Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

“Es difícil declararse en rebeldía cuando uno cumple la ley”

El Gobierno foral no remitirá su contabilidad al Tribunal de Cuentas por ser una “competencia” de Comptos
Barkos recuerda que “es una polémica vieja”
La Constitución, el Amejoramiento y la Ley de Comptos avalan la postura del Ejecutivo
Miguel Sanz ya advirtió de que si este Tribunal, que amenaza ahora con imponer una multa, viniera a Navarra, ordenaría a la Policía Foral que lo impidiera

Javier Encinas - Viernes, 30 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

El consejero de Hacienda, Mikel Aranburu, y Uxue Barkos, a las puertas del Parlamento.

El consejero de Hacienda, Mikel Aranburu, y Uxue Barkos, a las puertas del Parlamento. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

El consejero de Hacienda, Mikel Aranburu, y Uxue Barkos, a las puertas del Parlamento.

pamplona- El Gobierno de Navarra tuvo que salir ayer a desmentir la última polémica sin fundamento generada desde Madrid. Una información publicada por el diario El País aseguraba que el Ejecutivo foral “se ha declarado en rebeldía” ante el Tribunal de Cuentas “al negarse a facilitarle la documentación” que, de forma reiterada, le ha pedido este órgano estatal en relación con las cuentas de 2014 y 2015.

Ante el desmedido contenido publicado por este periódico, la presidenta de Navarra, Uxue Barkos, y el consejero de Hacienda, Mikel Aranburu, recalcaron que esta labor fiscalizadora es competencia exclusiva de la Cámara de Comptos.

“Está bien acreditado tanto en la Lorafna (la Ley de Amejoramiento del Fuero), como en la Ley de la Cámara de Comptos y en la adicional primera de la Constitución que las cuentas de las instituciones navarras son auditadas por la Cámara de Comptos”, subrayó Barkos, quien negó categóricamente que su Gobierno haya optado por cualquier tipo de insumisión. “Es difícil declararse en rebeldía cuando uno cumple la ley”, añadió.

La presidenta, en declaraciones al comienzo del pleno del Parlamento, recordó que “ésta es una polémica ya vieja y antigua que ha enfrentado en más de una ocasión al Gobierno de Navarra con el Tribunal de Cuentas en una interpretación que entendemos que no se ajusta a la normativa vigente”.

“Estamos obligados a cumplir la Lorafna, que en su artículo 18 bis establece clarísimamente que es la Cámara de Comptos quien fiscaliza las cuentas de las instituciones navarras, en este caso del Gobierno”, abundó la presidenta en sus explicaciones. Agregó que también lo establece así “la propia ley de la Cámara de Comptos” y que la posición de su Ejecutivo está avalada asimismo “por la Constitución, que en la adición primera queda bien recogido”.

posición firmeEl Tribunal de Cuentas se dirigió por última vez al Gobierno de Navarra el pasado 24 de marzo. Entonces, le solicitó también la documentación relativa a los planes de ajuste aplicados en 2012.

Seis días más tarde, el 30 de marzo, el consejero Aranburu contestaba por carta que no procedía remitir dicha documentación “por no ser el Tribunal de Cuentas órgano competente en Navarra para proceder a dicha fiscalización”.

El titular de Hacienda le recordaba que el anterior Gobierno foral, dirigido por UPN, había obrado de la misma forma antes otras pretendidas actuaciones fiscalizadoras de los años 2013 y 2015.

Pese a los sistemáticos rechazos de todos los gobiernos navarros a someterse a la fiscalización del Tribunal de Cuentas, ha sido recurrente que este órgano intente entrometerse en la labor de control que ejerce Comptos con acreditada solvencia. De hecho, en los primeros años de este siglo, el entonces presidente Miguel Sanz advirtió al Tribunal de Cuentas de que si viniera a Navarra a fiscalizar la acción del Gobierno, ordenaría a la Policía Foral que le impidiera su acceso.

Esta misma postura es la que mantiene Barkos, que ayer anunció que “la posición de este Gobierno va a ser firme, como siempre lo ha sido, en el cumplimiento estricto de la ley”.

“No es negarse a dar información, sino defender la competencia de la Cámara de Comptos, que es la competente en este asunto”, continuó la presidenta, que recordó que “otros gobiernos lo han hecho, incluso con acuerdo de Gobierno”.

Por su parte, el consejero Aranburu dijo que, al igual que ha actuado él, “hay cartas de mis predecesores en el cargo como consejeros que han contestado en los mismos términos que hemos contestado nosotros”.

“Nosotros no somos comunidad de régimen común, sino que nos regimos por la Ley de Amejoramiento del Fuero, donde se recoge expresamente que las competencias de fiscalización externa de las cuentas de la Comunidad Foral corresponde a la Cámara de Comptos”. A su juicio, “se trata de una cuestión competencial, no tanto del Gobierno, sino entre órganos fiscalizadores”.

Destacó que en esta forma de proceder no hay “rebeldía ninguna”. “Nosotros estamos colaborando con la Intervención General del Estado semanalmente facilitando todas las informaciones, porque tiene competencia, o con la AIReF (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal”.

sin fundamentoAl desmentido categórico del Gobierno se sumó la Cámara de Comptos. En el artículo que se reproduce íntegro en la página siguiente, su presidenta Asun Olaechea precisa que es “competencia exclusiva” de esta institución la tarea de fiscalizar las cuentas de Navarra. No pasa por alto Olaechea que esta cuestión competencial fue “uno de los asuntos más espinosos” en la negociación del Amejoramiento, que se resolvió finalmente con el compromiso de que Comptos remita al Tribunal de Cuentas “el resultado de sus actuaciones”.

“El conflicto ahora planteado no dejar de ser sino una confrontación más, estéril y sin sentido”, considera Olaechea, que atribuye este nuevo intento del Tribunal de Cuentas al desconocimiento de la ley.

Ajeno a estas explicaciones, el pleno del Tribunal de Cuentas resolvió ayer que no sea el Departamento de Fiscalización, sino su presidente, Ramón Álvarez de Miranda, quien requiera esta documentación personalmente a Barkos. Avisa de que tendrá 15 días para enviársela. En el previsible caso de que el Gobierno foral no se la remita, el Tribunal amenaza con imponer una multa.

Últimas Noticias Multimedia