vecinos

La Plaza de Toros, al descubierto

El coso pamplonés ha acogido estos días un museo con visitas guiadas a través de los detalles del mundo taurino, que volverá a finales de julio

Cristina Jiménez / Iñaki Porto - Lunes, 19 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

De izquierda a derecha: Reyes Pérez de Pipaon, Estela Insua, Isaura Fernández y Elena Doria, en la entrada del Museo.

De izquierda a derecha: Reyes Pérez de Pipaon, Estela Insua, Isaura Fernández y Elena Doria, en la entrada del Museo.

Galería Noticia

De izquierda a derecha: Reyes Pérez de Pipaon, Estela Insua, Isaura Fernández y Elena Doria, en la entrada del Museo.

pamplona- Durante sus noventa y cinco años de vida, el interior de la Plaza de Toros de Pamplona ha sido observado por miles de ojos humanos y animales. Ahora, por primera vez, desde el dos de mayo y hasta el pasado sábado, numerosas personas han podido conocer el ruedo pamplonés a través de la mirada de una guía.

Las encargadas de mostrar al público la Plaza cuentan que alrededor de 8000 personas han escuchado atentas, a lo largo de este mes y medio, los secretos que esconde el museo taurino, organizado por la Casa de Misericordia. Los fines de semana han sido los días de mayor afluencia, especialmente el sábado, aunque haciendo un balance general, se muestran contentas con los resultados. “Abrimos sabiendo que tendríamos que cerrar para preparar los Sanfermines, y queríamos que esto fuese una manera de testar la carga de gente y nuestra capacidad, comprobar que las cosas funcionasen y que los tiempos eran los adecuados”, comenta Isaura Fernández, que coordina el grupo de guías. Sin embargo, la proximidad de las fiestas sólo ha supuesto un parón en el Museo de la Plaza de Toros de Pamplona. A partir del 25 de julio volverá a abrir sus puertas.

Las expectativas, aseguran, están cumplidas. El perfil de los asistentes ha sido variado. Han predominado las visitas de jubilados, pero también han acudido numerosos peregrinos, grupos universitarios y familias.

La mayoría de los que se han acercado a conocer la Plaza han sido nacionales, pero también han acudido muchos franceses, estadounidenses o alemanes. Además, los turistas extranjeros han podido disfrutar de la explicación en sus idiomas nativos, gracias a la posibilidad de pedir con antelación la visita en inglés, francés o alemán. También existe la posibilidad de hacerla en euskera, así como de realizar la ruta con un audio-guía. En el ámbito nacional, han predominado las visitas de navarros, seguidas de vascos, catalanes y madrileños.

Las reacciones de los visitantes han sido muy positivas. Según la guía, lo que más impresión ha causado ha sido el vídeo inicial sobre el recorrido del encierro, proyectado dentro del callejón en tres paredes simultáneamente. “A la gente le pone los pelos de punta pero de emoción, no de miedo”, asegura Isaura Fernández. Además, destaca el impacto en aquellos que no habían visitado la Plaza, por su gran capacidad.

Fernández comentó que llama mucho la atención todo el protocolo que envuelve a la vida del toro, desde su cuidado y crecimiento hasta los corrales en los que se guardan, y el propio tamaño de los morlacos. Así mismo, uno de los principales reclamos han sido los capotes disponibles para fotografías, así como los paneles informativos con datos sobre San Fermín.

A pesar de la falta de promoción previa intencionada, se muestran muy agradecidas ante la buena acogida del público, tanto local como foráneo, que en más de una ocasión les ha felicitado por el trabajo realizado, implicándose en la visita y aportando anécdotas o datos curiosos.

Tras la reapertura después de las fiestas, y una vez comprobado el buen funcionamiento del proyecto, esperan permanecer hasta el mes de diciembre, adaptando el espacio y los horarios a las condiciones meteorológicas y a las exigencias de los asistentes.

Fernández, por su parte, invita a todo el mundo “a acercarse en profundidad a una realidad, que a veces, por proximidad, desconocemos”. A finales del próximo mes, el grupo de guías volverá a contar a los curiosos todos los detalles de la Plaza que se escapan cuando se mira desde fuera.