la que se obtenía en la estampa un reflejo gráfico de ese material (el carburo de silicio), Arteagoitia da un paso más en esta serie, que deriva de un proceso de investigación que el artista convirtió luego en tesis doctoral, y logra que el material esté presente en la estampa;ya no es un reflejo, no es una evocación ni una simulación, sino que es el propio material el que en la obra habla por sí mismo, dotando a la gráfica de relieve, materia, volumen. Traspasando el papel para conectarnos con la piel de la imagen.

La exposición puede visitarse de lunes a viernes de 10.30 a 14 y de 17.30 a 20 horas, y durante los Sanfermines en horario de 12 a 13.30 horas.

Herramientas de Contenido