Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Navarra homenajea a sus reyes con un acto de carácter civil y abierto al público

Las instituciones forales celebran en el Monasterio de Leyre una ceremonia en la que recuerdan “los orígenes” del reino

Lunes, 26 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

La presidenta del Parlamento, Ainhoa Aznárez;la jefa del Ejecutivo, Uxue Barkos, y el vicepresidente, Manu Ayerdi, frente al panteón real.

La presidenta del Parlamento, Ainhoa Aznárez;la jefa del Ejecutivo, Uxue Barkos, y el vicepresidente, Manu Ayerdi, frente al panteón real. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

  • La presidenta del Parlamento, Ainhoa Aznárez;la jefa del Ejecutivo, Uxue Barkos, y el vicepresidente, Manu Ayerdi, frente al panteón real.

Leyre- Las instituciones forales rindieron homenaje ayer en el Monasterio de Leyre a los Reyes y Reinas de Navarra, como vienen haciéndolo cada año desde hace cuatro décadas. Se hizo con un acto de carácter civil y abierto al público ante el mausoleo que contiene los restos de los primeros monarcas y que, como el año pasado, no contó con la presencia de los reyes de España, que hasta 2015 protagonizaban el evento institucional sin la presencia de ciudadanos.

El acto dio comienzo con la llegada a la iglesia del cortejo oficial, formado por los ujieres que portaban las ofrendas;maceros y rey de armas, y las autoridades: la presidenta de Navarra, Uxue Barkos;la presidenta del Parlamento, Ainhoa Aznárez, y los consejeros del Gobierno. Las autoridades fueron saludadas por el abad mitrado del monasterio, Juan Manuel Apesteguía, y pasaron a ocupar los lugares situados frente al panteón real, donde se encuentran los restos de los primeros reyes del reino de Pamplona, precursor del reino de Navarra, entre los que figuran Iñigo Arista (primer rey de Pamplona, siglo IX), García I Iñíguez (siglo IX), Fortún Sánchez I (último rey de la dinastía Iñiga, siglo IX), Sancho I Garcés (siglo X), García Sánchez I (siglo X) y Sancho Garcés II Abarca (siglo X).

A continuación escucharon la lectura de un texto, en castellano y euskera, de la historiadora Eloísa Ramírez Vaquero que resume el papel en la historia de Navarra de Leyre, que quedará ligado desde muy temprano “a la memoria de los orígenes del reino y se asentará como centro espiritual e intelectual de la dinastía Arista”. “Leyre -añadió la historiadora- será siempre el núcleo originario de la familia regia y el referente histórico del reino mismo”. El texto recuerda asimismo que desde 1973 Leyre es escenario del homenaje que las instituciones navarras rinden a los monarcas del antiguo reino, “es un reconocimiento a quienes forjaron un conjunto humano y territorial que se ha mantenido vivo durante más de doce siglos y que es la herencia que impulsa el presente y el futuro de Navarra”.

Seguidamente tuvo lugar la ofrenda, protagonizada por la presidenta Barkos, que depositó ante la reja del panteón una corona de flores rojas con la leyenda Navarra a sus reyes y reinas. Nafarroak, bere errege-erreginei. La presidenta del Parlamento, por su parte, ofreció al monasterio el libro que contiene las ponencias del Simposio hacia la codificación del Derecho Civil de Navarra, perteneciente a la colección Iura Vasconiae. Finalmente, el vicepresidente primero del Gobierno, Manu Ayerdi, hizo entrega de la urna de plata con el donativo del Ejecutivo foral para agradecer a los monjes la custodia del mausoleo.

Tanto a la entrada como a la salida del templo sonó el himno de Navarra, Marcha para la entrada del Reyno, interpretado al órgano por José Luis Echechipía, que también fue tocado por la Banda de Trompetas y Timbales del Gobierno de Navarra durante el recorrido de la comitiva por el recinto del monasterio. La parte musical de la ceremonia incluyó las intervenciones de la Coral Nora, de Sangüesa, dirigida por Bruno Jiménez, el coro de monjes del Monasterio, y el organista José Luis Echechipía. - D.N.

Txapela de la Policía Foral para el dantzari.Una vez finalizada la ceremonia la comitiva se dirigió a la Hospedería, en cuyo patio tuvo lugar un espectáculo de danzas interpretado por los Bolantes de Valcarlos. A uno de ellos se le había olvidado la txapela roja, por lo que un agente de la Policía Foral le cedió la suya para que pudiera completar la actuación con el resto de dantzaris. Foto: Javier Bergasa

Herramientas de Contenido