Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Una fiesta llena de elogios y emociones

los premiados agradecen a familiares y compañeros su acompañamiento durante todos estos años

Un reportaje de A.R./A.B./A.M.. Fotografía Patxi Cascante - Domingo, 18 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

Los premiados, frente a parte del público asistente.

Los premiados, frente a parte del público asistente.

Galería Noticia

  • Los premiados, frente a parte del público asistente.

La entrega de la Cruz de Carlos III el Noble reunió ayer a más de un centenar de personas en el departamento de Cultura del Gobierno de Navarra, una celebración en la que los premiados fueron elogiados, pero también sus familiares y acompañantes durante toda su carrera. Los siete condecorados ayer destacaron el apoyo incondicional que han sentido durante todos estos años, sin el cual, no hubieran llegado hasta donde están hoy en día.

Humberto Bustince, profesor e investigador de la Universidad Pública de Navarra, asistió a la entrega de la Cruz con toda su familia y su equipo de investigación. Se mostró “muy ilusionado y emocionado” con el reconocimiento a una trayectoria profesional en la UPNA que ha ocupado 30 años de su vida, además de por la valoración a su labor docente e investigadora. Según manifestó, “es muy gratificante que se reconozca el esfuerzo”, por lo que dio las gracias al Gobierno de Navarra. “Desde el punto de vista de la investigación, no podemos perder ni un minuto más, tenemos que seguir adelante y producir desarrollos tecnológicos y científicos para que la sociedad prospere”, destacó.

Por otro lado, Javier Ochoa, de la Bodega Ochoa, remarcó la importancia y el significado que conlleva recibir la Cruz de Carlos III el Noble. Ochoa, que acudió al evento acompañado de su mujer Mariví, su hija Adriana y sus nietos, sobrinos y amigos, compartió el reconocimiento con toda su familia y puso en valor los vinos navarros, a la vez que instó a trabajar en su promoción y venta, para concluir brindando con uno de los “buenos vinos de Navarra”.

De la mano de su hija Elur, Joxe Ulibarrena se emocionó ante el micrófono al destacar que “es un orgullo recibir este premio y, sobre todo, que esto haya sido en vida”. A través de su arte, Ulibarrena ha retratado a todos los personajes de la Historia de Navarra cuando estaba tan “denostada y olvidada”. Todas sus esculturas son una interpretación de lo que ha sido la historia para él y que “nunca nadie antes lo había hecho”. El artista, además, quiso felicitar a todos aquellos que ponen su “grano de arena para que nos sintamos orgullosos de ser navarros”.

Para Mirentxu Purroy, recibir la Cruz de Carlos III el Noble supone todo un “reconocimiento del ejercicio de una profesión -periodismo- que ha ayudado a ver el anverso y el reverso de la vida, de la realidad”. Acompañada por sus hermanas Maialen, Uxue e Itziar, sus sobrinos, amigos y compañeros de profesión, afirmó que el futuro de los medios de comunicación “es complicado” debido a que el periodismo ha sido “la víctima más fuerte de los últimos tiempos”. “La ventaja de Internet es la inmediatez, pero la desventaja es que no se verifica, no se firma, no se autentifica”, lamentó Purroy.

El presidente de la DYA Navarra, Mikel Corres, recogió la distinción acompañado de los miembros de las siete bases de la asociación en Navarra -Los Arcos, Aoiz, Alsasua, Puente la Reina, Peralta, Olite y Pamplona-. “Este reconocimiento pone en valor estos 40 años en los que miles de voluntarios han pasado por DYA y han dado su tiempo libre por ayudar a la sociedad”, afirmó, y destacó la importancia “fundamental de los familiares en todo este proyecto”, ya que son ellos quienes “apoyan a los voluntarios para que continúen con esta labor”.

Por parte de la Sociedad Aralar Mendi Elkartea, su presidente Txomin Huarte afirmó que “con la Cruz se reconoce una importante labor de muchos años atrás”. Huarte, acompañado por el fundador José Mari Ustarroz y la compañera Zuriñe Beltza, subrayó que esto les incentiva ahora más a “continuar trabajando” en la línea que vienen haciendo.

Por último, Julián Retegi quiso compartir el reconocimiento con todos sus compañeros, así como quienes le han acompañado a lo largo de su vida profesional y personal. “Este es un recuerdo inolvidable para mí, aunque dudo que sea yo quien me lo merezca”, apuntó el pelotari, para quien su tío fue un gran ejemplo a seguir. También recordó la “gran labor” del botillero Martín Ezcurra, gracias al cual “decenas de pelotaris han conseguido tantos y tantos logros para Navarra”.

Herramientas de Contenido