Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Mesa de Redacción

Oposición de posverdades

Por Joseba Santamaria - Sábado, 24 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

La posverdad se ha puesto de moda en la política. Es un neologismo para señalar que la apariencia de los hechos es más relevante que los hechos en sí aunque eso signifique avalar una falsedad. Un eufemismo moderno de la mentira de siempre. Pero ahora, con la amplitud casi ilimitada de la capacidad de comunicar ideas o hechos, las mentiras pueden resultar verdades semiverdades que se aceptan de forma natural. Es lo que denunció ayer la consejera Ana Ollo cuando desmontó en el Parlamento la campaña contra el Gobierno por una grabación desde Diputación de la manifestación del pasado 3 de junio. La verdad es que fue una iniciativa de la agente de la Policía Foral responsable ese fin de semana de protección de autoridades en el contexto de las medidas de seguimiento a los expresidentes Barcina, Sanz y Del Burgo que participaban en aquella marcha. La posverdad de ese hecho ha sido su elevación a un motivo de crítica política y mediática al Gobierno insinuando que ese hecho había sido un intento de filmar y controlar a los participantes en la manifestación. Una anécdota profesional convertida con la manipulación de los hechos en un argumento de oposición política. Es cierto que UPN , el partido que había solicitado la comparecencia de Ollo por este hecho, retiró la petición al saber la versión real de lo ocurrido. Pero ello no oculta que todo el barullo organizado alrededor de una mentira ha sido un ejemplo más de cómo la posverdad -el todo vale como argumento principal de la oposición- acaba situando la política en cotas absurdas de ridículo. Basta visualizar la intervención días atrás de Esparza exigiendo explicaciones e insinuando un caso de espionaje político. En fin.

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia