un arma contra el calentamiento global

El parque fluvial, un ‘sumidero de CO2’ para Iruña, según un estudio

Las 99 ha de vegetación acumulan un total de 29.485 T, que se incrementan cada año, de CO2 que no se emite a la atmósfera

S.H. / Patxi Cascante - Lunes, 26 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

El río Ultzama a su paso por el Centro de Información y Educación Ambiental.

El río Ultzama a su paso por el Centro de Información y Educación Ambiental.

Galería Noticia

El río Ultzama a su paso por el Centro de Información y Educación Ambiental.

pamplona- El parque fluvial de la Comarca de Pamplona puede llegar a ser un arma contra el calentamiento global. Y es que, la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, en su compromiso por reducir y compensar la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera, ha evaluado el parque fluvial de la Comarca de Pamplona como sumidero de CO2, es decir, como una fuente de absorción de dióxido de carbono que contribuye a paliar este proceso que tiene como consecuencia el calentamiento global.

Para ello, la empresa Basarte S.L. ha realizado un estudio en el que ha calculado la biomasa acumulada, es decir, el CO2 que se almacena en forma de carbono formando parte de la materia orgánica de las plantas, biomasa sobre la tierra en forma de arbolado y bajo la tierra como raíces. Cierta parte de esta biomasa pasa posteriormente a almacenarse en el suelo en forma de hojarasca y otros compuestos que se integran en el suelo, por lo que no sube a la atmósfera y se minimiza la emisión de gases de efecto invernadero.

Para llevar a cabo esta evaluación sobre la aptitud de este espacio como sumidero de CO2, se tuvieron en cuenta los 26 kilómetros de cauces fluviales (Arga, Elorz y Ultzama) que forman parte del parque fluvial y se ha delimitado la superficie considerada como vegetación, lo que supone eliminar las zonas ocupadas por agua, caminos o infraestructuras y zonas cultivadas. De forma que la superficie apta sería de 99 hectáreas, siendo los ayuntamientos con más superficie de vegetación Ezcabarte, con 21,9 ha;Huarte / Uharte, con 15,0 ha;y la Cendea de Olza, con 13,2 ha.

Además, para calcular la biomasa se cartografiaron cuatro tipos de comunidades: bosques de ribera (bien conservados), otros bosques de ribera (zonas cubiertas más o menos naturalizadas), plantaciones y, finalmente, zonas ajardinadas. Y, a partir de esta caracterización de las comunidades vegetales que componen las 99 hectáreas de vegetación del parque fluvial, se estimó la biomasa aérea y subterránea presente a partir de una metodología del Instituto Nacional de Investigación Agraria-INIA, que arrojó un resultado de 29.486 toneladas de biomasa acumulada.

Por especies, la mayor cantidad de esta biomasa está integrada por sauces, con un 92,5% del total, o lo que es lo mismo, 27.272 toneladas;y chopos, con un 5,9% o 1.757 toneladas. Y los municipios con más biomasa acumulada son Ezcabarte, con un 28%;Cendea de Olza, con un 17%, y Huarte, con un 13%. Tras calcular la biomasa acumulada, fue posible calcular el CO2 fijado, que asciende a un total de 54.098 toneladas. Pero hay que tener en cuenta el crecimiento de la masa vegetal, más las ramas y hojas que caen al suelo, que incrementarían esta suma en 1.388 toneladas anuales.

huella de carbono de la mcpDurante el año pasado, las actividades de la Mancomunidad y sociedad de gestión generaron un total de 50.067 toneladas de CO2, siendo las causas principales la descomposición de materia orgánica vertida en Góngora y el uso de combustibles de la flota de autobuses urbanos y los camiones de la recogida de residuos.

Por otra parte, la MCP/SCPSA produce energías renovables a partir de sus centrales hidroeléctricas en Egillor, Urtasun y Eugi y del biogás del vertedero de Góngora y la depuradora de Arazuri. Unas actividades con las que la MCP evitó emisiones en 2016 por más de 17.000 toneladas de CO2.

Últimas Noticias Multimedia