Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

en marcha las fiestas de Barañáin

Un cohete multitudinario para visibilizar la discapacidad en Barañáin

Anfas dio comienzo ayer a las fiestas de la localidad, que durarán hasta el domingo, ante una plaza repleta

Cristina Jiménez / Oskar Montero - Jueves, 29 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

Arantxa Montera, inquilina del piso supervisado, prendió la mecha de tres cochetes, aunque aseguró que "habría prendido muchos más".

Arantxa Montera, inquilina del piso supervisado, prendió la mecha de tres cochetes, aunque aseguró que "habría prendido muchos más". (Oskar Montero)

Galería Noticia

  • Arantxa Montera, inquilina del piso supervisado, prendió la mecha de tres cochetes, aunque aseguró que "habría prendido muchos más".
  • Arantxa Montera, inquilina del piso supervisado, prendió la mecha de tres cohetes, aunque aseguró “que ella habría prendido muchos más”.

Barañáin- Un chupinazo inclusivo dio inicio ayer por la tarde a las fiestas de Barañáin. Subidas al balcón del Ayuntamiento, a las siete de la tarde, Mª Ángeles, Arantxa y Tatiana fueron las encargadas de prender la mecha: tres de las cuatro mujeres con discapacidad intelectual que comparten un piso supervisado en la localidad, cedido a Anfas por el Gobierno de Navarra. La vivienda es coordinada por Soraia Martínez, educadora y trabajadora de Anfas, que se mostró agradecida: “De cara al verano necesitamos muchos voluntarios y este tipo de actos nos da voz como asociación y ayuda a visibilizar nuestra labor”, aseguró. A la cita acudió asimismo el gerente de Anfas Gerardo Posada, quien afirmó que “es un orgullo y un honor lanzar el cohete en un pueblo tan importante como Barañáin, con el que tenemos una relación muy intensa y de muchos años. Es una oportunidad que tenemos que aprovechar y estamos felices”. Arantxa Montera, una de las inquilinas del piso, también enfatizó la buena acogida de los vecinos de Barañáin hacia ellas: “Ha sido bonito para nosotras porque todas las personas con discapacidad de este pueblo nos sentimos muy queridas y apoyadas. Para mí ha sido muy especial”. Por su parte, Mª Ángeles Gorricho, compañera de Arantxa, explicó orgullosa que “conforme se iba acercando el momento, más nerviosa estaba. Me he leído muchas veces lo que tenía que decir y al final me ha salido bien”.

El cohete fue recibido por una plaza abarrotada de familias y cuadrillas. La lluvia respetó la apertura de las fiestas, aunque estará presente en los próximos días. Idoia Bacaicoa, joven vecina de Barañáin expresó su alegría por la llegada de las fiestas: “Llevábamos mucho tiempo esperando y el mal tiempo no va a estropearnos estos días”. “Vamos a participar en las comidas populares organizadas y el sábado tenemos comida autogestionada con los diferentes barrios de Iruñerria”, explicó Iranzu Morentin, de la misma cuadrilla. Los jóvenes caldearon los momentos previos al chupinazo y entonaron típicos cánticos festivos y osasunistas, mientras regaban al público con distintos mejunges al más puro estilo sanferminero. Entre la gente, varios kilikis hicieron correr a muchos desprevenidos. La banda sonora corrió a cuenta de la txaranga Igandea, que segundos después de estallar el cohete, desde el escenario situado junto al Ayuntamiento, animaron el ambiente con su música: “Tocamos de miércoles a viernes para guiar a los txikis al toro de fuego y a las doce de la noche hacemos una kalejira por el pueblo”, explicó David Cerro, miembro de la banda. A su lado, las cuatro figuras de la Comparsa de gigantes y cabezudos de Barañáin vigilaban la plaza. “Durante las fiestas salimos todos los días y el resto del año también acudimos ocasionalmente a otras localidades”, comentó Javier Mateo, participante en el grupo. Junto a ellos, instantes después de las siete de la tarde, se realizó un brindis feminista en el puesto del colectivo Hagin, en el que se repartieron pegatinas y folletos informativos por unas fiestas libres de agresiones sexistas. “Hemos organizado una comida de mujeres el viernes para reivindicar el espacio público de la mujer en las fiestas. Queremos unas fiestas libres de agresiones y estamos hartas de soportar a gente que no respeta. Hacemos un llamamiento a toda la gente a no callarse ante cualquier forma de violencia sexista”, explicó Ekhiñe García, participante del colectivo.

Herramientas de Contenido