Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

José Santos Pulido Mancebo exinspector del banco de españa y autor de ‘manual para una banca pública de españa’

“Se necesita un amplio consenso político para crear una banca pública”

Inspector del Banco de España durante casi 20 años, ayer disertó en Pamplona sobre las posibilidades reales para poner en marcha una banca pública

Una entrevista de Andoni Irisarri Fotografía Iban Aguinaga - Miércoles, 21 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

José Santos Pulido, exinspector del Banco de España e investigador sobre banca pública, ayer en la cafetería del Hotel Yoldi de Pamplona.

José Santos Pulido, exinspector del Banco de España e investigador sobre banca pública, ayer en la cafetería del Hotel Yoldi de Pamplona.

Galería Noticia

  • José Santos Pulido, exinspector del Banco de España e investigador sobre banca pública, ayer en la cafetería del Hotel Yoldi de Pamplona.

pamplona- Cuando José Santos Pulido Mancebo (Madrid, 25-9-1947) habla, lo hace desde la perspectiva de alguien que conoce el sistema desde dentro. Ingeniero agrónomo de formación, pasó casi dos décadas como inspector del Banco de España, desde donde en 2002 (cuando se prejubiló) ya empezó a ver “los polvos que generarían los lodos” del rescate bancario español. Desde entonces se ha dedicado, entre otras cosas, a investigar y saber más acerca de uno de los terrores nocturnos del sector financiero privado: la banca pública. En 2014 se autopublicó Manual para una banca pública de España-“un ensayo para mí y para mis amigos”, bromea- que aspira a ser una aproximación técnica, sin aleccionamientos políticos, de lo que plantea como “una alternativa al oligopolio bancario que se viene” en España. Ayer, invitado por Attac, conferenció en Navarra, donde el año pasado ya se encargó un estudio para explorar un proyecto previsto en el acuerdo programático. “Hay que tener consensos políticos amplios y un estudio muy serio encima de la mesa que sea capaz de recibir el ok de Hacienda y el Banco de España, evaluar los riesgos y si se cumple con todo, ir hacia adelante”.

Dice que su libro, publicado en 2014, se ha quedado obsoleto y que casi le ha hecho cambiar de opinión. ¿De qué trata?

-Es que como dicen en la famosa zarzuela, la ciencia avanza que es una barbaridad (ríe). El libro no es una reivindicación de las bondades de la banca pública, que no deja de ser una decisión política con la que se puede estar de acuerdo o no. Pero lo que pretendo es arrojar algo de luz sobre de qué manera se puede implementar una banca pública en España, y cuáles serían las dificultades y los problemas. En el libro se habla de la crisis de las cajas de ahorro, se especifica el balance que tiene que tener un banco público... es más bien un manual para que los políticos puedan decidir si es conveniente o no la puesta en marcha de una institución así, que podría tomar muchas formas;desde una sociedad anónima hasta un departamento de un ministerio. Lógicamente, en el fondo subyace que el autor es partidario, pero no es una defensa política.

Salvando las distancias: ¿hoy un banco público sería algo parecido a las cajas que desaparecieron hace años?

-Muchas de ellas fueron fundadas por diputaciones o ayuntamientos en los años 30, que a veces eran los garantes de los fondos. Hombre, prácticamente eso es un banco público. Pero claro, las cosas cambiaron. Ahora la ley dice que no son públicas sino fundaciones privadas con una reglamentación muy específica. No se puede decir que si se volvieran a rehacer todas las cajas que desaparecieron con la crisis tendríamos una banca pública. No. Tendríamos de nuevo cajas de ahorro.

¿Cómo se explica la reestructuración bancaria española?

-Las cajas de ahorro se crearon para que la clase media y trabajadora tuviera un sitio donde guardar sus ahorros, porque en los bancos no entraba nadie. En esencia, se crean contra la exclusión financiera y como una manera de prestar y conseguir recursos. Lo que pasa es que fueron creciendo hasta que en un momento dado llegan a tener el 50% del mercado financiero. Las cajas van adquiriendo un carácter bancario hasta que llega un momento que compiten con los bancos, cuando son entidades con unas motivaciones totalmente diferentes. Atendiendo a las razones de la reestructuración, es probable que el concepto de las cajas españolas no fuese bien entendido en Europa, al ser una institución tan sui géneris. La crisis está fundamentalmente motivada porque algunas cajas, no todas, concentraron muchos riesgos, sobre todo en el sector inmobiliario, y llevaron a cabo proyectos megalómanos.

Habrá quien piense que las enterraron los políticos.

-Las cajas, desde el primer momento, estaban dirigidas por políticos: el presidente de la caja era el presidente de la diputación. Ahora bien, la responsabilidad es compartida porque también hay un segundo nivel de técnicos. Aunque la verdad es que los políticos siempre se pueden escudar en que lo que decían los técnicos iba a misa, que luego podrá ser cierto o no, pero en la cúspide de la toma de decisiones estaban los políticos.

