vecinos

DYA, una mecha cargada de altruismo

Dos mujeres de la DYA saldrán al balcón el 6 de julio en representación de los miles de voluntarios que han colaborado en la organización de las fiestas de Iruña

Kepa García / Oskar Montero - Sábado, 24 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

María Calado, que saldrá al balcón consistorial el día 6, junto a Mikel Corres, presidente de la DYA, ayer tras conocer el resultado de la votación.

María Calado, que saldrá al balcón consistorial el día 6, junto a Mikel Corres, presidente de la DYA, ayer tras conocer el resultado de la votación. (Oskar Montero)

Galería Noticia

María Calado, que saldrá al balcón consistorial el día 6, junto a Mikel Corres, presidente de la DYA, ayer tras conocer el resultado de la votación.

PAMPLONA- Fueron los últimos en acceder al edificio consistorial, minutos antes de la rueda de prensa en la que se iba a dar a conocer el nombre del colectivo seleccionado para lanzar el chupinazo, tras la votación popular llevada a cabo a tal efecto entre el 2 y el 22 de junio. Mikel Corres, presidente de la DYA en Navarra, la vicepresidenta María Calado y Mercedes Azcárate, encargada de prensa, ya sabían en ese momento el resultado final de la consulta ciudadana y que habían ganado de forma clara. Los tres llegaron equipados con sus luminosas camisetas de color verde fosforito, luciendo el anagrama de la DYA, orgullosos de representar en un evento de relevancia internacional a los miles de voluntarios que han pasado por esta asociación desde hace 40 años, cuando comenzó su andadura en Navarra.

Subieron a ritmo ligero las escaleras hacia la planta noble en la que aguardaban el resto de candidaturas y el alcalde Joseba Asiron;y unos minutos después, comparecieron los cuatro en la rueda de prensa, rodeados de cámaras fotográficas y de televisión, en una sala abarrotada de periodistas para conocer a los protagonistas del acto que dará inicio a las mejores fiestas del mundo.

Los representantes de la DYA recibieron la comunicación sobre el resultado de la votación pasadas las nueve de la mañana. La llamada se recibió por el canal establecido con anterioridad y la noticia comenzó a propagarse entre los miembros de la organización discretamente, hasta que el anuncio se hiciera público dos horas después. Uno de los mensajes llegó a Corea del Sur, donde se encontraba Paula Remírez, que junto a María Calado serán las dos representantes de la DYA que saldrán al balcón consistorial instantes antes de la doce del mediodía.

Remírez recibió un mensaje de voz del presidente anunciándole que habían quedado en primer lugar en la votación y que lanzaría el chupinazo. “Tengo que reconocer que no he dormido mucho por los nervios. Sabíamos que había posibilidades, pero desde luego no esperábamos un respaldo tan claro. Ha sido una alegría inmensa para todos los que integramos la DYA, desde Pamplona a Corea”, indicó Corres.

El presidente no podía ocultar la satisfacción por los apoyos recibidos y por el reconocimiento que supone para muchas personas vinculadas a la organización que él dirige desde hace tres años. Recordó cómo empezaron a mediados de los ochenta a colaborar en el encierro, al principio ayudando a los efectivos de Cruz Roja, y que a partir de 2006 fueron destinados a puestos de asistencia propios.

La que tampoco podía disimular la emoción era María Calado. Reconoció que no había pegado ojo la noche anterior y que todavía no se había hecho a la idea de lo que supondrá el 6 de julio salir al balcón con la plaza Consistorial repleta de gente dispuesta a pasarlo bien.

Mientras Corres y Calado atendían a los diversos medios de comunicación, Mercedes Azcárate se encargaba de gestionar de forma efectiva las incontables solicitudes que recibía de los periodistas. Y Javier Cruz, coordinador de DYA, tuvo tiempo en una mañana cargada de emociones en la asociación para recordar que el trabajo para los voluntarios, pese a lo simbólico del lanzamiento del chupinazo, seguirá igual pasado ese instante. En total, unas 250 personas, a la que suman cada año una veintena de voluntarios llegados de otras regiones.

Hoy los voluntarios son licenciados en medicina, diplomados en enfermería, buceadores, conductores, auxiliares de transporte, operadores de radio y personal logístico. Pero los de antes y los de ahora coinciden en su permanente vocación de ayuda y asistencia. Gracias por estar cerca.