Rusia y China promueven una iniciativa común para arreglar el conflicto coreano

Entre las propuestas incluyen la congelación del programa armamentista

Miércoles, 5 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Xi Jinping y Vladímir Putin, tras reunirse en Moscú.

Xi Jinping y Vladímir Putin, tras reunirse en Moscú. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Xi Jinping y Vladímir Putin, tras reunirse en Moscú.

moscú- El presidente chino, Xi Jinping, llegó el lunes a Moscú en una visita oficial de dos días con el propósito de estrechar no sólo los lazos económicos sino la cooperación estratégica con Rusia.

Xi Jinping se reunió ayer con el presidente de Rusia, Vladímir Putin, y acordaron promover una iniciativa común para arreglar el conflicto coreano, que incluye la congelación del programa armamentista de Corea del Norte y de las maniobras de EEUU y Corea del Sur.

“La solución del problema en la península coreana con el fin de garantizar una paz y estabilidad sólidas en el noreste de Asia figura entre las prioridades de la política exterior común”, dijo Putin a la prensa tras reunirse con Xi en el Kremlin.

Putin explicó que ambas partes acordaron impulsar de manera activa “una iniciativa común, que está basada en el plan ruso de arreglo coreano por etapas y la idea china de congelar paralelamente las actividades de misiles y nucleares de Corea del Norte y las maniobras militares a gran escala de EEUU y Corea del Sur”.

Seguidamente, los ministerios de Exteriores de ambos países emitieron un comunicado en el que explicaron los detalles del plan de arreglo. Rusia y China pidieron a Corea del Norte que anuncie de manera voluntaria “una moratoria de las pruebas nucleares y de los ensayos de misiles balísticos”.

Además, solicitaron a EEUU y a Corea del Sur que se abstengan de realizar maniobras militares conjuntas a gran escala”, señalaron los dos países. En dicho comunicado expresaron su rechazo al uso de la fuerza y defendieron el principio de “coexistencia pacífica”.

Moscú y Pekín expresaron “su profunda preocupación por el anuncio de Corea del Norte del 4 de julio sobre el lanzamiento de un misil balístico”, que consideran un hecho “inadmisible”, ya que se contradice con las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

esfuerzo conjunto“Las partes llaman insistentemente a Corea del Norte a que cumpla de manera estricta las cláusulas incluidas en las citadas resoluciones”.

Además, insistieron en que el despliegue del escudo antimisiles norteamericano en la región del sureste de Asia “representa un grave perjuicio para los intereses de seguridad estratégica de los países de la región, incluidos Rusia y China”.

“Las preocupaciones de Corea del Norte deben ser respetadas. Otros países deben realizar esfuerzos para la reanudación de las negociaciones y crear conjuntamente una atmósfera de confianza mutua”, dijeron. - Efe