Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

“Les molestáis, les dais miedo y más que les daréis”

Puigdemont sitúa a los Ayuntamientos como la “garantía” del referéndum en un acto ante medio millar de alcaldes independentistas

Jesús Barcos - Domingo, 2 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

Forcadell, Puigdemont, y Junqueras, llegando al acto en la Universidad de Barcelona.

Forcadell, Puigdemont, y Junqueras, llegando al acto en la Universidad de Barcelona. (Foto: Efe )

Galería Noticia

  • Forcadell, Puigdemont, y Junqueras, llegando al acto en la Universidad de Barcelona.

BARCELONA- El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, reivindicó ayer el derecho de los catalanes a decidir su futuro en las urnas el 1-O y dijo que el Estado reacciona con amenazas porque se da cuenta tarde de que el proceso soberanista iba en serio y ahora tiene miedo: “Y más que daremos”.

Al clausurar el acto de apoyo al referéndum de las entidades municipalistas ACM y AMI, Puigdemont afirmó ante medio millar de alcaldes que “el Estado tiene un problema con la democracia” y que además tiene miedo de que los catalanes se expresen en un referéndum.

Desde el Paraninfo de la UB, atribuyó ese miedo a que “cuando la gente sale a la calle y a votar, no defiende lo que quiere el Gobierno central”, al tiempo que proclamó que el independentismo es el primer movimiento sociopolítico en España que va “de abajo hacia arriba”.

EL ESTADO NO TIENE “LA GENTE” En su discurso, Puigdemont dijo que el Estado cuenta con jueces, fiscales, abogados del Estado, diplomacia, ‘lobbies’ económicos y cloacas -dijo-- con las que se siente fuerte, pero no tiene “lo más importante, que es la gente”.

“Han pasado de la mofa a la amenaza, al estado de amenaza, que es la demostración mas clara de otro estado: el estado del miedo de quien lo creía todo controlado pero se da cuenta de que no es así”.

Puigdemont constató la voluntad de los alcaldes independentistas catalanes de escuchar y atender sin pedir antes qué opinión tienen sus vecinos sobre la independencia, y la contrapuso al Gobierno central, “que, en función de la respuesta, trata como ciudadanos de primera o como ciudadanos de segunda”.

“ROER LA DEMOCRACIA”En un juego de palabras, dijo que la disyuntiva que el Govern propone a la ciudadanía obliga a elegir entre urnas o ‘arnas’ (polillas, en catalán): “Las polillas que van royendo la democracia o las urnas que refuerzan la democracia y la hacen ganadora”.

Puigdemont subrayó que el referéndum debe servir para escuchar la voluntad del conjunto del pueblo de Catalunya, “las verdaderas personalidades del país”, en referencia implícita al reciente manifiesto firmado por un centenar de miembros del mundo político, jurídico y empresarial pidiendo que no se lleve a cabo el 1-O y que la Generalitat busque un acuerdo con el Gobierno central.

En el mismo acto, el vicepresident de la Generalitat, Oriol Junqueras, aseguró que el Estado podría “colapsar” si opta por la vía de la represión para impedir el referéndum convocado por el Govern.

Para Junqueras, sólo existe una legalidad, la de los derechos humanos, y la posición ilegítima es la de quienes “no quieren que la gente hable, porque no les importa lo que la gente piensa y siente”. Según el líder de ERC, el Govern tiene las capacidades para asumir las responsabilidades que debe asumir.

PP y CS VEN un acto fRACASado

El Gobierno Central consideró que este acto celebrado en Barcelona fue “una iniciativa fracasada”, por quedar muy lejos de las expectativas de sus organizadores.

En este sentido, fuentes del Ejecutivo central apuntaron que al acto celebrado en el paraninfo de la Universidad de Barcelona acudieron muchos menos alcaldes de los previstos, y en su mayoría procedentes de poblaciones pequeñas que, en conjunto, representan apenas un tercio de la población catalana.

Por su parte la líder de Ciudadanos en Catalunya, Inés Arrimadas, afirmó que dicho acto reflejó precisamente que no habrá votación el 1-O, porque “representan a municipios en los que viven el 43% de la población” catalana. Según Arrimadas “cada vez son menos” quienes asisten a actos como éste, y lo considera una prueba de que finalmente no se votará el 1 de octubre.

Por su parte, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, acusó al Gobierno de “criminalizar” la movilización política en Catalunya por su forma de reaccionar a la convocatoria del referéndum. Para Iglesias “en democracia, que los ciudadanos se movilicen debería ser normal, y la criminalización del derecho de reunión y del derecho de manifestación nos parece una barbaridad incompatible con la democracia”. Según Iglesias, en un momento “constituyente” como éste “hace falta articular de manera fraterna un proyecto de país donde Catalunya como nación pueda tener su reconocimiento”

Herramientas de Contenido