cada metro cuadrado requiere 1 m3 de riego al año

Pamplona se compromete con el uso eficiente del agua en los espacios verdes

En la actualidad se riegan más de 2,5 millones de metros cuadrados de zonas ajardinadas en la capital navarra

EP - Miércoles, 21 de Junio de 2017 - Actualizado a las 13:35h

Jardines en el parque de La Taconera.

Jardines en el parque de La Taconera. (MIKEL SAIZ)

Galería Noticia

Jardines en el parque de La Taconera.

PAMPLONA. El Ayuntamiento de Pamplona ha elaborado un plan de eficiencia en el uso del agua en las zonas verdes municipales. Hoy se riegan más de 2,5 millones de metros cuadrados de zonas ajardinadas;cada metro requiere 1 m3 de riego al año y el agua que se emplea es el de la red, agua potable.

Con estos datos el plan propone un conjunto de medidas que se complementan entre sí con diversos objetivos. Por un lado, las propuestas plantean sistemas de ahorro económico que permitan la reinversión de esos ahorros en procedimientos de riego más eficientes e innovadores.

Así, además de una adecuación y actualización del sistema mediante un ciclo de autofinanciación se logra el ahorro de agua y energía (sostenibilidad) y, como tercer vector, el acercamiento del paisaje urbano a las estaciones meteorológicas en un proceso de naturalización de la ciudad y de sensibilización de sus habitantes.

Todas estas actuaciones y la filosofía que transmiten han sido presentadas este miércoles en rueda de prensa por el concejal delegado de Ciudad Habitable y Vivienda, Joxe Abaurrea, y el director técnico de Parques Jardines y Zonas Verdes, Mikel Baztan, que han explicado que las propuestas son fruto de un análisis previo que se ha prolongado durante un año y que están trabajadas desde el Servicio de Jardines con los sectores implicados, como la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona o las empresas especializadas.

Las cuatro líneas de trabajo serán la aprobación de una nueva normativa sobre diseño y gestión de los sistemas de riego;un proceso de mejor dimensionamiento de los contadores de riego que ya está en marcha;la renovación y modernización de sistemas, haciendo especial hincapié en el riego centralizado y la telegestión de zonas verdes, y, como cierre del plan, una reflexión a escala de ciudad que sirva para la racionalización de las zonas regables con criterios de sostenibilidad. Todo ello, a medio plazo y con previsiones conservadoras, supondría 120.000 euros y un 10% del agua que hoy se emplea.

LA NUEVA NORMATIVA, ARMONIZACIÓN EUROPEA

El Ayuntamiento de Pamplona ha elaborado una nueva normativa en línea con los objetivos de excelencia en el uso del agua en las zonas verdes, que busca la flexibilidad para encarar el diseño, instalación y mantenimiento de los sistemas de riego futuros (nuevos desarrollos) y que permitirá, asimismo, ir realizando las mejoras necesarias en los riegos ya existentes de la ciudad consolidada.

La normativa, que se inspira en los criterios de las reglamentaciones y prácticas comunitarias, es transversal porque ha contado con aportaciones de distintas áreas municipales y quiere convertirse en una referencia en este ámbito.

Ahora se promoverá su aprobación con rango de normativa técnica de instalaciones de riego para que sea de obligado cumplimiento en el ámbito municipal, también para proyectos privados que requieran el visto bueno municipal.

Desde el punto de vista técnico, la nueva regulación incidirá en el correcto dimensionamiento de las necesidades de riego en función del uso y características de la zona a regar, impone un riguroso cálculo hidráulico y el uso de los sistemas y materiales más avanzados y duraderos y requiere el detallado seguimiento y la realización de pruebas de los sistemas a lo largo, tanto de la instalación, como de su ciclo de funcionamiento.

AHORROS YA EN MARCHA

Además, con el horizonte de 2018, el Ayuntamiento de Pamplona en colaboración con la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona está llevando a cabo una labor de análisis, propuestas de mejora y sustituciones en el conjunto de los contadores que abastecen los sistemas de riego de los jardines públicos de la ciudad, empezando por los de mayor tamaño. También se están anulando contadores en desuso.

