Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El líder socialista retoma las riendas del partido con un baño de masas

Pedro Sánchez culmina su relato épico aclamado por 8.000 enfervorizados militantes en la clausura del congreso

Lunes, 19 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

madrid- El líder del PSOE, Pedro Sánchez, culminó ayer su relato épico de los últimos ochos meses aclamado por unas 8.000 personas y con el inmenso poder que le da una dirección sin voces críticas y la promesa de los barones de que le dejarán las manos libres hasta las próximas elecciones generales.

En la segunda jornada del 39 Congreso, en la que el nuevo secretario general del PSOE se dio un auténtico baño de masas, la de la presidenta andaluza fue la ausencia más destacada junto a las de todos los exsecretarios generales del PSOE: ni Felipe González, ni Joaquín Almunia, ni José Luis Rodríguez Zapatero, ni Alfredo Pérez Rubalcaba se dejaron ver. Menos el primero, los demás sí fueron el sábado, pero estuvieron distantes.

Pero los militantes no parecieron darle mucha importancia. Estaban a otra cosa. Bien desde el Palacio Municipal de Congresos, donde votaron la nueva Ejecutiva, bien desde sus casas en autocar, los militantes y simpatizantes llegaron a Madrid con banderas y con carteles de adulación, incluso amor, a Pedro. Y si no tenían carteles, tenían sus voces para gritarlo a los cuatro vientos.

Con el pabellón lleno, y aunque los vídeos épicos del PSOE se alternaban con temas bailables, la impaciencia cundió. Esperaban a Sánchez a las 12.00 horas, pero no llegó hasta las 12.30 horas. Pedro caminaba hacia el escenario en una tarea nada sencilla porque la gente socialista ayer presente sencillamente se tiraba a por él, a quien seguían los integrantes de la nueva Ejecutiva iban ocupando el escenario. Una hora después terminó la intervención el resucitado líder socialista, pero no empezó el arduo camino de la retirada del escenario hasta después del himno de La Internacional.

Le costó a Sánchez volver a la sala donde le esperaban su pareja, Begoña, sus padres y sus hijas. Al militante le daba igual que a Pedro le rodearan dos círculos entre personal de prensa y de seguridad: se lanzaban a por él como si no hubiera mañana.

El de Pedro y los militantes es un amor que quiere llevar al PSOE al Gobierno. “Vayamos juntos rumbo a La Moncloa”, pidió él. - Efe