Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El parlamento, sin UPN ni PP, pide al estado que derogue las medidas austericidas

Exige eliminar la reforma laboral y la Ley de Estabilildad Presupuestaria, entre otras normas
Recuerda que esta legislación propició una “involución”
El PSN critica los recortes de Zapatero

A. Irisarri Patxi Cascante - Viernes, 23 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Los grupos parlamentarios de Geroa Bai, EH Bildu e Izquierda-Ezkerra siguen la intervención de Inma Jurío (PSN).

Los grupos parlamentarios de Geroa Bai, EH Bildu e Izquierda-Ezkerra siguen la intervención de Inma Jurío (PSN).

Galería Noticia

Los grupos parlamentarios de Geroa Bai, EH Bildu e Izquierda-Ezkerra siguen la intervención de Inma Jurío (PSN).

“Las medidas fueron una dura medicina para una gravísima enfermedad, y España ya se está recuperando” “Ese entramado de leyes es síntoma de mal gobierno, y supone una lacra y un lastre para salir de la crisis” “La reforma laboral fue una devastadora medida para los trabajadores, a los que empobreció y quitó derechos” “Las reformas no dejaron títere con cabeza, y dejaron sin margen para la inversión social a los ayuntamientos” “Quizá sea tiempo de cambiar el artículo 135 de la Constitución;en su día fue la elección entre lo malo y lo peor” “Hay que desmontar la arquitectura legal que sirvió para pagar las pérdidas de la banca y la especulación” “Votamos no a la moción porque no queremos dinamitar el sistema que tanto esfuerzo ha costado salvar”

PAMPLONA. El Parlamento de Navarra aprobó ayer una moción con la que pide al Estado la derogación de las medidas austericidas que PP y PSOE implantaron durante los peores años de la crisis. El PPN, como era de esperar, votó en contra. Lo mismo que UPN, partido que funcionó de muleta para aprobar buena parte de los recortes en Madrid.

La iniciativa partió de I-E, y contó con el apoyo de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos y el PSN, que sumó sus siete votos a los 26 del cambio al considerar que “ya es hora” de poner fin al paquete de medidas de control económico que, paradójicamente, inició el expresidente Zapatero en septiembre de 2011, cuando se reformó la Constitución para hacer cambios en el artículo 135. A partir de entonces, se fue sucediendo el rosario de “normativas austericidas impuestas por el Gobierno central de la mano de la Troika (Unión Europea, Fondo Monetario Internacional y Banco Central Europeo)”, como se denunció en la moción, y que produjeron “graves recortes sociales y la eliminación de derechos laborales”.

Dentro de la normativa que el Parlamento foral pidió ayer al Estado derogar se incluyen, al menos, seis medidas que propiciaron los recortes y la austeridad: la reforma del artículo 135;la reforma laboral;la Ley orgánica de Estabilidad Presupuestaria;el decreto ley de racionalización del gasto público en enseñanza;la Ley de Sostenibilidad en las administraciones locales;y la misma normativa para el sistema de salud. Un entramado de leyes que sigue vigente en la actualidad, y que, tal y como se explicitó en el texto de la moción, “resulta incompatible con la atención a las necesidades y derechos básicos de la ciudadanía en materia económica, social y laboral”. Nuin, encargado de defender la moción, pidió poner fin a la “arquitectura” legal con la que se produjo “esa gigantesca estafa social” que pagó las pérdidas de “la banca, las concesionarias y la especulación”.

lastre normativoJokin Castiella (Geroa Bai) también se posicionó a favor de la moción, con un “sí rotundo”. Lo hizo al considerar que esta “maraña” de leyes, “ejemplo de mal gobierno”, “propiciaron recortes, privatizaciones e involución social” y son “una lacra y un arrastre” para salir de los efectos de la crisis. Por parte de EH Bildu, la parlamentaria Arantxa Izurdiaga se centró en los efectos de la reforma laboral, que calificó como “devastadora” para los trabajadores y que, a su juicio, provocó una serie de despidos en masa y a la postre la aparición de la figura del “trabajador pobre”. Tere Sáez, de Podemos, fijó su discurso en las consecuencias que estas medidas tuvieron en las administraciones locales: “No se dejó títere con cabeza, los recortes dejaron a los ayuntamientos sin margen para desarrollar políticas sociales”. La última en intervendir dentro del bloque a favor fue María Chivite (PSN). La secretaria general de los socialistas navarros fue muy crítica con todas las medidas, especialmente con la reforma laboral, pero también con la que Zapatero aplicó en sus últimos días de mandato, justificada por ser “una elección entre lo malo y lo peor”.

Dentro del bloque del no intervino Juan Luis Sánchez de Munián. El parlamentario regionalista restó peso a la moción “al no tener competencias el Parlamento” para instar al Gobierno central, y defendió las medidas como “una dura medicina” pero necesaria para la recuperación. Por su parte, Javier García (PPN) se limitó a posicionar a su agrupación en el “no rotundo” contra lo que dijo es “un intento de dinamitar el sistema que, con tanto esfuerzo de los españoles, nos ha costado recuperar”.