El Vaticano entra en política y se pronuncia sobre Catalunya

? |

Jueves, 29 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

Parolin, con la vicepresidenta.

Parolin, con la vicepresidenta.

Galería Noticia

Parolin, con la vicepresidenta.

Pamplona- El Vaticano se pronunció ayer sobre el proceso soberanista y el anuncio de un referéndum para el próximo 1 de octubre y consideró que el futuro de Catalunya “es una decisión de todos los españoles”. Ese fue el mensaje que el secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, le transmitió a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, tras una reunión que mantuvieron ambos en Roma.

Sáenz de Santamaría viajó a la capital italiana para acudir al consistorio en el que el Papa Francisco nombró cardenal al arzobispo de Barcelona, Juan José Omella. Por la mañana, la vicepresidenta del Gobierno se reunió con Parolin, el número dos de la Santa Sede y jefe de la diplomacia vaticana, acostumbrado a actuar como mediador en asuntos de política internacional, como el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos o la situación en Venezuela.

Con él intercambió opiniones sobre el anuncio de un referéndum para el próximo 1 de octubre. “El cardenal lo ha estructurado en torno a una cuestión que es fundamental. Ha dicho: ‘España es una decisión de los españoles y del conjunto de los españoles y de la democracia de los españoles. Este es un tema en que todos los españoles tienen que decidir”, aseguró la vicepresidenta en un encuentro con la prensa en la Embajada de España ante la Santa Sede.

El Vaticano, que no desmintió a la vicepresidenta, nunca se había pronunciado sobre la independencia de Catalunya, una cuestión que considera de política interna, y había preferido mantenerse prudente. Los obispos catalanes sí han intentando en los últimos meses ofrecerse como “mediadores” de la cuestión catalana. Incluso el recién creado cardenal aragonés, Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, ha manifestado en repetidas ocasiones la necesidad de “tender puentes” y de trabajar en favor del diálogo.

Aunque el Vaticano no se había pronunciado en ningún momento sobre esta cuestión, los obispos catalanes, con una visión habitualmente distinta a la del resto prelados españoles, publicaron una carta en mayo en la que pedían que se oyesen “las aspiraciones legítimas de Catalunya”.

La vicepresidenta del Gobierno no confirmó si había hablado en privado con el presidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, que también se encontraba en Roma para acudir al consistorio cardenalicio. Ambos estaban invitados a la cena organizada por el embajador español ante la Santa Sede, Eduardo Gutiérrez Sáenz de Buruaga, tras la ceremonia en la Basílica de San Pedro. Un acto protocolario en honor del recién creado cardenal Omella, que también estaba presente.