De lunes

Plusvalía y demagogia

Por Pablo Gorría - Lunes, 19 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

el Tribunal Constitucional ha anulado tres artículos de la Ley de Haciendas Locales de Navarra que permitían a los ayuntamientos el cobro de la plusvalía municipal en todas las transmisiones de viviendas, locales o suelos, incluso cuando se vendían por debajo del valor de la compra. La sentencia estaba cantada, a la vista de lo que el TC ya sentenció en los casos de las Haciendas de Gipuzkoa y Álava y después en la del Estado, pero ha generado un estado de opinión en determinados sectores injusto hacia los ayuntamientos. Se ha dicho que el impuesto se ha cobrado indebidamente, que es confiscatorio o que los ayuntamientos han estado robando a los ciudadanos. Nada de eso es cierto. Todos los cobros han sido legales conforme a la ley que estaba vigente y que sigue estando hasta que no se cambie. Tampoco es cierto que el TC haya anulado el impuesto municipal de plusvalía. Es más, dice que “no es, con carácter general, contrario al Texto Constitucional” (página 16 de la sentencia) y aclara que anula los artículos “únicamente en la medida que someten a tributación situaciones de inexistencia de incrementos de valor” (página 18). Es comprensible que alguien que ha vendido con pérdidas no quiera pagar por un más que discutible incremento del valor catastral del suelo, pero también habrá que recordar que en los tiempos de la burbuja, cuando las viviendas se vendían con enormes beneficios de un año para otro, nadie se quejaba de que le cobraban el impuesto por el valor catastral y no por el de mercado. Seguramente entre estos últimos hay muchos de esos que no es que quieran pagar menos impuestos, es que no quieren pagar ninguno, si fuera posible. Y luego se quejan de que no hay bancos en su plaza o de que el césped de su parque está seco. Otra cosa es que mientras se cambia la ley y se establece un procedimiento objetivo para determinar cuándo ha habido plusvalía, los ayuntamientos fueran prudentes y, como ha hecho el de Pamplona, suspendieran las liquidaciones. Por lo que pueda pasar.

Más sobre Opinión

ir a Opinión »