May habla ya de echar europeos y Tusk sueña con revertir el ‘brexit’

La ‘premier’ promete reconocer los derechos de los ciudadanos de la UE con cinco años de residencia en Reino Unido

Cumbre de la UE bajo el impacto del terrorismo y la negoción de la salida británica

Viernes, 23 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

BRUSELAS. Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE iniciaron ayer uno de los dos días de la cumbre centrada en el brexit, la inmigración, la política exterior y la lucha contra el yihadismo, solo dos días después del atentado frustrado en la Estación Central de Bruselas, ciudad donde se celebra la reunión.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, afirmó que “sueña” con la posibilidad de que Reino Unido se quede finalmente en la UE y la primera ministra desveló sus cartas en la cena en la cumbre de la UE. Theresa May expuso las primeras claves de su propuesta para garantizar los derechos de los europeos que viven en las islas. May aprovechó su discurso para comprometerse a que los europeos que viven actualmente en Reino Unida puedan continuar en el país tras el brexit. Sin embargo, no aceptó la petición de Bruselas de que sea la justicia europea la que supervise los derechos de estos ciudadanos.

La premier expresó “un compromiso claro de que a ningún ciudadano de la UE actualmente en el Reino Unido de manera legal se le pedirá salir del país en el momento en que Reino Unido abandone la UE”. May aseguró que quiere una solución “justa y seria” para garantizar los derechos de los 3,2 millones de inmigrantes de la UE en suelo británico. La primera ministra propuso a los Veintiocho que los europeos con cinco años de residencia en el Reino Unido mantengan su estatus de establecimiento permanente una vez se materialice la salida de Londres de la UE. Eso les dará los mismos derechos al trabajo, pensiones, cuidado del NHS y otros servicios públicos como ciudadanos británicos, que mantendrán para toda la vida.

Según indicó la BBC, Theresa May dijo a los líderes de la UE que la intención del Reino Unido no es que ningún residente actual tenga que abandonar el país. Sin embargo, no especificó la fecha de corte para los nuevos residentes, después de la que no se aplicará esta garantía de derechos.

Reino Unido está dispuesto a aceptar como punto de corte el 29 de marzo de este año, cuando May envió formalmente la carta a la UE y la fecha posterior de marzo de 2019 preferida por la Comisión Europea. Para May, esa fecha no debe ser anterior a la activación del artículo 50 ni posterior a la de salida del país de la UE.

Aquellos que lleguen después de la fecha de corte, pero antes de marzo de 2019, tendrán ese período de gracia, que podría ser de dos años, para regularizar su estatus migratorio. Después de ese plazo, los ciudadanos de la UE recién llegados estarán sujetos a cualquier sistema de inmigración que reemplace la libertad de movimiento después de brexit.

pacto recíprocoEstas propuestas no solo afectan a los inmigrantes de la UE en Reino Unido, sino también a los más de 900.000 británicos que viven en el extrangero. De ahí que May reiterase que la reciprocidad es vital y que ambas partes deben acordar los términos y crear certidumbre lo antes posible en las negociaciones.

La intención de la primera ministra es que estas propuestas se adopten solo si se conceden los mismos derechos a los ciudadanos británicos en el resto de estados de la unión. “Nadie se enfrentará a un precipicio”, dijo. Reino Unido tiene el objetivo “de dar tanta certidumbre como sea posible a los ciudadanos que se han establecido en el país, construyendo su vida y sus carreras y contribuyendo por tanto a nuestra sociedad”.

Igualmente, señaló que el sistema para aplicar esta normativa será lo más simplificado posible y avanzó que la semana próxima dará más detalles. - D.N.

Últimas Noticias Multimedia