Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Casco rojo

20 años y 131 días

Por Sergio Garbisu - Lunes, 26 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

Galería Noticia

N ada más ni nada menos. Ese es el tiempo transcurrido entre la primera victoria en el Mundial de Don Valentino Rossi con la Aprilia AGV en 125 y la cosechada ayer con su querida Yamaha M1. Casi 21 años en la cima de un deporte tan exigente físicamente y tan cruel muchas veces como es el motociclismo.

Con 38 años, me atrevo a afirmar que a día de hoy, a igualdad de condiciones técnicas, Valentino no es el piloto más rápido en pista. Incluso tendría que pelear mucho por situarse en el top 5. Hubo un día que sí lo fue. Un tiempo en que mientras el resto de pilotos dedicaba el parón de mitad de temporada para entrenar de forma disciplinada, Rossi aprovechaba para divertirse con sus amigos de siempre, Uccio incluido, por los mejores afters de Ibiza. Y éste que escribe da buena fe de ello. Y después de ese relax, volvía para en la segunda parte de la temporada, merendarse a quien se le pusiera delante (Biaggis, Gibernaus, etc) sin despeinarse. Le dieras la máquina que le dieras, no había quién le tosiera. Porque entonces le acompañaba un talento innato que no ha habido otro, la forma física y el canibalismo propio de los campeones fuera de serie.

Hoy, como ayer vimos, Vale necesita que pase” algo” en pista para ganar. Porque el talento lo sigue teniendo de sobra, pero la forma física y la hambruna de éxitos, aún estando presente, está en claro declive. Eso sí, cuando las cosas se ponen raras, que si un asfalto con poco agarre, que si unas gotas de agua a media carrera, que si una batalla excesiva en grupo, muy pocos pilotos pueden, aún hoy hacerle sombra. Porque puede que acabe las carreras agotado, puede que a veces se plantee qué hace jugándose la vida rodeado de veinteañeros medio locos, pero cuando hay que estrujar el mango y frenar tarde, Rossi sigue siendo mucho Rossi. Y muy afortunados los que hemos podido emocionarnos los domingos con él estos 21 años.

Herramientas de Contenido