El ataque al Tribunal Supremo eleva el clima de tensión en Venezuela

El Gobierno anuncia la localización del helicóptero que atacó con granadas el Tribunal Supremo, mientras la fiscal general denuncia “terrorismo de Estado”

Jueves, 29 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

Soldados venezolanos custodian las calles adyacentes del Palacio presidencial de Miraflores.

Soldados venezolanos custodian las calles adyacentes del Palacio presidencial de Miraflores. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Soldados venezolanos custodian las calles adyacentes del Palacio presidencial de Miraflores.

PAMPLONA- La Unión Europea pidió ayer el fin de la violencia en Venezuela e instó a las autoridades y actores políticos venezolanos a abstenerse de iniciativas que polaricen más y aumenten la confrontación en el país.

Los Veintiocho confiaron en que respeten “la Constitución y sus principios democráticos, así como el Estado de derecho, los derechos humanos y las libertades fundamentales”, según un portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior.

La UE lamentó “la violencia y represión diaria que ha sufrido la población del país en los últimos tres meses”. Por ello, los Veintiocho confiaron en que todas las partes “pongan fin con carácter urgente a la violencia y eviten el uso de la fuerza”.

“La violencia solo profundizará las divisiones en el país y pondrá más obstáculos en la vía hacia una solución democrática pacífica”, advirtieron. “Una base común para trabajar en aras de una salida pacífica de la crisis solo se puede encontrar a través del diálogo, la voluntad política y la valentía”.

En ese contexto, la UE dijo que el país “tiene retos urgentes a nivel social, económico, político y de seguridad ,y la población de Venezuela merece ver el final del actual conflicto político”.

Ante el clima de violencia existente, también Naciones Unidas afirmó estar siguiendo de cerca la situación en el país tras el ataque contra el Tribunal Supremo y el Ministerio del Interior.

“Obviamente nos oponemos con firmeza a cualquier tipo de violencia en cualquier lugar”, dijo, preguntado al respecto, Stéphane Dujarric, portavoz del secretario general de Naciones Unidas, António Guterres.

Dujarric dijo que la ONU sigue vigilando “de cerca” la situación en Venezuela, donde setenta y seis personas, según la Fiscalía, han muerto en el marco de las manifestaciones a favor y en contra del Gobierno desde el 1 de abril pasado.

Según las autoridades, este martes un funcionario activo de la policía científica (CICPC) secuestró un helicóptero de esta unidad y sobrevoló el centro de Caracas para disparar contra el Ministerio del Interior y Justicia y después se desplazó al Tribunal Supremo de Justicia, donde lanzó cuatro granadas, de las que tres explotaron.

El supuesto responsable, Óscar Pérez, pidió posteriormente a través de un vídeo la renuncia del presidente, Nicolás Maduro. Mientras, el presidente del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ), el magistrado Maikel Moreno, convocó a los representantes de todos los poderes públicos del país a una reunión de “urgencia” para tratar la “amenaza terrorista” que sufrió dicho organismo y para impedir una “escalada” de violencia.

El TSJ afirmó que solicitará “medidas pertinentes para garantizar la seguridad e integridad” de la institución. Según el Gobierno venezolano, estos ataques forman parte de “una escalada golpista contra la Constitución y sus instituciones”, y denunció “vínculos” con la CIA y la embajada de Estados Unidos en el país caribeño.

Por su parte, la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, dijo ayer que para el Gobierno de Maduro “todo el país es terrorista” y apuntó que, a su juicio, lo que existe es “terrorismo de Estado”, al tiempo que resaltó que “se perdió el derecho a manifestar” y se enjuicia a civiles en justicia militar.

Desde el pasado 1 de abril , Venezuela atraviesa una oleada de manifestaciones a favor y en contra del Gobierno de Maduro, algunas de las cuales han desencadenado hechos violentos que se saldan con 76 personas muertas. Maduro amenazó que se iría “a las armas” en caso de que fuese destruida la revolución bolivariana. - D.N