debate del estado de la ciudad debate del estado de la ciudad

Las fuerzas del cambio reiteran su apuesta conjunta por una Iruña más justa y abierta

Manifiestan su compromiso por afianzar “aún más” las políticas sociales y equilibrar los barrios

El alcalde reconoce errores, pero afirma que quedan “los mejores años” para seguir trabajando

M. Salvo/ P. Gorría Javier Bergasa - Viernes, 30 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

El alcalde Joseba Asiron, junto al concejal Aritz Romeo, ayer en el pleno del estado de la ciudad.

El alcalde Joseba Asiron, junto al concejal Aritz Romeo, ayer en el pleno del estado de la ciudad.

Galería Noticia

El alcalde Joseba Asiron, junto al concejal Aritz Romeo, ayer en el pleno del estado de la ciudad.

“Gobernar no es fácil cuando se hace al alimón de 4 fuerzas” “He visto a un alcalde KO, muy tocado, que no hace nada importante” “Ojalá en 2030 se note que contribuimos a una ciudad mejor” “Ustedes nos obligan a coincidir con UPN por lo mal que lo hacen” “El cambio se afianza en la ciudad, pero todavía quedan cosas por hacer” “Hay que profundizar en la resolución de los problemas de la mayoría”

Pamplona- Los grupos del cambio en el Ayuntamiento de Pamplona reiteraron ayer su compromiso, en el ecuador de la legislatura, por salvar las diferencias políticas de los últimos meses y trabajar de forma conjunta para conseguir una nueva Iruña más abierta, solidaria y justa, no solo con vistas a 2019, cuando concluye el mandato, sino de cara al futuro a medio y largo plazo, como “piden los ciudadanos”.

Esta declaración de intenciones fue realizada ayer en el Debate del Estado de la Ciudad por el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, y reiterada después por el resto de portavoces de Geroa Bai, Aranzadi e I-E. Asiron, que inició el debate con una intervención de 37 minutos, afirmó que “estoy convencido de que este año el cambio se ha afianzado”, y detalló que en todos los proyectos que se han impulsado la “prioridad era mejorar la calidad de vida de los habitantes de Pamplona”, sobre todo de “aquellos que están en peor situación”. Citó así que la tasa de paro ha bajado un 0,7% respecto a 2016, y que la actividad económica ha repuntado.

En el plano económico, precisó que los ingresos han subido un 4,6% y las inversiones un 32%, mientras que el gasto solo se ha visto afectado en un 1,5% más, lo que, demuestra, que “se ha administrado mejor”, porque, de hecho, “se ha reducido la deuda de 102,12 millones en 2014 a 86,05 millones en 2016. “Son datos que confirman que el cambio se afianza” e indican un “repunte de la actividad económica y un clima de confianza”, dijo, aunque “huyendo de triunfalismos, queda mucho por hacer en el ámbito social”.

El alcalde citó que las “intervenciones en la ciudad” se centran en seis grandes líneas. Así, en políticas sociales destacó como “prioridad absoluta”, el Plan de Infancia, , el diseño de un nuevo modelo de Atención Primaria en las Unidades de Barrio, que comenzó en Chantrea y Milagrosa y se extenderá a todos los barrios;el parque de vivienda municipal para emergencia social, que quieren que llegue “a 125 a finales de este año”, o el nuevo comedor social previsto en la calle Del Carmen, así como la remunicipalización del SAD.

Una segunda línea se basa en “construir la ciudad desde los barrios”, y citó que en 2017 se prevén intervenciones por unos 1,3 millones (Erdigune en San Jorge y Edusi en Milagrosa, por ejemplo). En tercer lugar citó la línea del compromiso con la sostenibilidad, energías renovables y la rehabilitación urbana y de parques y jardines, porque “las ciudades están obligadas a ser más sostenibles,”. Citó, así el nuevo plan de ahorro en consumo de agua, y la movilidad, la “mayor apuesta” para cambiar la ciudad cautiva del tráfico “que habíamos heredado”.

En cuarto lugar, apostó por la participación ciudadana, destacando los procesos abiertos para rehabilitar los barrios y los proyectos de gestión de Antzara, Salesianas y Redín y Cruzat, amén del Libro Blanco de los Sanfermines. En la línea cultural, destacó el proyecto Iriartea para poner en valor la colección de arte contemporáneo y el nuevo modelo de gestión de los civivox, donde “ha aumentado un 21,1% el número de usuarios”, mientras que en último lugar se centró en la Memoria Histórica y convivencia, con cuyas actuaciones “Pamplona ha sido la punta de lanza del Estado”, en cuestiones como la exhumación de Mola y Sanjurjo, etc.

Destacó también Asiron que “antes de fin de año” se van a colocar las placas en memoria a los asesinados por ETA, y citó su nueva apuesta por un “nuevo modelo” de Policía Municipal, con “agentes de referencia” en los barrios y con un cambio de imagen corporativa, y su lucha contra la violencia de género”.


