Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Kepa Yecora Jefe de la Unidad de LGTBI+ del instituto navarro de igualdad del gobierno foral

“Los beneficiarios de la ley no son las lesbianas, gays o transexuales, sino toda la sociedad: se reconoce el derecho a la diversidad sexual”

Kepa Yécora, profesor y referencia histórica en este ámbito, ha asumido la unidad de LGTBI+ en el Instituto Navarro de Igualdad dirigido por Mertxe Leranoz

Txus Iribarren Javier Bergasa - Jueves, 29 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

Kepa Yécora Jiménez, en la plaza de los Burgos antes del acto del 28-J.

Kepa Yécora Jiménez, en la plaza de los Burgos antes del acto del 28-J.

Galería Noticia

  • Kepa Yécora Jiménez, en la plaza de los Burgos antes del acto del 28-J.

pamplona- Navarra, una comunidad siempre conservadora, ha pasado a ser la vanguardia en LGTBI...

-Navarra cuenta por primera vez en su historia que en un acuerdo de gobierno viene recogido la apuesta por la igualdad real de derechos del colectivo LGTBIQ, así como la creación de un servicio específico para la atención de este colectivo. Hasta esta legislatura nunca habíamos oído a una consejera hablar de superar el heteropatriarcado, de poner en valor del trabajo de los movimientos feministas y por los grupos LGTB.

De alguna manera las instituciones y las normas se han puesto al nivel de la sociedad civil o al menos de una parte importante de ella...

-Sí. La tramitación de la ley ha sido atípica. Todos los grupos políticos de la cámara (a excepción del PP) y los grupos LGTBI de Navarra han trabajado a partir de una propuesta del PSN. Ha sido un trabajo intenso, enriquecedor, pero sobre todo necesario. Las parlamentarias ya han manifestado públicamente su satisfacción por el trabajo realizado durante muchos meses de juntarnos todas las semanas, debatir, contrastar con el contenido de las leyes que ya existen en otras comunidades. No todo el proceso ha sido sencillo. Partimos de una situación que ha sido dura para muchas de las personas y es tiempo también para la reparación. El aspecto sanitario no ha sido fácil definir.

En qué sentido…

-En 1990 la OMS quitó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales. Sin embargo, la transexualidad se sigue atendiendo desde el parámetro de la salud mental. Esta ley deja bien claro que la atención a la salud de las personas transexuales y transgénero, sean adultas o menores, sea pública o privada, se regirá por la libre autodeterminación de la identidad sexual y de género. La atención sanitaria se basará en una visión despatologizadora, es decir, en la consideración de que la vivencia transexual y transgénero no es una enfermedad, un trastorno o una anomalía, sino que forma parte de la diversidad humana. Hablamos de acompañamientos, no de pacientes. Hemos contado con Crysallis, con Tanskolore y con Ilota Ledo,tres colectivos de personas tras y familiares de estas, que han trabajado duro para poner reivindicación, contenido, vivencia y corazón a la ley. Salud lleva meses revisando el modelo de atención a las personas transexuales desde los servicios de salud.

¿Qué destacaría del texto legal?

-Es una ley integral que busca garantizar los derechos humanos para todas las personas. LGTBI+ hace referencia además de lesbianas, gays, transgéneros, transexuales, bisexuales e intersexuales, a otras personas que por su orientación sexual, expresión de género e identidad sexual o de género puedan sufrir discriminación. En definitiva, es toda la sociedad la beneficiaria de esta ley, al reconocer y fomentar el derecho a la diversidad.

Los ámbitos de actuación son varios.

-Sí. Recoge medidas en el ámbito social, salud, educativo, juventud, ocio, cultura, deporte, cooperación al desarrollo y ámbito policial.

“Ha sido fruto de un gran trabajo de todos los partidos de la Cámara, salvo el PP, y los grupos de LGTBI”

“Hasta ahora en Navarra no se había oído a una consejera hablar de algo como el heteropatriarcado”

La educación es muy importante, pero también es un campo sensible...

-Sensible y fundamental. En este momento el Departamento de Educación está trabajando en un plan de Coeducación que el año que viene se va a implementar de manera piloto en diferentes centros educativos, extendiéndolo al año siguiente a todos los centros educativos. Ahora viene recogido en esta ley. Además de recoger y articular la necesaria formación y sensibilización de cualquier profesional, busca implicar a toda la comunidad educativa en este objetivo.

¿El profesorado está preparado?

-Hemos visto la ilusión e implicación de decenas de docentes en la elaboración del plan de coeducación y la determinación del departamento en este objetivo. La diversidad es una oportunidad educativa. Tenemos que garantizar para todo el alumnado que el centro educativo sea un espacio libre de toda violencia, pero debemos cuidar que la práctica docente sea respetuosa con todas las opciones sexuales, que contemple la diversidad sexual y de género. Ahora toca formarse y saber responder adecuadamente a este reto. En este objetivo el papel de la Administración, de los centros, del alumnado y de las familias es fundamental. Hay que dotarles de herramientas, recursos y estrategias para educar en la diversidad. Tanto el Plan de Coeducación domo el propio Decreto de Salud Sexual y Reproductiva (2016) va en esa línea.

¿Las nuevas generaciones son más integradoras y tolerantes en esto?

-Estamos avanzando. La diversidad sexual y de género es más visible que nunca, pero seguimos viendo episodios de violencia directa e indirecta, cuyo origen está relacionado con la discriminación por género o por diversidad afectivo sexual. La sentimos, vemos y padecemos en las aulas, pero no conocemos el alcance real en Navarra. La Ley recoge la realización de un estudio de la realidad LGTBI+ que analice la percepción que se tiene de estas cuestiones por parte de toda la comunidad educativa.

También se incluyen conceptos inspirados por ejemplo en la Memoria Histórica como la “reparación” de discriminaciones sufridas.

-Exacto. Hablamos de reparación. Hemos sido, y por desgracia seguimos siendo, un colectivo que hemos vivido humillación, agresiones, violencia. Hasta hace bien poco a las personas LGTB se nos encarcelaba. Esta ley modifica la Ley Foral 33/2013 de reconocimiento y reparación moral de las ciudadanas y ciudadanos navarros asesinados y víctimas de la represión a raíz del golpe militar de 1936, incluyendo la creación de una sección documental específica relativa a la memoria LGTBI+

Por desgracia hoy en día también se han detectado varios delitos de odio y agresiones a personas por su opción sexual en Navarra...

-La ley incide en la necesidad de formar, sensibilizar, visibilizar la diversidad, prevenir el acoso, educar en el respeto y la igualdad… pero también contempla la posibilidad de sancionar cuando se determine que han existido infracciones administrativas, cuyo contenido viene recogido en varios capítulos.

Se ha creado una Unidad de Igualdad LGTBI…¿Cuáles son sus prioridades?

Este gobierno cambió la estructura del Instituto Navarro para la Igualdad (INAI) incluyendo las políticas LGTBI entre sus objetivos. Mi primera responsabilidad como Jefe de esta Unidad ha sido el ir tomando el testigo y dar continuidad al trabajo realizado por mis compañeras. Ahora, con la ley aprobada, es el momento de ir viendo el desarrollo de la Unidad y la estructura necesaria para una correcta aplicación de la norma. Además de un análisis de la situación debemos establecer un plan de acción. La Ley establece un año para su realización. Después del verano queremos crear el Consejo Navarro LGTBI+ y presentar una Guía de acompañamiento y atención a personas transexuales. Tenemos muchos objetivos, ahora falta materializarlos.

Herramientas de Contenido