Antonio Catalán, ‘Toñete’ Novillero CON PICADORES

“No importa de donde vengas, el toro es al final quien dicta las cosas y pone a cada uno en su sitio”

El de Corella, nacido en Madrid, ha irrumpido con fuerza en el escalafón de novilleros. Cierra el festejo de hoy, en la que comparte cartel con su amigo Javier Marín

Manuel Sagüés Lacasa - Miércoles, 5 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

El corellano saluda tras la lidia de un utrero del hierro de Sobral en la plaza de Peralta.

El corellano saluda tras la lidia de un utrero del hierro de Sobral en la plaza de Peralta. (Foto: M. Sagüés)

Galería Noticia

El corellano saluda tras la lidia de un utrero del hierro de Sobral en la plaza de Peralta.

PAMPLONA- Su buena trayectoria ha encontrado la recompensa, siempre complicada, de tener hueco en la novillada telonera de la Feria del Toro. Y lo hace por méritos propios, ganados en muchas e importantes plazas de España y en América. Su condición de hijo del empresario hotelero corellano del mismo nombre, Antonio Catalán, le ha abierto la puerta de algún amigo ganadero para poder entrenar, pero también, por eso mismo, ha encontrado algunas dificultades. El chaval, simpático y buen conversador, se muestra emocionado de poder debutar en Pamplona, cuya plaza fue donde le atrapó la chispa de la afición.

¿Qué le supone el debut en la plaza de Pamplona?

-Una ilusión enorme. Es la principal plaza de mi tierra y ha sido uno de mis grandes deseos desde pequeño. Aunque la ilusión es tan grande como la responsabilidad.

Se le ve con más cuajo y habiendo dejado muy buena imagen en plazas de primera categoría como son las de Sevilla, Aguascalientes, Bogotá y Bilbao. Y ahora Pamplona. ¿Está pensando ya en una próxima alternativa?

-Este año, todavía no. Tengo que seguir pisando ferias importantes, cuajándome aún más y si todo va bien, quizá, pueda y llegará la alternativa en 2018.

¿Y tiene pensada la plaza de ese doctorado?

-No, pero me gustaría una plaza importante. Me vienen a la cabeza las de Sevilla, Valencia, Nîmes y Pamplona.

Volviendo a sus orígenes y pensando que no tiene ascendencia taurina, ¿en qué momento quedó prendido por la afición a la tauromaquia?

-Me acuerdo perfectamente, aunque era muy pequeño. Y fue aquí en Pamplona. Mi familia se fue a la plaza a ver la corrida de rejones en la que toreaba Hermoso de Mendoza y yo me quedé en el hotel, en el Ciudad de Pamplona, con mi abuelo, que en paz descanse. Con él vi la corrida de rejones por la televisión. Ese fue el momento que me enganché a ser aficionado y luego, a querer ser torero.

Luego, llegó la formación. ¿En qué escuela y con quién aprendió el oficio?

-Estuve varios años en la escuela de El Juli, que está en Arganda del Rey, donde aprendí mucho. También de la mano del maestro Gómez Escorial fui mejorando técnicamente. Y ahora con Manolo Sánchez, que es mi apoderado, sigo creciendo en el oficio y sobre todo en el concepto del toreo.

Nació en Madrid y su domicilio también está ahí, entonces, ¿podemos hablar de novillero o, en un futuro, de torero navarro?

-Como torero soy del público, de la gente de todos los lugares. Pero, sí, he nacido en Madrid, pero mi pueblo es Corella, a donde voy desde siempre con frecuencia, y, lo que es más importante, soy navarro de corazón.

¿El ser hijo de un empresario tan importante le ha beneficiado para abrir puertas en esta carrera?

-Al principio algún amigo sí nos ha ayudado, pero también por ello he encontrado dificultades. El toro es al final quien dicta las cosas y a donde estoy ahora he llegado por méritos propios, con muchas ganas y también con mucho esfuerzo.

Esta tarde el cartel, pues, es muy navarro...

-Sí. Me hace mucha ilusión torear con Javier Marín, que es un gran amigo y que, además de ser de un pueblo (Cintruénigo) al lado del mío, estuvimos juntos un tiempo en la escuela de El Juli.

Mucha suerte para esta tarde.

-Gracias, espero que mi toreo encaje y pueda triunfar.

las claves

POR NAVARRAS

Virtud de un torero. La afición.

Virtud de un ser humano. La constancia.

Nombre de mujer. Candela, el de mi madre.

La mejor virtud de Candela. La paciencia.

Deporte que practica. El ciclismo de carretera.

Un equipo de fútbol. Real Madrid.

Redes sociales. Sí, me gustan.

Música para torear de salón. El flamenco, pero si voy a correr, en las cuestas me pongo heavy.

Comida. Me gusta la carne, pero como de todo.

Retirado, ¿hijos, ganado bravo...? Me veo con todo: hijos, nietos, ganadería, pero, antes, claro, haber sido figura del toreo.

Su plaza de niño. La de Pamplona, sin duda.

Su mejor faena. En el festival de hace un mes en Bilbao.

¿Domecq, Núñez o Santa Coloma? Ahora que está bien, Domecq, pero ese último tranco y profundidad de lo de núñez me encanta.

Supersticiones, manías... No, ninguna. En mí creo que serían muestra de inseguridades.

A los antitaurinos les dice... Que yo y muchísima gente profesional entrega su vida por y para el toro;y que si consiguen que desaparezcan los toros, ellos serán los responsables de que nos quedemos todos nosotros sin el sentido de la vida y sin nuestro trabajo. Además, también serán los culpables de la desaparición de esta maravillosa especie de animales.

DATOS DEL novillero

Nombre. Antonio Catalán Palazón.

Procedencia y edad. Nació en Madrid el 3 de febrero de 1997. Tiene 20 años.

Debut con picadores. Zamora, el 23 de abril de 2016.

Presentación en Madrid. No se ha presentado todavía, pero sí en la Maestranza de Sevilla, dejando buena imagen.

En Pamplona y Navarra. Debuta en Pamplona. En 2016 toreó en Lodosa (2 orejas) y Peralta (vuelta al ruedo).

Su cuadrilla. Picadores. Carlos Pérez y Vicente González. Banderilleros: Ángel Gómez, Raúl Adrada y Raúl Gómez.

Apoderado. Manolo Sánchez.

Temporada 2017. Ha lidiado 7 novilladas en los que ha cortado 5 orejas. Las plazas: Bogotá, Íscar, Olivenza, Aguascalientes, Colmenar de Oreja, Sevilla y Ubrique. El 10 de junio, en un festival en Bilbao, cuajó un buen novillo de Zalduendo, pero falló con la espada.