En fin

Entre el gentío y la sombra del silencio

por javier arizaleta - Sábado, 24 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

Uno de los grandes atractivos de Estella-Lizarra es su parque de Los Llanos. Ese pulmón verde que la capital de la Merindad tiene entre el río Ega los cortados de Santa Bárbara. Un rincón espectacular al que todavía no se le ha sacado todo el partido que tiene como atractivo turístico desde La Chantona hasta el Agua Salada. Aunque bien mirado, tampoco pasa nada porque el parque no sufra sobre explotación. Es lo que le ocurre al nacedero del Urrederra. Esa presión constante que durante años se ha ejercido sobre ese entorno ha acabado con su belleza pero sí que lo ha transformado. Aquel rincón bucólico de hace unos años recibe tal cantidad de visitas durante todo el año que de alguna manera ha perdido su esencia. Tierra Estella es rica en parajes y rincones con un potencial turístico importante. Algunos tenemos el corazón partido entre divulgarlos para ofrecérselos a quienes no los han disfrutado pero también nos da miedo que su masificación rompa el encanto que todavía poseen cuando uno los visita en casi soledad. Piensen en su lugar de excursión preferido y ahora imagínenselo repleto de gente como las playas de Salou en verano. Bien es cierto que todavía tenemos mucho que andar para hacer de esta Merindad un lugar abarrotado de turistas. El Camino de Santiago es el ejemplo más claro. Esa marcha incesante de caminantes que se renueva a diario transitando por los distintos senderos y ocupando cada día albergues, fondas y hoteles. Vivimos todavía en esta dinámica. Vamos hacia un futuro donde el turismo puede ser el motor principal de nuestra actividad económica y todavía convivimos con ese silencio que, en fin, conservan los lugares poco transitados.

Últimas Noticias Multimedia