Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El PP, condenado a pagar 568.000 € por su ‘simpa’ en el congreso que encumbró a Rajoy

Pidió a Feria Valencia que se conformara con la publicidad que le daba el evento

Martes, 27 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

pamplona- El PP ha sido condenado a abonar 568.511 euros a Feria de Valencia por la cesión del recinto ferial para la celebración los días 20, 21 y 22 de junio de 2008 del Congreso Nacional en el que fue reelegido Mariano Rajoy. El PP pagará con nueve años de retraso la factura que dejó a deber con la excusa de que el recinto se debía dar por satisfecho con la publicidad que le daba el cónclave que encumbró a Rajoy.

En la sentencia, dada a conocer ayer, se considera acreditado que ambas partes alcanzaron un “contrato verbal”, sin que fuera necesario uno escrito, que estableció las condiciones del acuerdo, conforme al artículo 1262 del Código Civil, en relación tanto al espacio objeto de ocupación como a cada uno de los servicios accesorios que fueron añadiéndose al presupuesto inicial.

El PP argumentaba que el coste del espacio y de los suministros (incluida la limpieza, el servicio sanitario y el de seguridad) quedaba compensado por la publicidad que obtenía a cambio Feria de Valencia. También sostenía que no pagó porque Feria de Valencia no aportó jamás documentación que acompañara la factura porque no hubo ningún contrato ni presupuesto previo al Congreso sobre el precio a desembolsar.

Pero la juez da la razón a Feria de Valencia y sentencia que el PP debe pagar 568.511 euros más intereses por la organización el Congreso. A su juicio, la fuerza política “está obligada a pagar por el espacio y los servicios que utilizó, sin que pueda aceptarse en ningún caso, tal y como sostiene, que la pretendida falta de concreción o de aceptación le permitan haber utilizado ese espacio y esos servicios sin pagar nada a cambio”. Rechaza por ello las alegaciones del PP respecto a que el número de metros cuadrados ocupados fue menor que el que aparece en la factura o que no deben facturarse los suministros.

La jueza expone que “en ningún momento se habló de gratuidad en la cesión del espacio o los servicios, ni tampoco de que la contraprestación por los mismos consistiera en dar publicidad al recinto ferial o a la ciudad de Valencia. Además, considera acreditado que todos los conceptos fueron negociados y aceptados por el entonces gerente, Cristóbal Páez, y constan en la factura.

El conseller valenciano de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, Rafa Climent, reclamó al PP que abone “inmediatamente” los 568.000 euros que debe. Para el Gobierno valenciano, con la sentencia “empieza a hacerse Justicia después de veinte años donde no había ni normas, ni rigor, ni tampoco bochorno por parte de algunos dirigentes del PP de la Comunitat Valenciana”. Para el conseller, “uno no puede ir por ahí haciendo un simpa, consumiendo y no pagando por el hecho de ser del partido en el gobierno”.

También el alcalde de Valencia, Joan Ribó, pidió “formalmente” al presidente del PP, Mariano Rajoy, que pague por la cesión de Feria Valencia y se comprometió a trabajar para que el PP devuelva el dinero que en su momento “malgastó o presuntamente robó” o, como en este caso, todavía debía. El PP “no solo gestionó Feria Valencia de una manera nefasta, generando una deuda desorbitante, sino que también se ha comportado con nuestras instituciones y entidades de manera totalmente negligente”, censuró el alcalde.

“A Rajoy le han enviado al cobrador del frac y le han dicho que tiene que pagar 568.500 pavos. Hicieron una cosa muy florida y muy chula, pero hicieron un simpa”, ironizó el portavoz del grupo socialista, Manuel Mata. Críticas a las que sumó el portavoz de Podemos, Antonio Montiel, quien celebró que “se haga memoria y que se ponga la verdad de los hechos sobre la mesa”, pues el PP “ha venido negando sistemáticamente que hubiera un ilícito”, así como se recupere un dinero que corresponde a un “uso fraudulento” de instalaciones públicas. - D.N.

Herramientas de Contenido