El Plan Estratégico de Cultura pretende construir un “discurso compartido” con el sector

Ana Oliveira Lizarribar Oskar Montero - Martes, 27 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

El director general de Cultura, Fernando Pérez;el presidente del grupo de trabajo del Plan en el Consejo Navarro de Cultura, José Vicente Urabayen y la coordinadora del Plan Estratégico de Cultura, Mª Camino Barcenilla.

El director general de Cultura, Fernando Pérez;el presidente del grupo de trabajo del Plan en el Consejo Navarro de Cultura, José Vicente Urabayen y la coordinadora del Plan Estratégico de Cultura, Mª Camino Barcenilla. (Oskar Montero)

Galería Noticia

El director general de Cultura, Fernando Pérez;el presidente del grupo de trabajo del Plan en el Consejo Navarro de Cultura, José Vicente Urabayen y la coordinadora del Plan Estratégico de Cultura, Mª Camino Barcenilla.

pamplona- “Creemos que el sector cultural tiene mucho que decir;queremos transmitir cierto grado de estabilidad y de rigurosidad, esto no es una cuestión de optimismo, los cambios que hemos ido implementando empiezan a ser visibles y nos gustaría que se creara un discurso compartido entre todos;porque en el momento en que los interlocutores vayamos en paralelo es cuando podremos hablar del crecimiento de la cultura en Navarra”. Así habló ayer el director general de Cultura del Gobierno foral, Fernando Pérez, durante la presentación de la metodología y fases de trabajo en las que se encuentra el Plan Estratégico de Cultura de la Comunidad Foral, cuya redacción final está prevista para finales de año.

Pérez encabezó una comparecencia ante los medios acompañado de María Camino Barcenilla, jefa de la Sección de Recursos y Desarrollo Estratégico del departamento y coordinadora del Plan, y José Vicente Urabayen, técnico cultural de Villava, miembro del Consejo Navarro de Cultura, donde ejerce de presidente del grupo de trabajo creado en su seno.

“Hasta ahora no teníamos diagnósticos, que siempre permiten hacer análisis de tendencia para la toma posterior de decisiones, y tampoco existía una visión transversal del sector cultural;porque a nosotros ya no nos gusta hablar del sector cultural, sino de los sectores culturales, porque cada uno tiene su especificidad y requiere su propio tratamiento. Tener unas bases de diagnóstico y marcadas unas acciones, unas líneas estratégicas y unos proyectos que iremos presupuestando año a año, nos servirá para ordenar el puzzle de los sectores culturales y creativos de Navarra”, indicó Barcenilla. A lo que Urabayen señaló que es “muy importante” tener toda esta tarea hecha para que “en el momento en que empiece a notarse en la Hacienda navarra la recuperación económica y lleguen más recursos a Cultura, que tienen que llegar, exista una ordenación de todos los sectores y los planes de acción, las acciones y los proyectos pendientes de realizar;en definitiva, que nadie tenga una idea de bombero, sino tengamos claro qué debemos hacer”. Fernando Pérez incidió en esta línea y subrayó que durante el proceso de prediagnóstico que ha llevado a cabo el departamento y que, entre otras cosas, articuló un proceso de participación que recibió 601 aportaciones, “hemos comprobado que hay una potencialidad muy grande en estos sectores” y “saber gestionarla es nuestro reto”. “Debemos trabajar en una doble línea;en la línea de la subsidiariedad, ayudando a aquellos sectores que no pueden llegar a un mercado normalizado y que necesitan de las subvenciones y de los convenios;pero también apoyando a aquellos sectores que trabajan en la industria cultural y que deben desarrollarse y posicionar a la Comunidad Foral en territorios y ámbitos cercanos”.


algunas debilidades Para el director general, Navarra, como tantos otros sitios, vive procesos de cambios, que generan unas nuevas necesidades y unas nuevas prioridades, “y si queremos que la cultura sea una prioridad de las políticas públicas, debemos conocer esa realidad, realizar diagnósticos, detectar las necesidades y marcarnos objetivos y retos estratégicos”. “Desde el principio hemos considerado la cultura un elemento estructural en Navarra”, agregó Pérez, que recordó que durante estos dos primeros años de legislatura se han dado pasos previos para indagar en ese ámbito y que se han plasmado en las líneas de este plan que “queremos que sea real, práctico, basado en cuestiones alcanzables, actual, equilibrado y que propongas unas líneas de trabajo que mejore la vida de los sectores artísticos y culturales y de la ciudadanía navarra en general”. El horizonte temporal del plan es de 2017 a 2023, rebasando los límites de la legislatura. “Los objetivos que perseguimos es seguir detectando necesidades en el territorio, priorizar las acciones para los próximos años, aportar datos de situación y poner en valor lo que ya tenemos”, continuó Pérez, que si bien no aportó datos concretos de los prediagnósticos que ya se han realizado, sí apuntó que “algunas de las debilidades detectadas más grandes detectadas han sido el desequilibrio que había entre algunos sectores y la precarización en casos concretos, en particular en el teatro”. Como respuesta, el departamento ha puesto en marcha el Plan de Impulso del Teatro, cuya primera evaluación se dará a conocer este mismo jueves.

Pérez comentó, asimismo, que también se detectó “la debilidad en la forma de acceso a la Dirección General de Cultura”. “La relación del día a día y las convocatorias se han ido mejorando con el trabajo intenso de cada día. Para nosotros es fundamental conocer la opinión del Consejo Navarro de Cultura, pero también ver qué realidades y carencias detectan no solo los agentes culturales, sino también los propios ciudadanos. Por eso, esas 601 aportaciones que han sido recogidas -en el plan de participación previo- son fundamentales”. Otra de las debilidades son los recursos. “Sabemos que hay que ir aumentando y generando oportunidades respecto al crecimiento de los recursos, y no hablo solo de dinero, pero también, porque el presupuesto es muy importante”.