Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

30 años UPNA, 30 años Erasmus

Por Hugo López López - Jueves, 22 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

La coincidencia este año de la celebración del 30º aniversario de la UPNA con el del conocido programa Erasmus de movilidad europea nos proporciona una buena ocasión para ofrecer algunos datos sobre la importancia que tiene incorporar estos programas de movilidad internacional al currículo académico y sobre la posición de la UPNA para dar respuesta a los actuales desafíos.

Existen numerosos estudios sobre los efectos que conlleva participar en este tipo de programas. En Europa, uno de los más relevantes es The Erasmus impact Study. En su edición de 2014 destacaba los efectos positivos en la empleabilidad, en las oportunidades para desarrollar una carrera profesional, en el espíritu emprendedor, en el desarrollo de ciertos rasgos de la personalidad muy valorados por las empresas (como la tolerancia a las situaciones de incertidumbre) y, por último, en la influencia muy relevante en el plano social y personal de la vida de los estudiantes.

El estudio de 2016 concluía señalando que el programa Erasmus proporciona una ventaja clara para el desarrollo de la carrera profesional, las posibilidades de empleo, la vida personal y el fomento de una actitud emprendedora entre los estudiantes procedentes de países del sur de Europa, por encima del resto de regiones europeas. De manera muy gráfica, afirma que el cambio que experimenta en el desarrollo de su personalidad un estudiante que participa en un programa de movilidad semestral es entre 8 y 9 veces mayor que el de un estudiante normal.

Es evidente que la formación integral de un futuro titulado está fundamentalmente orientada al desarrollo de toda una serie de competencias y que la participación de los estudiantes en programas de movilidad internacional, europea o no, contribuye de manera clara al fortalecimiento de las mismas.

Desde hace décadas la UPNA desarrolla programas de movilidad internacional tanto europea (Erasmus) como no europea (ISEP-USA, Martín de Rada, Virrey Palafox o Formación Solidaria, entre otros). De hecho, actualmente nuestra universidad ya cumple sobradamente el objetivo planteado desde la Unión Europea para 2020: que el 20 por ciento de sus titulados haya participado en algún programa de movilidad durante sus estudios. Los retos del futuro ahondan en la conveniencia de seguir aumentando ese porcentaje y, sobre todo, la calidad de los destinos que ofrecemos a nuestros estudiantes.

Para el próximo curso 2017-2018 se ha reforzado la oferta de programas internacionales en los ámbitos de las ciencias económicas y empresariales, ingenierías y magisterio, donde la participación en programas de movilidad ocupa un lugar destacado. Y no solo por lo que se refiere a los estudiantes locales, sino también por el atractivo que suponen para estudiantes internacionales que eligen la Universidad Pública de Navarra como destino de su programa de movilidad, contribuyendo así a crear un ambiente internacional en la propia universidad, que redunda en beneficio de todos los estudiantes.

Ahora bien, no debe perderse de vista que el apoyo financiero que actualmente reciben los estudiantes de estos programas de movilidad internacional no permite sufragar buena parte de los gastos en que necesariamente van a incurrir. El citado estudio de 2016 señala que en España la falta de apoyo financiero y la incertidumbre en cuanto a los coste de vida en el país de destino dejan fuera de este programa al 60% de los estudiantes;por encima, incluso, de la media de los países del sur de Europa (57%). Este preocupante dato y el hecho de que estudiantes con una situación económica desfavorable se ven impedidos para participar en los programas de movilidad, ha llevado a la UPNA a aprobar una pionera convocatoria de ayudas. Con ella, se pretende garantizar que estos estudiantes puedan participar en los programas de movilidad en condiciones de igualdad respecto al resto, recibiendo apoyo financiero suficiente para sufragar la totalidad de los gastos -siempre que no estén cubiertos por otras becas o ayudas- y, de ese modo, puedan beneficiarse de los efectos positivos que comporta participar en este tipo de programas.

En suma, la apuesta clara por la calidad en los destinos ofrecidos a nuestros estudiantes, el fortalecimiento de nuestras titulaciones y programas internacionales y la adopción de medidas para evitar que nadie pueda verse desplazado de los programas de movilidad internacional, nos permite mirar con satisfacción el camino recorrido hasta ahora y con optimismo el que aún nos queda por recorrer.

El autor es vicerrector de Internacionalización. Universidad Pública de Navarra

Herramientas de Contenido