Mario Buisán García Director general de industria y de la pyme del ministerio de economía y competitividad

“La digitalización se puede definir como un cambio de cultura y de gestión empresarial”

Buisán señala que se van a centrar en las organizaciones medianas porque actúan como tractoras para arrastrar a las pequeñas en este objetivo

Sagrario Zabaleta Echarte Iban Aguinaga - Lunes, 19 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

Mario Buisán, en las instalaciones de AIN el pasado miércoles.

Mario Buisán, en las instalaciones de AIN el pasado miércoles.

Galería Noticia

Mario Buisán, en las instalaciones de AIN el pasado miércoles.

pamplona- ¿Qué es digitalización?

-Un cambio de cultura y de gestión empresarial. Cada pyme debe llevar a cabo una estrategia empresarial en el nuevo contexto de transformación digital.

¿Qué sectores de la industria están más avanzados?

-Automóvil;máquina y herramienta;químicas y bienes de equipo, principalmente. Sin embargo, en la industria existe un nivel de digitalización bastante elevado, por encima de la media de otros sectores.

¿Qué se está haciendo desde el Ministerio de Economía para abordar esta materia?

-Primero, trabajamos para concienciar a las pymes industriales, más a las pequeñas que a las medianas de lo mucho que nos jugamos en esta cuarta revolución industrial. Hace año y medio, lanzamos una estrategia con tres programas: autodiagnóstico y asesoramiento, en colaboración con los gobiernos autonómicos;y financiación a la pymes, por medio de préstamos a diez años, con tres de carencia a tipo cero.

¿Qué ocurre con la destrucción de empleo que va a ocasionar la cuarta revolución industrial?

-Debemos hacer un gran esfuerzo en nuevos perfiles educativos, en el reciclaje de trabajadores con otros perfiles formativos y capacidades. La industria requiere que haya una modificación de los actuales planes de estudio de las universidades, de las ingenierías y de la enseñanza obligatoria en los colegios. Habrá destrucción de empleo, pero se van a crear puestos de trabajo en los nuevos modelos de negocio. Este debate se produjo en términos semejantes en 1964, en la tercera revolución industrial, y se creó más de lo que se destruyó. ¿Por qué no va a pasar lo mismo ahora?

En este nuevo escenario, la ciberseguridad debe ser fundamental.

-Es clave, ya que no se puede progresar en la digitalización si no se avanza en escenarios seguros, y aquí hay mucha labor que desarrollar todavía. Normalmente se va con retraso sobre los ataques cibernéticos. Por ello, se ha contemplado este tema en la estrategia nacional de industria 4.0. El Estado está trabajando en esta materia.

¿Cómo califica el acuerdo de colaboración con Navarra?

-Positivo. Es el primero que hemos firmado con una comunidad autónoma, y ahora vamos a realizar lo mismo con el resto de territorios. Las distintas administraciones públicas deben coordinarse respecto a los servicios que ofrecen a las empresas para no solaparse.

¿La educación, innovación y emprendimiento son vitales en la cuarta revolución industrial?

-Hay que hacer un gran esfuerzo en cada una de las materias porque resultan esenciales en esta transformación.

Sin embargo, España ha retrocedido una década en I+D+i.

-La crisis ha afectado a todo. Afortunadamente el crecimiento económico permite flexibilidad presupuestaria;y, como consecuencia, más partida a la I+D+i, aunque el sector privado debe esforzarse mucho más.

Además, todavía no hay un pacto por la educación.

-Parece que se está avanzando.

¿Cómo describiría la evolución del emprendedor estos años?

-Está ganando prestigio social. Este cambio cultural se presenta como una condición necesaria, pero no suficiente para tener más empresas, que sean más innovadoras, más avanzadas y que creen empleo y riqueza.