Jornadas de ocho horas para niños de Barillas y Tulebras

Estudian en Cascante (a 3 kilómetros) y la futura jornada continua les obligará a coger el autobús a las 17.00
Piden poder volver a casa al final de las clases (14.10)

Fermín Pérez-Nievas Javier Bergasa - Jueves, 22 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Cristina García (segunda por la izquierda) junto a Luis Zarraluqui en la sesión de la Comisión de Educación de ayer.

Cristina García (segunda por la izquierda) junto a Luis Zarraluqui en la sesión de la Comisión de Educación de ayer.

Galería Noticia

Cristina García (segunda por la izquierda) junto a Luis Zarraluqui en la sesión de la Comisión de Educación de ayer.

tudela- Varias madres de niños de Barillas y Tulebras que estudian en el colegio Santa Vicenta María de Cascante pidieron ayer en el Parlamento foral que el año que viene el Departamento de Educación cambie el horario de los autobuses que les llevan a casa. La instauración de la jornada continua (que en este centro se aprobó con cerca del 64% de los votos) traerá consigo que los 21 alumnos procedentes de ambas localidades, distantes 3 y 5 kilómetros de Cascante, estén obligados a permanecer en los colegios hasta las 17.00 horas aunque la jornada lectiva acabe a las 14.10 y acudan o no a las clases extraescolares.

Según explicaron, el horario de comedor es de 14.10 a 16.00 y las ofertas extraescolares se realizarán hasta las 17.00 horas y, según el proyecto, “serán voluntarias y gratuitas”. Sin embargo, los alumnos de Barillas se verán obligados a quedarse en el centro al establecerse que el autobús que les lleva de vuelta a casa sale a las 17.00 horas. “Con estos cambios nuestros hijos van a estar más horas en el colegio que cuando había jornada partida. Cualquier esfuerzo por parte de la Administración para conciliar nos parece loable y necesario, pero no se puede obligar a conciliar según su criterio”, explicó Cristina García, una de las madres. En este sentido se preguntaron qué pasará si “no queremos que vayan a ninguna tarea extraescolar”, al tiempo que explicaron que aunque se apunten a las extraescolares “no es seguro que te cojan. ¿Qué van a hacer nuestros hijos entonces en el centro?”.

En este sentido recordaron que la resolución de Educación señala que “se deberá garantizar el servicio de comedor y transporte y no se podrán modificar los horarios de los servicios en perjuicio del alumnado”. Cristina García señaló que desde el colegio Santa Vicenta María pidieron información a Educación, donde les contestaron que “el transporte siempre deberá realizarse una vez que se terminen las extraescolares”.

Los partidos señalaron que el problema debería solucionarse y fueron especialmente críticos desde el PSN, quienes indicaron que los problemas con la jornada continua “solo acaban de comenzar;ni siquiera se debatió en el Consejo Escolar de Navarra”.

Por otra parte, estas madres también pusieron sobre la mesa los problemas que encuentran para poder acceder al instituto Valle del Ebro de Tudela ya que, al no ser Barillas una localidad limítrofe con Tudela, parten con dos puntos menos en el baremo que sus compañeros de clase de Cascante. “El centro que les pertenece es el IES Benjamín, pero cuando quieren optar a otro centro lo tienen más difícil que incluso los de Cintruénigo o Corella, que tienen sus propios institutos”, explicó Cristina García.