Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Música. Al son de la

Sábado, 24 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Bailarinas de la escuela de danza Andrés Beraza en la actuación de final de curso en Los Golem.

Bailarinas de la escuela de danza Andrés Beraza en la actuación de final de curso en Los Golem. (Foto: J.A)

Galería Noticia

  • Bailarinas de la escuela de danza Andrés Beraza en la actuación de final de curso en Los Golem.
  • Niños y niñas de pre-lenguaje músical de Scherzo.
  • Concierto dela Escuela de Música de Mendavia.
  • Un grupo de alumnas de Andrés Beraza sobre el escenario.
  • Dueto de la Escuela de Música Julián Romano en el Colegio Remontival.
  • Los hermanos Etxeberria Lopetegi, de la escuela Scherzo.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Han sido muchos meses y de aprender, probar y ensayar y, ahora, ha llegado el turno de actuar. Estos últimos días, las tres escuelas de Estella-Lizarra, las Escuelas de Música Julián Romano y Scherzo y la Escuela de Danza Andrés Beraza, han salido a la calle a demostrar todo lo aprendido este curso, y los anteriores. En Mendavia también han podido disfrutar de un concierto de fin de curso. Familias emocionadas y niños y niñas con ganas de dar todo de sí mismos.

JULIÁN ROMANO Como novedad de este año, la semana pasada, los colegios de Estella-Lizarra acogieron los conciertos de los alumnos de cada centro que, a su vez, asisten a la Escuela de Música Julián Romano. “ Hemos querido acercar la música directamente a los colegios de la zona”, dice Javier Martínez, director y profesor de la Escuela de Música Julián Romano. Los recitales se ofrecieron en Santa Ana, el CP San Veremundo de Villatuerta, Mater Dei, Lizarra Ikastola y Remontival y fueron acompañados de los profesores de la escuela. Como dice Martínez, les hubiera gustado llegar a más localidades, pero “no ha sido posible por el número de alumnos que había en los colegios. Aun así, esperamos que las matriculas vayan bien este año y podamos acudir el próximo curso”. El alumnado, además de escuchar a sus compañeros, participó con percusión corporal, canto o flauta. Los músicos agradecieron la cálida acogida a sus compañeros.

Además, no faltaron las audiciones de fin de curso que cada instrumento prepara con tanto cariño para el público asistente. Durante una semana, cerca de 200 alumnos y alumnas pasaron por el escenario, que son casi todos los de la escuela;dependiendo de la acústica, se celebraron en el patio interior de la escuela o en el salón de actos. Se escucharon guitarras, piano, violín, percusión, flautas traveseras, gaitas y tambores, fagot, trombón, trompeta, saxofón acordeones etc.

Para terminar, el 9 de junio músicos de entre cinco y 18 años salieron al gran escenario de la Plaza de la Coronación. Aquí pudo acercarse más gente a escuchar las pegadizas melodías y las terrazas quedaron abarrotadas.

SCHERZO La escuela de música ha ofrecido una intensa semana de audiciones de fin de curso. De lunes a jueves mostraron las canciones que habían preparado durante el curso en diferentes lugares de la ciudad.

Los recitales tuvieron lugar en la Casa de la Juventud María Vicuña, en Scherzo y, al aire libre, en la Plaza Santiago, coincidiendo con el Día Europeo de la Música. A este ultimo concierto también se unieron antiguos alumnos de la escuela que bien continúan su afición por la música por su cuenta o han ascendido a niveles superiores en el Conservatorio Profesional de Música Pablo Sarasate de Pamplona . “ Hice un llamamiento a los alumnos y alumnas que han pasado por Scherzo y que ahora siguen sus estudios profesionales y su respuesta fue muy positiva”, asegura Iñaki Ainzúa, director y profesor de la escuela.

En los festivales de fin de curso participaron la mayoría de los alumnos y alumnas, desde los seis años en pre-lenguaje musical, que se animaron a cantar unas canciones, hasta los mayores. Hubo audición de guitarras clásicas y eléctricas, acordeones, coro y conjunto instrumental. Un grupo de chicos y chicas (Apodados Los Txutis) incluso compuso una canción para fin de curso. “Ya tenían ganas de salir del do, re, mi, fa. Se lo propuse y aceptaron encantados”, explicó el director.

La escuela cuenta con estudiantes de música desde los seis hasta los 70 años y, como dice Ainzúa, “según las matriculaciones, que empiezan en septiembre, puede que el curso que viene salga grupo desde los cuatro años”.

CONCIERTO MENDAVIAEl viernes, día 16, en el auditorio del Ayuntamiento de Mendavia, también se realizó el concierto de música fin de curso. En este acto participaron la Escuela de Música, la Banda Nueva Alegría, la Asociación de Auroros Miguel Pérez y la Rondalla San Juan Bautista, todos bajo la dirección de Luis Ramírez Caro. Todas las actuaciones fueron premiadas por los aplausos del público que llenaba la sala. Ramírez, agradeció a los grupos el esfuerzo realizado durante el curso para involucrarse en la música y su dedicación en los ensayos, así como al Ayuntamiento de Mendavia por su colaboración para que este acto se mantenga cada año.

DANZA ANDRÉS BERAZAPor su parte los bailarines y bailarinas también hicieron su demostración el fin de semana pasado en el XIV espectáculo Danza en Familia. Las alumnas de la Escuela de Danza mostraron, el 17 y 18 de junio en Cines Golem Los Llanos, sus elegantes y elaboradas coreografías que tanto esfuerzo les habían llevado. Realizaron 16 coreografías de danza clásica, contemporánea y moderna, obra de los profesores del centro: Maite Legarrea, Arantzazu Susunaga y Andrés Beraza. Además, se interpretaron coreografías de Bob Fosse, Marius Petipay Julia Ugarte.

La escuela cuenta con niños y niñas de cinco a 17 años;suelen empezar a una temprana edad, por lo que muchas logran alcanzar buen nivel.

Las 150 bailarinas que participaron, compartieron escenario con dos antiguas alumnas de la escuela que han continuado su carrera de danza en otras ciudades: Sayoa Belarra, que acaba de entrar en la Compagnie Chorégraphique François Mauduit de Toulouse, una de las grandes dentro ballet neoclásico y Julia Ugarte, que estudia danza contemporánea en Barcelona. “El espectáculo fue muy bien y todos quedamos satisfechos. El nivel de danza fue altísimo”, cuenta el profesor y director del centro, Andrés Beraza. El publico, fiel, una vez más llenó la sala ambos días, agradeciendo así su constancia y dedicación.

Herramientas de Contenido