Beatriz Zudaire jugadora navarra de la selección española de baloncesto en silla de ruedas

“El seleccionador me miró y me dijo: ‘Eres muy pequeña, pero confiamos en ti”

Beatriz Zudaire (8/6/2000) acaba de vivir su primera gran experiencia con la selección disputando el Europeo de Tenerife, en el que fue la jugadora más joven del torneo

Iñigo Munárriz - Martes, 4 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Beatriz Zudaire pelea por un rebote en el pasado Europeo de Adeje, Tenerife.

Beatriz Zudaire pelea por un rebote en el pasado Europeo de Adeje, Tenerife. (Foto: D.N.)

Galería Noticia

Beatriz Zudaire pelea por un rebote en el pasado Europeo de Adeje, Tenerife.

PAmplona- La última vez que la selección española femenina de baloncesto en silla disputó un Mundial Beatriz Zudaire todavía no había nacido. Fue en Stoke Mandeville (Inglaterra), en el año 1994. Esta asignatura pendiente del basket nacional se aprobó el pasado jueves cuando las chicas de Abraham Carrión vencieron a Turquía, logrando el quinto puesto y por tanto el billete para el Mundial.

El Europeo de Tenerife fue su primera gran experiencia internacional. ¿Qué balance hace?

-Increíble. Es verdad que estuve en el Europeo de Atri, pero era un Europeo B, de tres días, nada en comparación a lo que ha sido éste. Hemos estado concentradas un mes entre entrenamientos y campeonato. Ha sido increíble el ambiente del equipo y hemos conseguido el objetivo.

Además, usted era la más joven de todo el torneo.

-Me enteré en la concentración. Me dijeron: eres la más pequeña (risas), la verdad que no me lo esperaba.

¿Se sintió cómoda en la pista o pasó nervios?

-En el primer partido, que además jugamos el inaugural después de la ceremonia de apertura y que salí en el quinteto inicial, sí que estaba nerviosa pero conforme fueron pasando los partidos mucho mejor, mucho más cómoda en la pista.

Ese primer partido, ante Turquía (82-10), supuso el triunfo más abultado de la historia de la selección. ¿Cómo vivió ese encuentro histórico?

-Con muchos nervios. Salimos enchufadas al partido desde el principio, sabíamos que era importante ganarlo, estábamos muy motivadas, con ganas de jugarlo porque era un partido muy bonito, con mucha gente viendo. Estaban en la gradas los familiares, fue un partido precioso.

¿Fueron sus familiares?

-Sí, mis padres y mi hermano.

Después llegaron derrotas ante Alemania, Francia, Gran Bretaña y Holanda. ¿Qué sucedió durante esa racha negativa?

-Dentro de esos partidos sabíamos que había algunos más difíciles de ganar, por ejemplo Holanda, que tienen un nivel muy alto. Contra Francia íbamos con ganas de ganarles pero no salimos todo lo bien que deberíamos y pasó factura en el partido. Y los dos que nos quedaban fueron más de lo mismo.

El que más rabia da, porque lo tuvieron en la mano, fue el de Francia.

-Sí, Francia era parte de nuestro objetivo en el Europeo. No salimos muy bien a la pista, remontamos y a falta de dos minutos solo perdíamos de dos y eso sí que fue un pena... para el siguiente Europeo.

De todos modos, se logró el objetivo, que era clasificarse para el Mundial.

-Era el mayor objetivo de todo el Europeo: conseguir la clasificación para el Mundial, que hace muchísimos años que no se había conseguido. Eso fue lo mejor.

Concretamente, 24 años sin clasificarse. En cierto modo, han hecho historia.

“Iba asustadísima al primer partido, pero también con mucha ilusión”

“Conseguir la clasificación para el Mundial, y en mi primer Europeo, ha sido genial”

beatriz zudaire

Jugadora de baloncesto en silla

-La clasificación para el Mundial era algo que hace muchísimo que no se conseguía y era nuestra oportunidad. Conseguirlo, y en mi primer Europeo, ha sido genial.

Tras 24 años ya tocaba...

-Sí y jugando el Europeo en casa... mejor imposible.

¿Qué les dijo Abraham Carrión, el seleccionador?

-Estábamos todos muy contentos. En cuanto acabamos el partido estuvimos celebrándolo como se merece un clasificación para el Mundial.

¿El seleccionador antes del Europeo le dijo algo? ¿Le habló del rol que iba a desempeñar?

-En particular no me dijo gran cosa. Es verdad que en el primer partido ante Turquía, cuando estábamos en el vestuario dijo el quinteto inicial en el que yo estaba, me miró y me dijo: “Sé que eres muy pequeña pero confiamos en ti”. Llevamos mucho tiempo entrenando, sabíamos lo que teníamos que hacer cada una en la pista, así que nada en particular.

Ese “eres muy pequeña pero confiamos en ti”, ¿le dio seguridad o más nervios?

-No sé (risas), un poco de todo. Muchos nervios porque iba asustadísima al primer partido pero también con mucha ilusión.

¿Sigue combinando el basket y la natación?

-Este año he estado haciendo las dos aunque natación no a nivel de competición. En cuanto me cogieron para el Europeo ya me centré solo en el baloncesto, que es lo que me apetecía, a lo que más me tenía que dedicar y lo que quería.

¿Ahora va a seguir por la rama del baloncesto?

-Sí, sí. El año que viene lo primero va a ser el baloncesto. Sí que iré a nadar porque me vienen bien a modo de rehabilitación pero yo creo que la competición de natación se va a quedar a un lado porque todo no se puede.

¿Continuará en Vitoria?

-Sí, en el Zuzeneak .

¿Ahora qué objetivos tiene por delante?

-A nivel de selección, entrenar a tope para ir al Mundial lo mejor posible. Es un regalo participar pero lo queremos hacer lo mejor posible. A nivel de club, tenemos este finde el Campeonato sub-22 de España en Sabadell, un campeonato importante. El año que viene, jugar en liga y ya iremos planteando los objetivos.

Me ha hablado de objetivos a nivel de selección nacional y de equipo, pero, ¿a nivel personal?

-Sacar todo el tiempo posible para entrenar. Yo vivo en Pamplona y compaginar estudios y entrenamiento es muy difícil así que quiero tener tiempo para entrenar, que es lo que más me gusta y aportar todo lo que pueda tanto en la selección como en el equipo.