Música

Working rap hero

Por Javier Escorzo - Domingo, 2 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

CONCIERTO DE BRICK PAKO &OSSIAN &KASE O

Fecha: 24/06/2017. Lugar: Ciudadela. Incidencias: Buenísima entrada para un festival que de rap en español, un género para el que no suele haber demasiada oferta en nuestra comunidad, aunque por lo que se vio, demanda hay más que de sobra. Muy buen ambiente durante las más de cinco horas que duró el festival.

El sábado se celebró el último de los tres grandes eventos que han tenido lugar en la Ciudadela. Si las dos anteriores citas habían albergado distintas propuestas de rock (el Iruña Rock Festival y el Salud y Rock &Roll), en esta ocasión el protagonista fue el hip hop, un género que cuenta con gran aceptación en Navarra, como demostró la gran entrada que se registró en el parque situado en el corazón de nuestra ciudad. El cartel era compartido y el primero en actuar no fue otro que Brick Pako. El artista, nacido en Senegal pero afincado desde hace años en Pamplona, acaba de publicar su primer disco en solitario, sin que ello signifique el final de su aventura con Benation. El álbum se titula Siki Saka y contiene trece nuevos temas. En la Ciudadela sorprendió con su propuesta, festiva y siempre bailable, que también cuenta con reivindicaciones políticas. Mensajes optimistas que podrían sintetizarse en el tema No tires la toalla, incluido en su recién editado trabajo. Los segundos en actuar fueron los zaragozanos de Ossian. El nombre proviene de un antiguo dios irlandés, aunque su música es mucho más terrenal: letras pegadas a la realidad de la calle, que no vuelven la cara a los conflictos sociales y económicos, con referencias, por ejemplo, al Cojo Manteca y a los manifestantes de hoy en día, críticas a los políticos y loas a sus padres, de quienes alabaron su capacidad de sacrificio y trabajo. Supieron sobreponerse a varios problemas técnicos que les obligaron a detener su actuación en dos ocasiones.

Y finalmente le tocó el turno a Kase O, la indiscutible estrella de la noche. El maño está en plena gira de su último disco (El círculo, 2016), que, no lo olvidemos, tuvo su primera cita en la Zentral, agotando las entradas allá por noviembre del año pasado. No fue una sorpresa, por tanto, la gran cantidad de público que se congregó en la Ciudadela. Javier Ibarra estuvo acompañado por El Momo en la voz y R de Rumba en las bases, y cimentaron la mayor parte del repertorio sobre su último álbum, con temas como Intro (El círculo), Esto no para o Yemen. Huyendo de los estereotipos del hip hop, Kase O es capaz de mostrarse frágil en sus canciones, como hizo en ‘Guapo tarde’, en la que repasó algunos episodios de su adolescencia (sin esquivar los complejos que le asolaron). Invitó a la audiencia a amarse, besarse y abrazarse en Amor sin cláusulas, con excelente base trip hop. Hubo también llamamientos a la paz mundial, con referencias a Siria, Libia o Irak, y exhortaciones a ayudar a la gente más cercana. Esa puede ser otra característica de de la música de Kase O, el mensaje positivo que acaba flotando entre la negatividad que habitualmente impregna este género. Los momentos más emotivos llegaron con miradas al pasado (Chúpala) o, ya en los bises, Viejos ciegos, con Xhelazz y Sho-Hai. Un gran concierto de un artista que, a fuerza de trabajar y rimar, se ha convertido en un auténtico héroe del hip hop.