Escocia paraliza sus planes para un segundo referéndum de independencia

La ministra principal declara que esperará al menos hasta que estén claros los términos del ‘brexit’

Miércoles, 28 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

edimburgo- La ministra principal de Escocia, la nacionalista Nicola Sturgeon, aplazó ayer sus planes de promover un segundo referéndum de independencia tras haber perdido más de un tercio de sus escaños en las elecciones generales del 8 de junio.

La líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP) anunció en el Parlamento autónomo de Edimburgo que no legislará de manera “inmediata” en favor de una nueva consulta y aparcará ese proyecto al menos hasta que estén claros los términos del brexit.

El SNP fue la formación más votada en la región en los recientes comicios británicos, aunque perdió 21 de sus 56 diputados en Westminster tras una campaña en la que defendió abrir las urnas entre otoño de 2018 y la primavera de 2019.

El resultado electoral ha hecho que la dirigente nacionalista se replantee ese calendario, aunque considera que cuenta con el “mandato explícito” de los ciudadanos para convocar otro referéndum, tras el que en septiembre de 2014 ganó el no a la independencia con el 55,3% de los votos.

“Quiero que la gente tenga claro que nuestra propuesta no es celebrar un referéndum ahora, o antes de que haya la suficiente claridad sobre nuestras opciones, sino darles la oportunidad de elegir al final del proceso del brexit, cuando haya emergido más claridad”, dijo Sturgeon.

“Las implicaciones del brexitson potencialmente tan profundas que, a medida que se vayan esclareciendo, creo que la gente demandará cada vez más la posibilidad de elegir”, afirmó.

Tres semanas después de unas elecciones en las que el Partido Conservador obtuvo su mejor resultado en Escocia en más de tres décadas, Sturgeon admitió que algunos escoceses necesitan “una pausa en la presión constante de tomar grandes decisiones políticas”.

La dirigente nacionalista centrará sus esfuerzos en los próximos meses en tratar de influir en las negociaciones entre Londres y Bruselas para obtener el mejor acuerdo posible para Escocia. Presionará para encontrar fórmulas que permitan a la región mantenerse dentro del mercado único europeo, a pesar de que el Gobierno británico ha recalcado que su intención es que el Reino Unido abandone ese club comercial junto con la UE.

La ministra principal escocesa busca llevar a cabo el segundo referéndum aproximadamente en 2018, cuando estén todos los términos de salida del bloque comunitario ya organizados. - Efe