Con este proceso, además de conseguir un ahorro en la factura del agua, se adaptan los contadores a normativa en vigor de SCPSA, instalando o sustituyendo los elementos de seguridad y maniobra. En los dos últimos años se ha actuado en siete contadores adaptando los contadores a los consumos reales y optimizando su programación, lo que ya supone un ahorro anual para la ciudad de 17.000 euros en tasas.

Los nueve próximos contadores que van a ser sustituidos (22.000 euros más de ahorro) están en Mendillorri, Taconera, Vuelta el Castillo y calle Tajonar. El objetivo para este bienio es lograr unos ahorros de en torno a 60 o 70.000 euros en concepto de reducción de tasas.

RENOVAR Y MODERNIZAR LOS SISTEMAS DE RIEGO

Igual que en el ciclo del agua, el Ayuntamiento propone usar para nuevas inversiones el ahorro obtenido con medidas como la sustitución de contadores. En la actualidad se riegan más de 2.500.000 de metros cuadrados de zonas verdes (en torno al 90% de la superfice ajardinada de la ciudad), con cerca de 3.000 sectores de riego en funcionamiento.

Existen diversos sistemas de riego en uso en los jardines municipales que son atendidos por entre 10 y 14 personas a lo largo del año. Los hay de gestión centralizada o tele-gestión, pero en el análisis municipal se aprecia un amplio margen de mejora. Por ello se están realizando pruebas con nuevos sistemas más eficientes de cara a ir extendiéndolos por el resto de los jardines en función de los resultados.

El Consistorio ha realizado una prospectiva entre empresas del sector para conocer los sistemas considerados en la actualidad más eficientes e innovadores y ya se están realizando pruebas para determinar las características más adecuadas para los futuros sistemas de riego de los jardines municipales. Paralelamente se ha llevado a cabo un estudio del estado y tipología de los sistemas de riego que hoy están en funcionamiento en los espacios público de la ciudad.

Desde el cálculo del Ayuntamiento de Pamplona la reinversión de los 60.000 o 70.000 euros de ahorro anuales de los contadores permitirían renovar e ir modernizando los sistemas de riego. Con ese proceso de renovación, los nuevos sistemas podrán tener en cuenta la regulación adecuada y continuada de la presión de trabajo, la medición de los caudales de agua utilizados y la detección de los problemas, tanto de los sistemas, como las fugas y consumos excesivos.

NUEVAS TECNOLOGÍAS PARA MEJORAR EL USO DEL AGUA

Los nuevos aparatos y procedimientos también permitirán implantar el riego centralizado y la telegestión, que son sistemas que controlan vía radio o a través de señal GPRs el funcionamiento de los sistemas de riego, tanto para grandes parques como para pequeños jardines, incluyendo medianas y rotondas. En concreto la telegestión posibilita el control de zonas pequeñas que no pueden conectarse por cable y permite mayor seguridad a los operarios que las mantienen al poder probarse y gestionarse mediante dispositivos móviles utilizando programas específicos.

Esa aplicación de la tecnología mediante la asignación de características permite, no sólo controlar para cada zona el riego óptimo, sino también la posibilidad de hacer cierre a distancia del suministro en caso de fugas importantes. Asimismo hace posible disminuir o anular el riego en caso de lluvia, mejorando la eficiencia del sistema de riego.

Además, los nuevos sistemas permitirán supeditar los riegos a las estaciones meteorológicas que se van a instalar (4 este año, 8 en total) y que estará equipadas con higrómetro, anemómetro, pluviómetro y medidor solar. Es decir, servirán para tener en cuenta parámetros ambientales como la precipitación, la temperatura, el viento, la radiación solar o la evapotranspiración para aumentar o reducir el tiempo de riego cada día y así conseguir una mayor eficiencia en el uso del agua. Las estaciones se colocarán en puntos altos en zonas donde capten valores realistas.

A medio y largo plazo se estima que pueden lograrse ahorros de entre un 10 y un 30%, lo que supondría además de la mejora ambiental, un ahorro económico de entre 60.000 y 180.000 euros.

Autor: FPM

Últimas Noticias Multimedia