Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

La expulsión de Maya acaba en un apretón de manos con Asiron

El rifirrafe se produjo en una declaración contra las agresiones sexistas que UPN no apoyó

Marivi Salvo Iban Aguinaga - Miércoles, 5 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Enrique Maya, con semblante serio, en el pleno de ayer.

Enrique Maya, con semblante serio, en el pleno de ayer.

Galería Noticia

  • Enrique Maya, con semblante serio, en el pleno de ayer.

Pamplona- Expulsión en el pleno en vísperas de San Fermín al portavoz del principal grupo de la oposición, Enrique Maya (UPN), que acabó finalmente con un apretón de manos entre el regionalista y el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, quien no tuvo problemas en pedirle disculpas si las formas no habían sido las correctas y no había “estado fino” con el gesto que el alcalde le había hecho.

El rifirrafe entre ambos se generó en el debate sobre una declaración contra las agresiones sexistas, un texto que los regionalistas habían enmendado y que finalmente no apoyaron. En un momento dado, el alcalde de Pamplona hizo un gesto a Maya, y a partir de ahí el portavoz de UPN comenzó a hablar en voz alta mientras intervenía su compañera. El alcalde le apercibió hasta en tres ocasiones y acabó echándolo del salón de plenos, momento en el cual toda la bancada regionalista abandonó la sala, a excepción de García Barberena, que seguía interviniendo.

La declaración contra las agresiones sexistas en fiestas fue aprobada, con la abstención de UPN, y tras el mismo se produjo un receso, donde se celebró una Junta de Portavoces para hablar de lo sucedido, que acabó en un apretón de manos entre ambos concejales. Según explicó Asiron, el alcalde pidió a Maya “unas disculpas” que este aceptó. El primer edil reconoció que, “ a raíz de una serie de interrupciones entre concejales” se dirigió a Maya, “en lo que interpretaba yo que era un canal de comunicación privado”, haciéndole “un gesto que le ha sentado mal”, dijo, y añadió que por ello se produjo “que se fuera subiendo el tono” hasta llegar a “la expulsión del pleno del portavoz de UPN”. Asiron reconoció que quizá no había “estado fino” con dicho gesto (una palmada en la cara), por lo que quiso “pedir disculpas a Maya tanto en privado como públicamente”. En este sentido, el alcalde de Pamplona hizo hincapié en que es importante “intentar que el pleno vaya por los cauces normales” y pidió al resto de ediles “que la lógica discrepancia política no haga elevar el tono de las discusiones más allá de lo estrictamente necesario”.

la discrepanciaLa declaración en contra de las agresiones sexistas, que se refería especialmente a las fiestas de San Fermín, fue defendida por Laura Berro (Aranzadi), quien denunció que, frente a las agresiones, muchas veces los ciudadanos “nos limpiamos las manos y seguimos cómplices con este sistema”, al tiempo que instó a Pamplona, hombres y mujeres, “a mostrar una actitud activa frente a estos ataques contra la mujer” y “a cambiar el modelo social y cultural que protege al agresor y culpabiliza a las mujeres”. Este punto de la declaración originó la discrepancia con UPN, porque, según García Barberena, “la sociedad pamplonesa no culpabiliza a las víctimas”, por lo que “no queremos insultar a los pamploneses”, a lo que le respondieron Itziar Gómez (Geroa Bai) y Edurne Eguino (I-E), recordando que este texto ya se aprobó en la Junta de Portavoces, por lo que “no podemos dar un paso atrás”, según Eguino, en estos consensos ya adquiridos, sobre todo cuando “es un debate que ya tiene garantizada la unanimidad social”, añadió Gómez. Por su parte, el PSN, quien pedía vía enmienda que se reconociera a las fuerzas policiales en esta lucha, votó, no obstante a favor del texto.

Herramientas de Contenido