Izarra, Tudelano, Peña Sport y Promesas

Los navarros, cerca de lograr su objetivo

 la propuesta defendida ayer por rafa del amo en la junta de presidentes gustó, pero se deberá esperar a la asamblea general del día 20

Iker García / Oskar Montero - Miércoles, 5 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Rafa del Amo (d), junto a Roberto Rubio, en la asamblea de la Federación Navarra de Fútbol.

Rafa del Amo (d), junto a Roberto Rubio, en la asamblea de la Federación Navarra de Fútbol. (Oskar Montero)

Galería Noticia

Rafa del Amo (d), junto a Roberto Rubio, en la asamblea de la Federación Navarra de Fútbol.

pamplona- La propuesta acordada por Izarra, Tudelano, Peña Sport y Osasuna Promesas acerca de la composición de los grupos de Segunda División B, que Rafa del Amo llevó ayer ante la Junta de presidentes de las federaciones regionales de fútbol, generó una respuesta muy positiva entre la mayoría del resto de asistentes.

Otras federaciones habían llevado sus propias propuestas. Sin ir mas lejos, desde el País Vasco defendían una composición distinta, en la que en el grupo de los navarros no estaban los dos castellano-leoneses y si estaban los dos aragoneses. Sin embargo, estas han quedado en su mayoría rápidamente descartadas y la opción defendida por los navarros ha conseguido el apoyo de casi todos los presidentes allí reunidos.

Del Amo lo tuvo más difícil con los asturianos, ya que con la composición que defiende éstos se quedan en un grupo distinto al de los nueve equipos gallegos, algo que a priori no les beneficia. Sin embargo, finalmente han acabado aceptándola.

De esta manera, no quedan muchos reticentes a aceptar la composición de los grupos defendida por la Federación Navarra, entre los que se encuentran por el momento el Mirandés -que estaría en el grupo de los navarros junto con el Burgos, los nueve equipos vascos, los tres asturianos, un cántabro y un riojano- y varios equipos de Madrid.

El problema con estos es que los equipos madrileños quedarían encuadrados en un grupo con los castellano-leoneses -salvo Mirandés y Burgos- y los gallegos, algo que no agrada a estos clubes. Sin embargo, cabe destacar que en la temporada pasada los equipos madrileños tenían que desplazarse hasta el país vasco y que, dada su situación geográfica, siempre han tenido desplazamientos largos.

Si finalmente se termina aceptando esta composición -queda otra sobre la mesa, a la que se le da muy pocas opciones desde la Federación Navarra-, será presentada a la Comisión de Segunda B que deberá llevarla a la Asamblea General del 20 de este mismo mes.