Joseba Otondo Bikondoa ALCALDE DEL AYUNTAMIENTO Y PRESIDENTE DE LA JUNTA GENERAL DEL VALLE DE BAZTAN

“El Gobierno de Navarra sigue sin asumir la dispersión humana de nuestro valle”

Con 42 años, es uno de los jóvenes alcaldes de la ‘nueva ola’ navarra y gestiona el municipio más extenso y uno de los más complicados.

Lander Santamaría | Juan Mari Ondikol - Lunes, 19 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

Joseba Otondo Bikondoa, alcalde del Ayuntamiento del Valle de Baztan.

Joseba Otondo Bikondoa, alcalde del Ayuntamiento del Valle de Baztan. (ONDIKOL)

Galería Noticia

Joseba Otondo Bikondoa, alcalde del Ayuntamiento del Valle de Baztan.

elizondo- “El actual sistema de financiación local convendría cambiarlo, cuestión que hemos trasladado más de una vez al Gobierno, porque no contempla la dispersión humana y geográfica de nuestro valle”, afirma Joseba Otondo Bikondoa, que considera que este es uno de los mayores problemas que afectan al Ayuntamiento de Baztan. “Se podría añadir una vez más”, observa, “lo que ya sabemos, que somos el municipio más extenso de Euskal Herria, con quince pueblos, multitud de barrios e infinidad de caseríos diseminados, lo que conlleva un esfuerzo constante para que cuestiones básicas como caminos de acceso a enclaves habitados, abastecimiento de agua, saneamiento y otros servicios se puedan garantizar aunque sea mínimamente;ese es uno de nuestros lastres principales”.

¿Qué supone esa dispersión?

-Una multiplicación de necesidades. Hemos arreglado o gestionado la intervención en los caminos de Halti, Zuaztoi, Zozaia, Agerrea, Orabidea, Beartzun, Otsondo… Para conservar las infraestructuras del Valle convendría cambiar el sistema de financiación local, lo hemos trasladado varias veces al Gobierno y una prueba es la alegación presentada al reparto de los fondos de libre determinación donde recordamos que Baztan tiene dieciséis centros escolares, seis consultorios médicos, veintisiete depósitos de agua, dieciocho frontones, 1.626 kilómetros de caminos, la residencia de ancianos…

Llega a la Alcaldía, ¿y cómo encuentra el valle?

-La llegada al Ayuntamiento fue el acceso directo a una institución en un contexto general de crisis económica, social y ecológica donde la precariedad y el empeoramiento de las condiciones de vida de cada vez más gente, el destrozo de la tierra y el cambio climático son una realidad objetiva, consecuencia de un capitalismo salvaje y lleno de codicia. A eso, hay que añadir la crisis estructural que desde los años setenta viven las zonas rurales, reflejado en pérdida constante de población, envejecimiento y desaparición de los sectores económicos tradicionales por la creación y liberalización de los grandes mercados y el impulso de una agricultura industrial e intensiva.

¿Y cómo decidieron afrontarlo?

-De cara al impulso socioeconómico del Valle hemos observado que tenemos una tasa de trabajadores autónomos del 48%. En ese contexto creemos que es necesario impulsar el asociacionismo de los agentes económicos y crear estructuras de colaboración y cooperación como hacen en Iparralde, y en ese sentido hemos ayudado a la creación de Baztango Zaporeak, la asociación de productores-transformadores locales.

Y la marca Baztan...

-Así es. En la primavera de 2016 hicimos un proceso de reflexión con las casas rurales y estamos dinamizando unas reuniones con los elaboradores agroalimentarios del Valle, hemos adjudicado esta semana la creación de la marca territorial Baztan, y, si todo va bien, en breve, deberíamos contar al abrigo de esa imagen con una estructura colaborativa de las diferentes asociaciones socioeconómicas y socioculturales del valle para impulsar el desarrollo local.

La Formación Profesional es también un reto.

-En esa línea, junto al resto de ayuntamientos y agentes educativos de la comarca, estamos trabajando para la construcción de un nuevo centro de formación profesional y la renovación de su oferta formativa, que debería redundar en un mayor dinamismo socioeconómico.

¿Que importancia le dan a la enseñanza?

-La máxima. Conscientes de lo que representan las escuelas de los pueblos para fijar población, nos enorgullece haber favorecido la apertura de la escuela unitaria de Lekaroz y la ampliación de la de Gartzain. A su vez, la creación de una bolsa de becas para que las y los estudiantes del Valle realicen sus trabajos y proyectos sobre asuntos relacionados con Baztan debería traer a medio plazo un valle rural más consciente de su realidad y mejor preparado para los retos que se avecinan.

¿Y en cuanto a la participación vecinal?

-En ese terreno me gustaría remarcar las reuniones que antes de cualquier intervención hemos realizado con el vecindario afectado tanto a instancia de ellos mismos como del Ayuntamiento: la regulación de tráfico en la urbanización Baztan Berri y la plaza de Maurizio eta Felix, corta de árboles, ampliación de la carretera al barrio rural de Beartzun y explotación forestal de Basabar, la solución a los problemas de acceso a Aritzakun y mejora de carretera de Aintzialde (Arizkun), construcción de nuevos abrevaderos para los nekazaris (ganaderos) del paraje de Alkurruntz... intentamos continuamente establecer contacto directo con los afectados y habilitar espacios de debate y comunicación. También podríamos mencionar actuaciones puntuales como la plaza de Elizondo, el frontón de Gorostapolo (Erratzu), las inversiones para la sala de despiece del matadero municipal de Loizu (Irurita) y otros…

¿Considera que el acceso a la vivienda o los desalojos es un problema?

-En ese contexto aprobamos un protocolo municipal para evitar los desahucios y creamos junto al departamento de derechos sociales del Gobierno una bolsa de vivienda en alquiler, hitos importantes, aunque no suficientes. En todo caso la proliferación de apartamentos turísticos está detrayendo vivienda de esta bolsa destinada a residencia habitual y a garantizar el derecho a una vivienda digna. Es preocupante porque podríamos estar en los prolegómenos de la falta de vivienda accesible que viven los pueblos costeros y la consecuencia que se deriva de ello: que la marcha de jóvenes se agudice.

La polémica del PSIS de Aroztegia está marcando su legislatura...

-Sin duda, al margen de todo lo anterior, el tema de Aroztegia ha condicionado completamente la actividad municipal. Con el PSIS han pasado por encima de nuestras competencias de urbanismo y comunales, ninguneando a nuestras instituciones históricas, y como si las y los baztandarras no tuviéramos madurez política suficiente para saber qué nos conviene. La defensa de algo tan básico como nuestras instituciones y el derecho a decidir de las vecinas y los vecinos sobre los grandes proyectos que les afectan ha supuesto restarnos muchas energías.

¿Qué destacaría?

-Finalmente me gustaría poner en valor la labor del conjunto del equipo de gobierno conformado por EH Bildu y Baztango Ezkerra y la aportación que hace cada una de las personas que participa en ella.