Joseba Asiron (EH Bildu)

“No hay caos, sino una manera de hacer las cosas justa y honrada”

En el capítulo de hacer autocrítica, el primer edil reconoció que se han podido “cometer errores”, aunque las decisiones tomadas, las acertadas y las que no, “siempre partieron del criterio inicial de que fueran justas y honradas”, y añadió que “gobernar no es fácil”, y menos aún “cuando se hace al alimón entre cuatro equipos tan diferentes”, dijo, un gobierno plural que, si bien dijo “es una garantía de riqueza”, exige “un sobreesfuerzo para llegar a acuerdos”. De hecho, el alcalde se comprometió a “restaurar la confianza de los grupos del Equipo de Gobierno”, a quienes pidió “anteponer los intereses de la ciudad” a los políticos. Porque “más allá de la alternancia de UPN y PSN”, se ha demostrado, según opinó, que “no hay caos, sino una manera de hacer las cosas justa y honrada”.

Itziar Gómez (Geroa Bai)

“Hay que plantear el futuro de Pamplona a medio y largo plazo”

La portavoz de Geroa Bai, Itziar Gómez, recordó que la apuesta de Pamplona tiene que tener grandes miras, el horizonte 2030, en la línea de la Agenda de Desarrollo Sostenible que marca la Asamblea General de las Naciones Unidas y que apuesta por que las ciudades sean “inclusivas, seguras, resalientes y sostenibles”. Quiso referirse a ello porque “no debemos perder la perspectiva global a la hora de afrontar la gobernabilidad local”, resaltó, y porque hay que plantear el futuro de Pamplona a “medio y largo plazo, al margen de quien ocupe el sillón presidencial de este salón en cada momento”. Porque “las ciudades estamos llamadas a ser los espacios centrales del cambio”, con unos servicios públicos “más sostenibles” y nuevas prácticas de gobernabilidad “más democráticas”.

“En esta apuesta estamos”, dijo Gómez, quien destacó proyectos como DUSI, en la Milagrosa, el Efidistrict de la Chantrea, en materia de renovación urbana, y la apuesta por una nueva movilidad y diseño de la ciudad “que depende de todos”.

Y este escenario de cambio y de transformación para el futuro que exige Iruñea “poco tiene que ver con banderas, procesiones y cuadros”, opinó en referencia a las polémicas creadas por la oposición y que calificó de “debates de aldea”. Fue crítica también la portavoz de Geroa Bai con las formaciones del cambio. Señaló así que “la ciudadanía nos ha otorgado una oportunidad de oro para abordar los retos realmente estratégicos”, y hay que “saber hacerse las preguntas” y “superar las particularidades y buscar siempre la medida para la satisfacción del interés general”. Destacó como “anécdota” el caso de Pío XII que evidenció la crisis de gobierno, y que “ensombreció” la gestión realizada en “materia de movilidad sostenible”, y en otras actuaciones referentes a juventud, el ocio nocturno, barrios, el Plan de Infancia, las EEII, o en Memoria Histórica.

“Ojalá que en 2030, Pamplona pueda decir que nosotros contribuimos, con modestia pero con convicción, a hacer una ciudad más inclusiva, segura, más resilente y mas sostenible”, concluyó.

Alberto Labarga (Aranzadi)

“La ciudad había perdido su tejido social”

Alberto Labarga, quien coincidió con Asiron en que “el cambio se afianza pero quedan cosas por hacer”, fue rotundo: “Seguimos comprometidos con el cambio”. El portavoz de Aranzadi indicó que “hay que valorar lo que se ha hecho” y “tenemos dos años por lo menos para conseguirlo” en claves como la “regeneración democrática, el rescate ciudadano o el impulso a un modelo de ciudad sostenible”. Enumeró las actuaciones realizadas en participación ciudadana, en diversidad cultural o los proyectos futuros en materia de movilidad, todo ello para “transformar una ciudad y revertir los años de un modelo neoliberal” en los que Iruñea “había perdido su papel como tejido social”. Por eso apostó por un Plan de Ciudad, donde se refleje la Pamplona pionera en “perspectiva de género, en atención a la diversidad o los colectivos LGTBI”.


Edurne Eguino (I-E)

“Reafirmo mi compromiso con el cambio, más allá de la frontera de 2019”

La portavoz de I-E, Edurne Eguino, recordó dos grandes proyectos realizados en 2016 y que darán sus frutos “como la asunción directa del SAD” y el “nuevo modelo” de atención en las Unidades de Barrio, así como el aumento de atenciones a menores y familias necesitadas, que ha supuesto aumentar las partidas en todos los ámbitos, y con un salto cualitativo en lo que a ayudas de emergencia social se refiere, mientras que la oposición “ha utilizado el discurso de criminalizar la pobreza”, recriminó. Eguino señaló que según los datos “casi un tercio de la población está en riesgo de pobreza”, y entre “ese tercio hay muchos votantes de UPN y PSN y ustedes no tienen ninguna iniciativa con respecto a ellos”, recriminó. “Reafirmo mi pleno compromiso y fidelidad con el programa del cambio”, dijo, “no solo a corto plazo sino con una mirada mucho más allá del 2019, superando las fronteras de los partidos políticos”.