Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Bruselas impondrá hacer más reformas para dar ayudas

La Comisión Europea cuenta con sufrir un agujero de entre 10.000 y 12.000 millones de euros tras el ‘brexit’

Jueves, 29 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

bruselas- La Comisión Europea (CE) planteó ligar el desembolso de fondos del presupuesto comunitario a los países al respeto del Estado de derecho, así como dar incentivos a aquellos que apliquen reformas estructurales.

Estas ideas se recogen en un documento de reflexión de 40 páginas sobre el futuro de las finanzas de la Unión Europea (UE) presentado ayer y que advierte de que la salida de Reino Unido supondrá una merma de su volumen justo cuando el bloque se enfrenta a nuevos retos ligados a la crisis de refugiados, al terrorismo o a la seguridad.

“No tendremos a Reino Unido con nosotros, que era un contribuyente neto pese a sus rebates, así que tendremos un agujero de entre 10.000 y 12.000 millones de euros”, dijo el comisario europeo de Presupuesto, Günther Oettinger.

El segundo “agujero”, dijo, vendrá de los “nuevos retos en defensa, control y protección de las fronteras, así que el documento presenta varias opciones para cubrir estos agujeros”.

El documento, de 40 páginas, busca servir de base para el debate entre los Estados miembros y el Parlamento Europeo de cara a elaborar el próximo marco financiero plurianual, que fijará el techo de gasto para los años después de 2020, de modo que lo que hay ahora sobre la mesa son ideas, no propuestas en firme.

La CE pone el foco en mejorar la eficiencia del gasto, revisando los instrumentos de financiación que existen, y las ayudas a la agricultura y la política de cohesión, destinada a reducir las diferencias entre países.

En el último caso, plantea introducir nuevos criterios para otorgar fondos relacionados con los “retos” que afronta la Unión, ya sea desempleo, inmigración o cambio climático.

Este propone, entre otras ideas, utilizar impuestos relacionados con la energía, el medio ambiente o la lucha contra el cambio climático, así como introducir tasas a nivel europeo a la emisión de dióxido de carbono, a los combustibles fósiles, a las compañías eléctricas o a las transacciones financieras.

En todo caso, “no vamos hacia un impuesto UE”, según dijo Oëthinger, quien recalcó, no obstante, que las necesidades no se cubrirán “solo con cambios en el gasto y recortes”. - Efe

Herramientas de Contenido