El alcalde pionero

Política compañeros del ayuntamiento de aibar/Oibar y de la oposición ensalzan la figura de Pedro Lanas

Marian Zozaya - Miércoles, 28 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Lanas, en su primer chupinazo como alcalde en 2011.

Lanas, en su primer chupinazo como alcalde en 2011. (Foto: J. Bergasa)

Galería Noticia

Lanas, en su primer chupinazo como alcalde en 2011.

Aibar/Oibar- Las banderas del Ayuntamiento de Aibar/Oibar ondean desde ayer a media asta y la villa guardará tres días de luto oficial por la pérdida de su alcalde, Pedro Lanas Arbeloa, fallecido la noche del lunes tras una larga enfermedad. Así lo decidió la corporación que expresó su profundo dolor a la familia al tiempo que comunicaba que la despedida civil tendrá lugar esta tarde, a partir de las 17.00 horas, en el Auditorio Álvaro Aldunate de la localidad.

Durante toda la jornada de ayer, el tanatorio de Sangüesa fue un incesante ir y venir de vecinos y vecinas de Aibar/Oibar que quisieron despedirse de quien ha sido su alcalde durante los seis últimos años, y también de representantes municipales de los pueblos colindantes que se acercaron a expresar sus condolencias.

A pesar de su enfermedad, la súbita pérdida de Pedro Lanas dejó consternada a la villa, que ayer amaneció paralizada con la triste e inesperada noticia. Y es que el mismo lunes mantuvo conversaciones telefónicas con sus compañeros de consistorio sobre ordenanzas municipales. Estaba ingresado, pero nada hacía presagiar el final tan prematuro, recordaba la secretaria, Elena Gurbindo, a la que tres meses y medio escasos en el ejercicio de su función han sido suficientes para definirle como “un amante de su pueblo, al que estaba dedicado al 100% con mucho interés e ilusión”.

También el teniente de alcalde, ahora alcalde en funciones, Aritz Burguete, codo con codo con Lanas en AGEIZIA estos seis últimos años, destacaba la que ha sido su actitud hasta el último día, al tiempo que hacía hincapié en la gran pérdida para Aibar. “Se ha ido mi compañero, con el que hasta unas horas antes de su muerte debatía cuestiones municipales. Ha estado al pie del cañón hasta el final, reservado para su enfermedad, con una capacidad impresionante de trabajo, fortaleza y serenidad ejemplar”, expresaba con emoción contenida. Juntos y con el resto del equipo han sacado adelante importantes proyectos como: el Centro Rural de Día, en el que fue pionero, actualmente trabajaban en una publicación y seminario sobre Sancha de Aibar (madre del primer rey de Aragón), así como en la urbanización de la calle del barrio de San Juan. “No quería esperar más. Si no había subvención, lo haríamos con la explotación de recursos propios. Te hacía creértelo y defenderlo. Abanderaba políticas sociales y la defensa del patrimonio de Aibar, de su pasado y de su futuro”, manifestaba Burguete.

Por su parte, Jesús Mari Usoz y Gabriel Alzueta, concejales de la oposición, ponían de relieve la forma de ser del alcalde, respetuosa y cercana: “A pesar de nuestras diferencias, hemos tenido una relación cordial y muy correcta. Para el pueblo es una pérdida muy importante”.

A pesar de su talante positivo, Pedro Lanas no disimulaba su honda preocupación por la despoblación de las zonas rurales y aprovechaba cada visita oficial del Gobierno de Navarra como una oportunidad para poner el tema urgente sobre la mesa y pedir que no dejaran a la merindad olvidada. Su última lucha en la calle fue por el futuro de su escuela, por mantener las aulas a pesar de no alcanzar el ratio.

“Era un defensor a ultranza de sus ideales, de su gente, de sus proyectos e ilusiones, íntegro y coherente, un trabajador incansable, también al servicio de la comarca, con las ideas muy claras”, subrayaba Ángel Navallas, alcalde de Sangüesa y miembro, como él, de la comisión permanente de la Mancomunidad de Servicios Sociales en esta legislatura.

Aibar le brindará hoy una despedida civil, la primera en la villa. En esto, también ha sido Pedro Lanas consecuente y pionero.