Estado Islámico vuela la mezquita desde la que proclamó el califato

Irak sostiene que la acción equivale a admitir su derrota y Estado Islámico culpa a los bombardeos de EEUU

Yáser Yunes - Viernes, 23 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Vista áerea proporcionada por el Pentágono de la mezquita tras ser volada.

Vista áerea proporcionada por el Pentágono de la mezquita tras ser volada. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Vista áerea proporcionada por el Pentágono de la mezquita tras ser volada.La mezquita y su minarete, antes de la destrucción.

Mosul- El grupo terrorista Estado Islámico (EI) está al borde de la derrota en la ciudad iraquí de Mosul, asediado por las fuerzas gubernamentales en el casco antiguo de la urbe, donde ha destruido la icónica mezquita desde la que proclamó su “califato” en 2014. Así interpreta el primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, quien afirmó ayer que la voladura el miércoles por la noche de la mezquita de Al Nuri es una “declaración oficial de derrota” por parte del EI.

Los yihadistas hicieron explotar la mezquita y el minarete del siglo XII al verse rodeados por las tropas gubernamentales, por el valor simbólico de este templo, en el que el líder del EI, Abu Bakr al Bagdadi, anunció el establecimiento de un “califato islámico” en los territorios que el grupo controlaba en Irak y Siria.

También el enviado especial de la ONU en Irak, Jan Kubis, consideró en un breve comunicado que la destrucción de la mezquita de Al Nuri por parte de Estado Islámico es un “signo de su colapso”. “El último acto bárbaro, de hacer explotar un sitio histórico islámico, se añade a los anales de los crímenes de EI contra la civilización islámica, iraquí y de la Humanidad”, destacó Kubis. Asimismo, aseguró que este acto pone en evidencia la “desesperación” del grupo yihadista y “señala su final”.

Un comandante de las Fuerzas Antiterroristas, el general Abdelgani al Asadi, dijo que los yihadistas se concentran actualmente en la zona de Al Maidan, junto al río Tigris en el casco antiguo, que será su “tumba”, avisó. Al Asadi aseguró que en los pasados cuatro días sus unidades mataron a más de 500 terroristas del EI: “Hemos contado los cadáveres de los caídos en los combates”, remachó. A pesar de los avances, el principal obstáculo para las fuerzas iraquíes sigue siendo la presencia de decenas de miles de civiles en el interior del casco antiguo, que están siendo usados como “escudos humanos” por el EI para evitar ser bombardeados.

evacuaciónUnos 7.000 civiles fueron evacuados ayer de Al Faruq por las fuerzas especiales, que los enviaron a las zonas establecidas para someterles a los controles de seguridad, para comprobar que entre ellos no hay yihadistas infiltrados, informó otro comandante de las Fuerzas Antiterroristas, Maan al Saadi.

Un comandante de la División XVI del Ejército, Yabar Hayem al Darayi, dijo que sus tropas controlaron el 75% de la zona de Al Mushahada, donde abatieron a decenas de terroristas. Asimismo, evacuaron a los habitantes que estaban siendo usados como “escudos humanos”, añadió, y que fueron trasladados fuera del casco antiguo en vehículos militares. Al Darayi señaló que los militares se están coordinando con las demás unidades de las fuerzas conjuntas para seguir atacando dentro del casco antiguo, donde -además de los civiles- las minas plantadas en calles y edificios suponen un freno a las operaciones castrenses.

Por su parte, el comandante de la Policía Federal, Raid Shaker Yaudat, informó de que las fuerzas policiales tomaron el control de la mezquita de Al Hamidín, en el barrio de Bab al Baid, ubicado en el sur del casco antiguo y donde todavía hay presencia yihadista.

Asimismo, las unidades de la Policía avanzaron en el barrio de Al Shefaa, el único que queda en manos del EI fuera del casco antiguo, y mataron al responsable de explosivos de este distrito, identificado como Abu Furqan al Mosuli.

El Pentágono mostró imágenes aéreas en blanco y negro de la destrucción que ha sufrido la mezquita de Al Nuri, mientras que la agencia de noticias Amaq, afiliada a los yihadistas, responsabilizó a “aviones americanos” de haber bombardeado el templo. EEUU lidera la coalición que lucha en Irak.

La comunidad internacional ha condenado su destrucción y la Unesco mostró su “disposición a ayudar, restaurar y rehabilitar el patrimonio cultural (de Irak) cuando sea posible”, esto es, cuando la ofensiva contra el EI concluya. - D.N.