Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

De frente

Hablemos del tiempo

Por Félix Monreal - Jueves, 22 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

Hablar del tiempo ya no es solo un recurso para salvar los silencios incómodos. El tiempo, los vaivenes de la climatología, es una preocupación instalada en nuestra vida cuando padecemos en nuestro cuerpo de forma reiterada y asfixiante los efectos de esta bomba de calor planetario. Algunos observadores interpretan este escenario achicharrante como una “anomalía” (que es el término que utilizan); otros muchos siguen alertando del pernicioso efecto de las emisiones de gases en el calentamiento global. Pónganle el nombre que quieran, pero detrás de lo que está pasando, de todas estas anomalías que tienen que ver con fenómenos atmosféricos, está la mano del ser humano. Las advertencias de los expertos para controlar las emisiones de CO2 chocan contra intereses industriales y económicos cuando no encuentran el ataque frontal de gobiernos como el de Donald Trump o, tiempo atrás, las descalificaciones de Mariano Rajoy.

¿Y si no es cambio climático, qué es? Estacionalmente acaba de comenzar el verano, pero ya hace unos cuantos días que soportamos temperaturas más propias de agosto. Los meteorólogos constatan que las fronteras entre unas estaciones y otras han saltado hechas añicos; que la canícula ha invadido junio y avisan que va a comer terreno al otoño. Tendremos más calor y durante más tiempo, con los efectos nocivos que conlleva para el organismo, para la naturaleza y para el equilibrio del resto de seres vivos.

Creo que ahora es más importante que nunca hablar del tiempo, ya sea en el ascensor, en la parada del autobús o en una sala de espera. La concienciación individual y la adopción de estilos de vida son importantes, pero poco podrá conseguirse si las administraciones públicas, si los gobiernos, no son capaces de sostener lo que proclaman en sus planes para reducir emisiones. Si, en definitiva, la protección del planeta no tiene un lugar prioritario en sus agendas. Porque las previsiones anuncian malos tiempos.

Herramientas de Contenido