Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

chupinazo con denominación de origen Navarra

25 gramos de pólvora 'made in' Navarra

Por primera vez, el Chupinazo de este 6 de julio ha sido preparado por la Pirotecnia Fiesta de Beriáin

MARIVI SALVO - Martes, 4 de Julio de 2017 - Actualizado a las 10:55h

César López Lana, sujetando en la mano el Chupinazo de Pamplona y sentado sobre el torico de fuego.

César López Lana, sujetando en la mano el Chupinazo de Pamplona y sentado sobre el torico de fuego. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

  • César López Lana, sujetando en la mano el Chupinazo de Pamplona y sentado sobre el torico de fuego.

PAMPLONA. El Chupinazo del 6 de julio lleva por primera vez denominación de origen Navarra, la de la Pirotecnia Fiesta de Beriáin, que ha recibido este año el encargo del Ayuntamiento de Pamplona para fabricar el cohete más famoso del mundo. 24,9 gramos pesa el artefacto, entre la carga de pólvora, el detonante y el fulminante (que no deja de ser una composición química a base de perclorato y aluminio), y la varilla de madera, que, parece que no, pero tiene el cometido más importante del cohete, porque "es la guía para que vaya recto".

Eso, junto a la carga de salida, "la que hace que suba", que se fabrica en Andalucía. Sonará a las 12 del mediodía y dejará un estruendo de 120 decibelios en la plaza Consistorial. Es lo que manda la normativa, porque los chupinazos, aunque sea el de Pamplona, no pueden saltarse la ley. Y explotará, como siempre;no en vano César López Lana, su artífice, ya ha hecho estallar unos cuantos para comprobar su eficacia. "Este tipo de cohetes se hacen por lotes, de unos 300, y se ensayan, claro. Yo ya he probado 3, y la víspera por la tarde explotaré otro", explica. Para quedarse tranquilo antes del gran día. César López está emocionado.

Heredero, junto a su hermana Andrea, de una tradición que iniciaron sus padres, María Teresa Lana y Lorenzo López, su pirotecnia va haciéndose un hueco en el complicado mundo de los fuegos artificiales y los disparos festivos. La firma Fiesta comenzó hace más de 25 años, en 1988, y trabaja de la mano de la Pirotecnia Oscense (de Huesca), de hecho es allí donde se fabrica el componente químico de los cohetes. De su empresa han salido este año los chupinazos de la mayoría de pueblos de la Comarca de Pamplona y los barrios, y por delante tiene un verano movido, ya que disparará los fuegos de Funes, Falces, Larraga, Burlada, Zizur, Olite o Sunbilla. Sin embargo, el de Pamplona le hace una ilusión especial: "Estando en casa, va a ser un cúmulo de emociones", dice.

Quizá por eso ha querido que su debut sea por todo lo alto y ha decorado el cohete con motivos sanfermineros, lo que nunca pasaba hasta ahora, ya que tan solo llevaba la firma de la pirotecnia que lo suministraba, la Caballer la mayoría de las veces, aunque en 2014 y 2015 lo preparó la Zaragozana. "Será de color rojo y con las imágenes de San Fermín y el escudo de Pamplona;un cohete con mucho detalle", explica el joven pirotécnico, quien ha preparado una familia de chupinazos, tres o cuatro iguales, "por si acaso a uno se le rompe el palo". Y detrás del Chupinazo, vendrán más de cuarenta cohetes más, todos iguales, los que conforman el particular momento de cada 6 de julio.

TAMBIÉN LOS 18 TORICOS DE FUEGO

En el lote que César llevará el 5 de julio al Ayuntamiento irán también incluidos los 18 toricos de fuego, que, por encargo expreso, ha fabricado para las 9 noches de San Fermín, a 2 por día.

Y también cambian de fisonomía, para adaptarse a las peculiaridades de Pamplona: "Como corren por calles estrechas, los chorros en vez de salir en horizontal, como en otros toricos, van más arriba, por motivos de seguridad y para que no vayan a los escaparates o los cristales". Se trata de 14 tubos de chispas, el penúltimo es un surtidor vertical, y termina con una rueda de 4 cambios. Puro espectáculo.

Herramientas de Contenido