Enfado de EH Bildu con la postura de Eguino

UPN saca adelante una iniciativa sobre misas y trajes en San Fermín con el apoyo de Aranzadi e I-E

Los regionalistas pretenden que los ediles no almuercen vestidos de gala mientras el oficio del 7 de julio

Kepa García - Martes, 27 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Los representantes de EH Bildu Romeo, Asiron, con la bandera de la ciudad, y Abaurrea, en 2016.

Los representantes de EH Bildu Romeo, Asiron, con la bandera de la ciudad, y Abaurrea, en 2016. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

Los representantes de EH Bildu Romeo, Asiron, con la bandera de la ciudad, y Abaurrea, en 2016.

Pamplona- Después de las polémicas por las banderas, por la ubicación del retrato del rey en el salón del plenos o por cualquier otro asunto relacionado con la cultura vasca, UPN volvió ayer a sacar a relucir otro de sus asuntos preferidos de cada verano: el de la asistencia de los corporativos a los eventos religiosos que se celebran durante las fiestas de San Fermín. Fue en la comisión de Presidencia, donde los regionalistas plantearon una declaración para mostrar su disgusto por la ausencia de varios corporativos, que participaban el 7 de julio en la procesión del año pasado, en la misa celebrada en la iglesia de San Lorenzo.

A su entender, que el alcalde Joseba Asiron y algunos concejales de EH Bildu y Geroa Bai aprovecharan ese intervalo -tres cuartos de hora duró el oficio religioso- para almorzar y que lo hicieran vestidos con el traje de gala “constituyó una falta de respeto”, por lo que reclamaron ayer que no vuelva a repetirse con el argumento de que así lo establece el protocolo municipal.

La iniciativa salió adelante con los votos de UPN y el apoyo de Aranzadi e I-E, una alianza imposible de imaginar al principio de legislatura pero que no es la primera vez que se repite, especialmente desde que los dos partidos minoritarios mostraron sus discrepancias con la acción de gobierno. El PSN se abstuvo finalmente, pese a que en un principio se mostró a favor, y EH Bildu y Geroa Bai votaron en contra.

El acuerdo recoge la decisión de la comisión de “instar a los miembros de la corporación que participen en Cuerpo de Ciudad en los actos institucionales de San Fermín, incluido el alcalde, a cumplir fielmente el reglamento de Protocolo de Pamplona y a abstenerse de utilizar el traje de gala en cualquier actividad no recogida como institucional”.

la misa no es procesiónIñaki Cabasés (Geroa Bai) fue el primero en responder a la intervención de Ana Elizalde, a quien recordó que la misa del 7 de julio no forma parte de la procesión ni de los actos institucionales y que por lo tanto la asistencia es libre. Aritz Romeo (EH Bildu) se preguntó si el verdadero motivo de la iniciativa de UPN era obligar a todos los corporativos asistir a misa y crear una polémica artificial con los almuerzos, mencionando varios casos en los que los ediles de UPN, vestidos también con el traje de gala, disfrutaron sin problemas de la comida y bebida que se les ofrecía.

Más sorprende resultó la postura de Edurne Eguino (I-E), que tras coincidir con la postura de Cabasés y Romeo sobre que la misa no forma parte de la procesión, decidió votar a favor al entender que si los concejales no pueden ir de gala al almuerzo, tampoco podrán acudir vestidos así a la eucaristía. Laura Berro (Aranzadi), que inicialmente se mostró en contra de la iniciativa de UPN, se sumó a la postura de Eguino tras haber solicitado un receso en la comisión y acabó votando a favor.

Al margen de que las discrepancias en este asunto han sido manifiestas, que Aranzadi e I-E fueran los únicos apoyos de UPN pone bien a las claras que la crisis interna no se ha solucionado, pese a que el plazo que planteó el alcalde para arreglar las desavenencias y garantizar la acción de gobierno se ha cumplido con amplitud (se dio diez días y ha pasado un mes). Romeo tuvo una alusión directa a Edurne Eguino recordando que no es la primera vez que recurre a UPN para sacar adelante sus iniciativas, otra evidencia de que las relaciones no son las mejores.