Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
críticas a upn y ppn

Canasa redactará los anteproyectos de construcción de la 2ª fase del Canal en 2018

En julio habrá una previsión del número de hectáreas de la zona regable
Barkos desmonta el argumento bronco de UPN y el manipulador del PPN de que el Ejecutivo abandona a la Ribera

Sagrario Zabaleta Echarte / Unai Beroiz - Miércoles, 28 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

El Canal de Navarra, a su paso por Tiebas.

El Canal de Navarra, a su paso por Tiebas. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

El Canal de Navarra, a su paso por Tiebas.La consejera Elizalde y Barkos, ayer en el Parlamento.

pamplona- Uxue Barkos anunció ayer que Canasa (la gestora del Canal, con una participación del 60% Estado y del 40% Navarra) redactará los anteproyectos de construcción de la 2ª fase del Canal en 2018. Recordar este y los próximos objetivos del proyecto le bastaron para desmontar las exposiciones manipuladas del PPN y el argumento bronco de UPN sobre que el Ejecutivo abandona la Ribera.

Barkos también anunció, de acuerdo a las previsiones de Desarrollo Rural, que en julio “se podrá presentar una primera aproximación del número de hectáreas que formarán parte de la zona regable de la segunda fase” tras recoger las decisiones de comunidades de regantes y ayuntamientos. Remarcó que a finales de este año pretende “acordar con el Estado el diseño constructivo y pactar la fórmula de financiación de esta segunda fase”, para lo que pidió unanimidad en el Parlamento sobre la postura que va a defender Navarra en la negociación con el Estado en el marco de Canasa. Y además, informó de que en 2018 aprobarán “la modificación del Plan de Regadío para incluir las hectáreas pendientes de modernizar que no formarán parte del proyecto Itoiz-Canal”.

Este plan de actuación que sucede a la fase de divulgación de los informes sobre las soluciones de agua para la Ribera a través de 40 reuniones mantenidas con regantes y entidades locales entre enero y junio, no sirvieron a Ana Beltrán, que había solicitado esta comisión. Insistió en que “esto es hacer para no hacer nada”;continuó con su discurso reiterativo de realizar las 21.500 hectáreas, de que “el proceso participativo es una trampa del Gobierno”, de que “hay agua de sobra en Itoiz” y de que EH Bildu frena la realización del proyecto. Marisa de Simón (I-E) calificó de “manipulador y frívolo” el discurso de Beltrán, y apoyó el trabajo minucioso de la consejería de Elizalde, “en el que el papel de los regantes debe ser fundamental”.

propuesta sostenible y racionalBarkos se reafirmó en la propuesta técnica que ya contaron el vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, y la consejera de Desarrollo Rural, Isabel Elizalde, en enero sobre soluciones de agua para la Ribera. “La opción técnica más adecuada es la de una tubería enterrada para 15.372 hectáreas, la superficie máxima alcanzable para la dotación de 6.400 metros cúbicos por hectárea”, indicó Barkos. Aunque, la propuesta técnica que defendió el departamento fue la de 10.000 hectáreas -susceptibles a cambios según lo que decidan las comunidades de regantes-.

La presidenta reconoció que “durante la fase de divulgación se ha advertido de una clara oposición de algunos responsables de comunidades por el estudio y por la estrategia diseñada por la Administración”. Pero insistió en algo que no quieren acatar algunos presidentes de comunidades como convocar en asamblea a los regantes para conocer su opinión. “La Ley de Aguas exige que la incorporación o cambio de concesión de una comunidad de regantes debe aprobarse en junta general o contar con la conformidad de los titulares que reúnan la mitad de la superficie”, dijo.

Barkos se sirvió de la hemeroteca para desmontar las argumentaciones del PPN y UPN sobre su defensa de las 21.500 hectáreas. La presidenta recordó que los que hoy defienden esta superficie;en 1999, contemplaban 29.000 hectáreas. “En 2010, con UPN en el Gobierno foral y el PSOE en el central, se acordó un estudio de optimización de las zonas regables y se llevó el proyecto a las 21.500. Son los anteriores gobiernos de UPN, PSOE y PP quienes toman decisiones clave que suponen un retraso y minimización del proyecto sin estar muy claro qué explicaciones se dieron”, indicó. Además, dijo que en 2013 Arias Cañete y Barcina “reconocieron que la obra necesitaba de un redimensionamiento, porque no tenía sentido tal cual se había previsto en sus orígenes”.

Cuando el actual Ejecutivo toma posesión en 2015, se encuentra que “ninguno de los trabajos de definición de la segunda fase se habían acometido”. Por ello, “se elaboró un estudio de alternativas en poco más de un año de acción de Gobierno para resolver estas necesidades que no solucionaron los anteriores ejecutivos”. En su intervención, Javier Esparza (UPN) elevó el tono de voz para insistir en que “la segunda fase del Canal estaría ya terminada, si no fuera porque EH Bildu y la consejera Beaumont boicotearon estas obras”, y recordó que “las juntas directivas de las márgenes derechas del Ebro quieren las 21.500 hectáreas”. Uno de ellos es el presidente del Canal de Lodosa, que según señaló Barkos en 2012 estaba en contra del número de estas hectáreas por perjudiciales. David Anaut (EH Bildu) volvió a recordar el rechazo de su formación a esta infraestructura, pero reconoció que en el estudio del Gobierno hay aspectos negativos y positivos. Entre los favorables, “garantizar agua de boca de calidad y corregir el sistema económico de Canasa”. Desde el PSN, María Chivite abogó por “alcanzar el máximo número de hectáreas -sin cifrarlas-” y achacó a Esparza su posición actual. “UPN debe hacer menos teatro, porque fueron ellos quienes paralizaron las obras”.