¿Por qué sería deseable la existencia de un banco público?

-En España hay un oligopolio eléctrico y otro de hidrocarburos. Si es que no lo tenemos ya, en poco tiempo tendremos un oligopolio bancario: trece grupos tienen el 95% de los activos de España. Una banca pública no podría competir, no sería tampoco su espíritu, pero podría marcar un poco el paso al estilo de, en su día, las cooperativas agrícolas. La idea de una banca pública como último recurso de la gente, que tendría más opciones que la privada para elegir. Lo mejor sería ofrecer productos similares pero no los mismos que en el sector privado: créditos personales, cuentas de ahorro, tarjetas de crédito... pero no tendría sentido para pedir un préstamo millonario para comprarte un casoplón como el de Ronaldo.

¿Cuál es el primer paso?

-Se necesita un amplio consenso político, no sólo de los partidos que gobiernan. Después, hay que redactar un estudio muy serio;nada que ver con un encargo a conveniencia. No, nada de eso: hay que hacer un estudio serio, con alternativas, con medios suficientes, y pelearlo ante el Banco de España, Hacienda y donde haga falta, porque esos son los que tienen que darte el visto bueno. Por eso, insisto en que tienes que estar convencido de que es viable y no te puedes fiar de consultoras que te hagan el análisis que tú les ordenes. Tienes que ir más allá de los papeles, que lo aguantan todo, y evaluar la viabilidad y la incertidumbre. Una vez que tengas todos los vistos buenos hay que armar un buen plan jurídico e ir a tope para conseguir la licencia y operar en comercial.

¿Pero volverían los políticos a estar al frente de esa banca pública que usted propone?

-Evidentemente, la presencia de políticos sería importante. Ahora bien, sí que a su vez tendría que establecerse algún tipo de mecanismo de control ciudadano. Por ejemplo, unos consejeros especializados en atención de quejas. Pero esto es algo que es simplemente una idea. Tendría que tener presencia política, control de los poderes públicos y también de la sociedad civil, a través de alguna fórmula. Por ahí tienen que ir los tiros. Lo que no tiene sentido es hacer una asamblea popular para elegir a los directores de las sucursales;no me refiero a ese tipo de participación.

¿Cómo se podría llevar a cabo un banco público?

-Planteo tres alternativas. La primera es crear una caja de ahorros. Quedan dos en España: Ontinyent y Pollença. Sería raro porque han desaparecido todas, pero es una posibilidad que permite la ley. La otra es hacer un banco privado con capital público. La licencia te la tiene que dar el Banco de España o el Banco Central Europeo (BCE), es algo burocrático. Hay que tener un estudio que demuestre que la entidad es viable, y luego la inspección decidirá si la operación es correcta o no. Y por último, y esto es lo más improbable, se puede hacer una legislación específica para darle un marco jurídico a la banca pública sin las exigencias de la privada. Eso sí, para empezar a hablar de cualquier opción hay que poner 28 millones de euros encima de la mesa.

¿Sería factible conseguir esa licencia? Dicen que ahora Europa no quiere bancos pequeños.

-Sería totalmente factible. Puedo equivocarme, pero que yo sepa no hay ninguna directiva europea que impida esto. Es la misma situación que si los diez más ricos de Navarra deciden poner en marcha un banco, no se les puede impedir.

En Navarra, el acuerdo programático que propició el cambio de gobierno en 2015 incluía explorar la fórmula de la banca pública.

-Lo veo posible, pero lo que tengo entendido es que aquí uno de los partidos sería proclive a crear un banco industrial o de negocios. Esa figura ya no existe. Habría que ir hacia una banca comercial.

¿Plantear ahora una banca pública en Navarra no tendría algo de añorar los tiempos de la Caja?

-Yo salí del Banco de España justo cuando empezaban los polvos que derivaron en estos lodos. La añoranza es un sentimiento, pero la proximidad es algo real. Porque para impulsar proyectos es muy importante que las decisiones se tomen de donde parten las iniciativas. En tiempos, alguien que quería poner en marcha un proyecto tenía que ir a la sede central de Banesto, por ejemplo, y allí le decían que sí o que no. En una entidad regional, es diferente: el proyecto, al partir de la tierra, se estudia muchísimo.

Por terminar con algo de actualidad. ¿Qué ha pasado con el Popular? 65.000 navarros eran clientes.

-El Popular había sido siempre un banco clásico, prudente, pero en los últimos años se metió mucho con riesgos del mercado inmobiliario, y más comprando el Banco Pastor. Los pequeños accionistas, los llamados cocos, quizá puedan recuperar una buena parte de lo invertido, como ha dicho Ana Botín.

las claves

“Vamos camino de un oligopolio bancario;ahora 13 firmas tienen el 95% de los activos de España”

“Cualquier opción de banca pública necesita un estudio serio y 28 millones encima de la mesa para empezar”

“Añorar las cajas es un sentimiento, pero la pérdida de proximidad para sacar adelante proyectos es real”

Herramientas de Contenido