Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Navarra

Dos años de cárcel por morder a otro hombre en Burlada y arrancarle parte de un dedo

El acusado pagó 4.000 € a la víctima, con la que discutió por echarle de un bar

Enrique Conde - Lunes, 26 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

Exterior del Palacio de Justicia de Pamplona.

Exterior del Palacio de Justicia de Pamplona. (Oskar Montero)

Galería Noticia

  • Exterior del Palacio de Justicia de Pamplona.

PAMPLONa- Un vecino de Burlada de 50 años de edad, J.D.M.V., ha sido condenado de conformidad esta semana en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra a dos años de cárcel por haber arrancado de un mordisco parte de un dedo a otro hombre con el que había discutido en un bar de Burlada. Al acusado, que no tiene antecedentes penales y cuyo ingreso en prisión se ha visto suspendido a condición de que no cometa un nuevo delito en dos años, se le aplicó la atenuante de reparación del daño. El hombre consignó en el juzgado antes del inicio de la vista oral una cantidad de 4.000 euros para que fuera destinada como indemnización a la víctima por los daños que le ha causado. Tendrá que pagar 1.000 euros más por las secuelas y otros 2.475 euros por los días que tardó en curarse de sus lesiones.

Según subraya el acuerdo que alcanzaron la Fiscalía y la defensa, de la que se hizo cargo el abogado pamplonés José María García Elorz, el pago de esta cantidad por parte del acusado “ha supuesto la realización de un notable esfuerzo para reparar el daño, ya que tiene unos ingresos mensuales de 1.061 euros al mes y tiene que abonar mensualmente la cantidad de 450 euros en concepto de alquiler del domicilio en el que vive y para mantener a sus dos hijos que son estudiantes en Colombia.

un forcejeo y un mordiscoEn el relato de hechos probados que fue reconocido por el encausado se narra que sobre las 23.30 horas del día 25 de junio de 2016 este se encontraba en el bar Mar, situado en la calle Nueva de Burlada, y debido a que estaba causando diferentes problemas en el establecimiento, el padre de la propietaria, un hombre de 65 años de edad, le llamó la atención y terminó por sacarle a la calle.

Una vez en el exterior, le recriminó su conducta y el acusado, enfadado, “le dio un puñetazo en la cara, lo que ocasionó que se iniciara un forcejeo entre ambos”. En el transcurso de esta disputa fue cuando el procesado le alcanzó con un fuerte mordisco a la víctima en el segundo dedo de la mano izquierda y le arrancó la falange distal. Esta lesión precisó para su curación un intenso tratamiento médico para remodelar el muñón y le ocasionó 45 días de perjuicio por pérdida temporal de calidad de vida moderada y le dejó como secuela la amputación completa de dicha falange distal.

Herramientas de Contenido