Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Anfas reclama servicios menos asistenciales para las personas con discapacidad intelectual

Pide que se centren más en la inclusión y en el desarrollo de sus proyectos vitales

Leticia de las Heras Patxi Cascante - Martes, 20 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

Gerardo Posada, Javier Goldáraz y Maribel Murillo, durante la rueda de prensa.

Gerardo Posada, Javier Goldáraz y Maribel Murillo, durante la rueda de prensa.

Galería Noticia

Gerardo Posada, Javier Goldáraz y Maribel Murillo, durante la rueda de prensa.
“Hay que sentar las bases para cambiar a un modelo centrado más en las personas” “Basta de considerar a estas personas un producto mercantil olvidando que sufren” “No necesitamos centros maravillosos pero para que no les vea nadie”

Pamplona- Las familias que forman parte de la asociación navarra en favor de las personas con discapacidad intelectual, Anfas, reclamaron que los servicios públicos que se ofrecen en la Comunidad Foral no se limiten a ofrecer una atención asistencial en la que son los beneficiarios quienes tienen que adaptarse al funcionamiento del centro, sino que sean más flexibles y se acomoden a las necesidades específicas y a las características de cada persona. Así se recoge en un informe elaborado por la entidad a partir de cuestionarios entregados a las familias.

El presidente de Anfas, Javier Goldáraz Prados, aseguró que “existe preocupación entre las familias sobre el futuro de sus hijos y sus familiares”, indicando que ven necesario que se produzca un cambio. “Basta de considerar a estas personas un producto mercantil del que sacar rendimiento, olvidando su condición de seres que sufren y tienen sentimientos”, reclamó instando a volver a un trato “humano y personal”.

El gerente de la entidad, Gerardo Posada, aseguró que no es necesario que el Gobierno realice grandes inversiones, sino que cambie la orientación del Plan Integral de Atención a las Personas con Discapacidad, que consideran que está obsoleto, y se incremente el número de profesionales cualificados.

primera infanciaDesde la asociación valoraron positivamente que en la Comunidad Foral la mayor parte de los niños con discapacidad intelectual sean escolarizados en centros ordinarios, donde el departamento de Educación asigna cuidadores para facilitar su inclusión. Pese a esto, Maribel Murillo consideró, en representación de todos los padres de la asociación, que el número de profesionales es insuficiente y reclamó que, en el caso de niños con grandes necesidades de apoyo, la atención no se limite al horario escolar, sino también al del comedor y actividades extraescolares.

Murillo pidió también un diagnóstico cada vez más temprano y preciso, así como un mayor acompañamiento a las familias en estos primeros momentos de incertidumbre. “Pedimos que se los oriente y se nos acompañe desde el minuto uno, que no nos sintamos solos ni desbordados”, apuntó indicando que, tras recibir la noticia, los padres atraviesan por un duelo similar al de perder a un ser querido.

Gerardo Posada

Gerente de Anfas

Javier Goldáraz

Presidente de Anfas

Maribel Murillo

Madre de una persona dependiente

Edad escolarEn el caso de las personas con edades comprendidas entre los seis y los veintiún años, los familiares se mostraron satisfechos con al atención que reciben sus hijos en la escuela, aunque comentaron que la oferta de plazas pública es insuficiente. Las mayores dificultades las encuentran durante el resto de el día y en las vacaciones.

Por este motivo, las familias pidieron extender las actividades educativas a todos los días laborales en los dos centros públicos existentes en Navarra y que estas estén abiertas a todos los jóvenes con grandes necesidades de apoyo. Como ejemplo de buenas prácticas en este sentido destacaron el colegio de Aspace Virgen de Orreaga, en Cizur Menor, que cuenta con una residencia y atención educativa todos los días del año. Así mismo, pidieron que se facilite el acceso a los servicios de residencia para jóvenes y que sean más asequibles las ofertas de ocio y extraescolares.

AdultosDesde Anfas señalaron que las familias viven con temor la fecha en la que sus hijos cumplan los 21 años ante la incertidumbre de si podrán tener plaza en un centro de día cercano, por lo que reclamaron que se asegure la existencia de planas en los centros de día en la ciudad o comarca donde residen, haciéndoselo saber a las familias con tiempo suficiente.

Desde la asociación se mostraron disconformes con el actual sistema de atención, basado en grandes residencias alejadas del entorno urbano que dificultan su integración en la sociedad. “No necesitamos centros enormes separados de la comunidad, llenos de cristalitos de colores maravillosos pero para que no les vea nadie”, criticó Murillo. Por ello, pidió al Gobierno que se avance en la creación de centros de día y recursos de vivienda de tamaño reducido que faciliten la inclusión aprovechando las infraestructuras existentes y que se garantice la intimidad con habitaciones unipersonales que se puedan personalizar, pudiéndose considerar auténticos hogares.

En pos de garantizar una mejor atención apostaron, entre otras medidas, por revisar el sistema de gestión privada con un concurso único para todos los centros y pidieron que se posibilite la participación de los familiares y profesionales en la programación y la gestión.

Tercera edadMurillo destacó que las personas con discapacidad tienten a tener un envejecimiento temprano, por lo que la atención especial en estos años es especialmente importante. En este sentido, denunció la falta de un recurso residencial adecuado para las personas con discapacidad intelectual y con grandes necesidades de apoyo mayores de 65 años, pues en los centros para personas con discapacidad intelectual no pueden continuar a esa edad y en las residencias de ancianos no cuentan con recursos específicos. Además, explicaron, los temas relacionados con la salud se agudizan con la discapacidad, algo que no se tiene en cuenta en muchas ocasiones.