Providencias de apremio a dueños del Dermau

Ascienden a 162.319 euros por la reparcelación/urbanización de un polígono industrial que comenzó a tramitarse en 2003

Nerea Mazkiaran - Viernes, 23 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

El sector Dermau se encuentra entre la autovía de Sakana y la antigua carretera.

El sector Dermau se encuentra entre la autovía de Sakana y la antigua carretera. (NEREA MAZKIARAN)

Galería Noticia

El sector Dermau se encuentra entre la autovía de Sakana y la antigua carretera.

altsasu- El Ayuntamiento de Altsasu ha girado providencias de apremio que ascienden en total a 162.318,92 euros a los propietarios de Dermau en concepto de reparcelación/urbanización de este sector contemplado como polígono industrial en el Plan Municipal. No obstante, 14 años después de su aprobación sigue siendo un terreno de pastos, sin haberse llevado a cabo ningún tipo de obra.

Con el fin de que el procedimiento no prosiga hasta la fase de embargo, la mayoría de los dueños de los terrenos han realizado el pago de los débitos y han presentado un recurso de reposición que se basa principalmente en la prescripción de la deuda. Y es que las cuotas fueron aprobadas en marzo de 2012 y la Ley Foral General Tributaria establece un plazo de cuatro años para exigir su pago, según destacan los recurrentes.

Asimismo, recuerdan que la Cámara de Comptos, en un informe realizado de las cuentas de 2010 y emitido en abril de 2012, dice que “deberán girarse, de inmediato, las cuotas de urbanización por los gastos ya generados a los propietarios de las fincas del sector de Dermau” y en su caso, iniciar los trámites urbanísticos y/o técnicos para continuar el expediente. En caso contrario puede ser causa de prescripción las cargas o cuotas de urbanización sobre las parcelas”. Esta institución fiscalizadora también señala que “en el supuesto de renunciar a la urbanización, deberán adoptarse los mecanismos necesarios para anular la reparcelación y retrotraer a la situación inicial, con la repercusión económica que ello origina”.

La otra alegación se fundamenta en “la inactividad de la Administración, falta de ejecución del proyecto urbanizador e incumplimiento de plazos”. Al respecto, los propietarios recuerdan que en el Plan General Municipal, publicado en el BON en febrero de 2003, se establece el sistema de cooperación en que los propietarios aportan en suelo de cesión obligatoria y la Administración ejecuta las obras de urbanización con cargo a los mismos y se establece un plazo de 15 años. Hasta la fecha solo se ha llevado a cabo el plan de reparcelación. “Ello supondría que las obras deberían hallarse finalizadas el 13 de febrero de 2018. Parece muy improbable, por no decir imposible”, destacan los propietarios.

Por otro lado, se argumenta el perjuicio económico irrogado a los propietarios, quienes, “sin tener ningún tipo de aprovechamiento urbanístico, utilidad o disfrute, hemos sido repercutidos con unos gastos improcedentes, quebrando con ello el principio de equidistribución de carga y beneficios contenidos en la Ley Foral de Ordenación del Territorio y Urbanismo”.

La última alegación, en este caso particular de una empresa de Altsasu que compró terrenos en este sector para trasladar su actividad, se refiere a las pérdidas económicas ocasionadas.

las claves

Polígono. Con una superficie de 69.688 m2 comenzó a tramitarse en 2003 por el sistema de cooperación, a cargo de los propietarios.

Oposición. La mayoría de los propietarios, en torno al 70%, se opuso al proyecto por “su inviabilidad económica”.

Costes. Con un presupuesto de 3.636.635 euros, los costes de urbanización eran de 150 y 120 euros m2, según la zona.