Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El fiasco de las antiguas naves nido

Costaron 500.000 Euros, duraron dos años y hoy reparar sus desperfectos supondría 125.000 euros

Un reportaje de Fermín Pérez-Nievas - Martes, 20 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Cartel del Centro de Servicios junto a las naves nido del polígono de Tudela.

Cartel del Centro de Servicios junto a las naves nido del polígono de Tudela.

Galería Noticia

  • Cartel del Centro de Servicios junto a las naves nido del polígono de Tudela.

“Las naves nido están cerradas ante el peligro de colapso”. En estos términos se manifestó la concejala de Industria del Ayuntamiento de Tudela, Sofía Pardo, en una asamblea informativa la pasada semana en la que realizó un balance de sus dos años de gestión. Las naves nido eran una apuesta del Ayuntamiento de Tudela y del Gobierno de Navarra en 2009 para “empresas de cualquier sector, novedosas, innovadoras y surgidas de gente con iniciativa” y contaban con una superficie de 700 metros cuadrados divididos en siete naves, además de salas de oficinas, salas de reuniones, duchas y aseos.

Ese proyecto apenas duró en marcha dos años y hoy más de la mitad de las instalaciones están cerradas por las grietas e incluso el hundimiento de alguno de los tejados. Apenas dos oficinas están siendo usadas en la actualidad. “Cuando llegamos al Ayuntamiento su estado era lamentable. Había grietas en buena parte de la segunda fase e incluso algunas puertas no se podían abrir al haberse deformado la estructura. Pusimos testigos de yeso para ver si las grietas avanzaban y así fue”, explicó ayer Pardo. Al parece el suelo arcilloso del polígono y haberlo construido sobre unos cimientos de una antigua nave se encontraban entre las causas. “La urbanización tiene también muchos defectos, aceras rotas y deformadas y socavones”.

Por este motivo encargaron un informe en el que se cifra en 125.000 euros el gasto que se ha de invertir para hacer “un arreglo básico” que implique que no se hunda, a lo que habría que añadir nuevas reformas para reacondicionar las naves. En estos momentos se está analizando si cabrían responsabilidades por las obras de la segunda fase, ya que las de la primera ya habrían prescrito. “Al parecer no se realizó un estudio geotécnico de la zona y, si acaso se hizo, desde luego no se cumplió”, analizó la responsable de Industria.

Esta instalación abrió sus puertas en 2009 en una primera fase y en 2010 la fase definitiva, si bien apenas permaneció en funcionamiento durante dos años ante su mal estado, según explicó Pardo.

La instalación estaba promovida por el Ayuntamiento de Tudela y el Gobierno de Navarra, a través de CEIN. Por ello se creó una comisión técnica de carácter paritario que se reunía periódicamente (según anunció Casado) para hacer un seguimiento y decidir qué proyectos innovadores podían entrar en este tipo de naves. Según se anunció contaban con toda las conexiones necesarias (agua, luz, internet, seguridad y alarma) por un módico precio de unos 400 euros al mes por las naves y unos 100 euros por las oficinas.

con lupa

Condiciones. Los proyectos debían cumplir tres requisitos para instalarse: “Contar con un importante grado de diferenciación y/o potencial de crecimiento que promueva la creación de empleo en la región;ser viable técnica, comercial, económica y financieramente y necesitar apoyo para la puesta en marcha y crecimiento”.

Cierre. Desde 2011 la mayor parte de las instalaciones están cerradas ante su deterioro y mal estado.

Permanencia. El período de permanencia en el Vivero de Empresas de Tudela era de 2 años para los proyectos diferenciadores en la región, prorrogable a otros 2 para aquellos proyectos con un alto grado de potencial de crecimiento.

Herramientas de Contenido