vecinos

Jumelage entre gastronomía y arte

El artista navarro Carlos Ciriza se convirtió ayer en el primer escultor galardonado con el Gallico de Oro de Napardi, un premio que recogerá el día 11

Sara Huarte / Unai Beroiz - Martes, 27 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

El escultor y pintor estellés recogerá el Gallico de Oro el próximo día 11 de julio en la sede de esta sociedad gastronómica, en la calle Jarauta.

El escultor y pintor estellés recogerá el Gallico de Oro el próximo día 11 de julio en la sede de esta sociedad gastronómica, en la calle Jarauta. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

El escultor y pintor estellés recogerá el Gallico de Oro el próximo día 11 de julio en la sede de esta sociedad gastronómica, en la calle Jarauta.

“Viendo a los anteriores galardonados, uno se hace a la idea de la magnitud del premio, y la verdad, impone”

pamplona- Desde ayer, en la lista de navarros galardonados con el Gallico de Oro se cuenta un nombre más;el del escultor y pintor navarro Carlos Ciriza. “Para mí ha sido un sorpresón, no me lo esperaba. Ni siquiera sabía que estaban barajando mi nombre”, confesó Ciriza, aún abrumado por la buena nueva de los de Napardi. Y es que, para este artista mundialmente reconocido este galardón tiene un sabor especial, y no solo por haberse fraguado en las cocinas de la histórica sociedad pamplonesa. “Esto es más que un premio, pues, en cierto modo, el Gallico de Napardi representa el corazón y el sentir de esta ciudad de Pamplona. Es un galardón muy especial para mí”, aseguró Ciriza, que no dudó en reiterar su “mayor agradecimiento a los miembros de Napardi por semejante reconocimiento”.

Un galardón que Ciriza quiso compartir con su mujer, Mercedes Bretos, y con sus siete hijos y que, además, está íntimamente relacionado con unas fiestas a las que este artista está especialmente ligado;los Sanfermines. “En los últimos diez años, menos en dos ocasiones que me pillaron fuera en Los Ángeles y Nueva York, siempre he venido a Pamplona, para vivirlos con la familia y los amigos”, explica este escultor con una trayectoria de 30 años, 99 exposiciones individuales y 98 colectivas a sus espaldas.

Y es que, para Ciriza, esos siete días en honor al Santo Morenico están repletos de “momenticos”. Como el día del Chupinazo, cuando estalla la fiesta y la ciudad se convierte en una vorágine de alegría, tradición y desenfreno, las salidas de los gigantes o los irremplazables “almuercicos”. “Hay tantos momenticos que me gustan... Aunque hay algunos más especiales, como el chupinazo o la Procesión, en la que participa mi mujer, cantándole al Santo en la calle Mayor desde que tiene trece años”, asegura Ciriza, convencido de que uno de los mayores atractivos de estas fiestas es el “ambientico” que invade las calles de Pamplona, impregnando cada esquina y también a sus habitantes.

“En San Fermín la gente se transforma y estamos todos más agradables. Y no solo lo notamos los de casa, sino que los de fuera también perciben esa sintonía”, confirma el escultor, “abrumado” al recordar el nombre de quienes le preceden en la tarea de lucir el Gallico. “Viendo quienes han sido los anteriores galardonados, uno se hace una idea de la magnitud del premio y, la verdad, impone un poco”, apunta.

Y es que, con el paso de los años, los de Napardi han logrado reunir en torno a su mesa a un nutrido grupo de personas del mundo de las artes escénicas, como el actor Alfredo Landa o el director Montxo Armendáriz;los deportes, como el entrenador de Osasuna Enrique Martín, el ciclista Miguel Induráin o el pelotari Julián Retegui;los toros, como el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza;la música, como Ricardo García, director de la Pamplonesa, o el Orfeón Pamplonés;o las letras con el periodista y aventurero Miguel de la Quadra Salcedo o el historiador José Joaquín Arazuri. “Que bonito que un grupo de personas haya logrado mantener esta relación en torno a la cocina y crear un lugar en el que además de comer muy bien, se habla de cocina y también de humanidades, ciencia o arte”, resume Ciriza.

plataforma culturalAprovechar el ingente flujo de visitantes para poner en valor el talento navarro. Esa es una de las propuestas de Ciriza, utilizar el potencial de San Fermín para destacar el trabajo de artistas navarros. “Si que es verdad que en Sanfermines viene público para todo, pero creo que podríamos hacer más por potenciar la cultura de nuestra tierra. En otros lugares ya se hace y no son festejos tan potentes como los Sanfermines, que son unas fiestas mundiales”, apunta Ciriza, que actualmente está trabajando en tres proyectos diferentes;uno en Estados Unidos, otro en Alemania y un tercero en México.

“Yo creo que todos los artistas, que Navarra los tiene en mayúsculas y de todos los géneros, colaborarían con las fiestas”, comenta este escultor, poniendo en relieve la oportunidad que ofrecen estas fiestas mundialmente conocidas para dar a conocer el talento navarro y “sin necesidad de invertir grandes presupuestos en infraestructuras”. “Sería algo beneficioso para todos, no solo para los artistas, sino también para la propia comunidad”, finaliza.