Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Pedro Gutiérrez Moya, ‘El Capea’ Matador de toros retirado y ganadero

“Buscamos la bravura que en los tentaderos te la dan las vacas con su ausencia de dolor y repetición en el caballo”

En vísperas de lidiar por séptima vez consecutiva una corrida de rejones en Pamplona el día del Chupinazo, El Capea atendió muy amable a este periódico

Manuel Sagüés J. A. - Jueves, 6 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h

El Capea (izda), montando un caballo castaño, es acompañado por su hijo y por Roberto Armendáriz en una faena ganadera en Espino Rapado.

El Capea (izda), montando un caballo castaño, es acompañado por su hijo y por Roberto Armendáriz en una faena ganadera en Espino Rapado. (REDACCIÓN D.N.N.)

Galería Noticia

  • El Capea (izda), montando un caballo castaño, es acompañado por su hijo y por Roberto Armendáriz en una faena ganadera en Espino Rapado.

PAMPLONA- La mitología de héroes vestidos de luces enfrentados a toros furibundos no la creó para los de la generación sesentil lo yeyé y heterodoxo de El Cordobés. Para algunos pamploneses nutridos de taurinismo y emociones a través de los encierros y los toracos de la Feria del Toro, fue Antonio José Galán quien, bajo el diluvio y ante un lote de miuras el 14 de julio de 1973, provocó la eclosión de autobautizarse de por vida como taurinos: crismados por el mito y, después, fieles al rito y a la liturgia. Mas ello, como es preceptivo, necesitaba una confirmación del dogma. Y así se hizo realidad un año después con otro rabo y en otro día de lluvia. Pedro Gutiérrez Moya, el Niño de la Capease entretuvo en cortarle ese rabo a un toro de Martín Arranz, de nombre Gracinero, lidiado en segundo lugar el 12 de julio de 1974.

¿Pedro, se acuerda de ese día y del rabo que cortó a Gracinero?

-Perfectamente. La faena iba bien pero no estaba tan arriba como para cortar un rabo. Pero ocurrió que en un pase de pecho el toro me desarmó y quedé a su merced. Yo me vi cogido y entonces decidí quedarme quieto y ponerle al toro una mano en la cara. Y pasó que el toro quedó quieto bajo mi mano sin yo mover un pie. Ese instante de improvisación sumó lo que faltaba para cortar el rabo. Luego, tras el toro de Paco Alcalde (la terna la completaba Paquirri) se suspendió la corrida. Ahora tanto tiempo después te puedo decir que yo, con el rabo ya cortado, no me dio ninguna pena irme de la plaza sin lidiar al 5º toro, que no era otro que el que había matado a la mañana en el encierro a un chico (Juan Ignacio Eraso Martiartu).

Debutó como torero en 1972 y se retiró en 1992 apadrinando la alternativa a Paquiro.

-Muchos años. Al principio, sobre todo en las plazas del Norte, con el toro fuerte se trataba de aprender a mandar, para años más tarde, ya curtido, torear para disfrutar. Y, sí, tengo un recuerdo cariñoso para Paquiro, otro torero joven con mucha ilusión, pero que pronto vio las tremendas dificultades de la profesión.

Hace poco se indultó en Ístres (Francia) a Culebrito, de su vacada. ¿Cuantos indultos han habido en su carrera como torero y como ganadero?

-De torero, cuatro: uno en Segovia y tres en América, en Quito, Manizales y Maracay. Y como ganadero cinco, 4 novillos y un toro en Villarrobledo.

En la corrida de Pamplona hay un Culebrito...

-Es hermano del Culebrito de Ístres. Confío en él y en los demás. Hay dos, Montecillo y Botinero, que descienden de Pesetero, que indultó Ortega Cano en Salamanca y que está dando una reata extraordinaria.

Para finalizar, la tesis a favor de la fiesta de que el toro bravo no sufre en la plaza y el manso sí, la comparte como ganadero.

-Pues claro que sí. Mire, los ganaderos buscamos la bravura que en los tentaderos nos dictan las vacas en su continua repetición yendo al caballo y mostrando ausencia de dolor.

las claves

“Ante ‘Gracinero’ me vi cogido y decidí quedarme quieto, ponerle la mano en la cara y... el toro se paró”

“Había que aprender a dominar en la plazas del Norte y, ya curtido, podías torear para disfrutar”

“A Pamplona van ‘Montecillo’ y ‘Botinero’, hijos de ‘Pesetero’ (indultado), toro que ha dado una reata extraordinaria”

torero y ganadero

Nombre. Pedro Gutiérrez Moya, conocido cuando estaba en activo como Niño de la Capea y ya como ganadero como El Capea.

Procedencia y edad. Salamanca. Nació en 17 de septiembre de 1952. Tiene en la actualidad 64 años.

Familia. Casado con Carmen Lorenzo. Dos hijos: Pedro, torero en activo;y y Verónica, casada con el también torero Miguel Ángel Perera.

Alternativa. Bilbao, el 19 de junio de 1972. Su padrino fue Paco Camino y el testigo, Paquirri. Cortó tres orejas, una del toro de su alternativa de nombre Girón del hierro de Atanasio Fernández.

en la feria del toro

Historial en Pamplona como torero. Debutó hace 35 años en 1972 y lidió su última corrida 20 años después, el 7 de julio de 1992 actuando como padrino de alternativa del navarro Francisco Javier Martínez, Paquiro, fallecido unos años después. Actuó en la Feria del Toro 18 años, lidiando un total de 25 corridas, en las que obtuvo 8 orejas y un rabo. Su faena cumbre la manufacturó al toro Gracinero, número 78 del hierro de Martín Arranz y 2º en orden de lidia el 12 de julio de 1974 durante una corrida en la que alternó con Paquirri y Paco Alcalde y que se suspendió por la lluvia al finalizar la lidia del tercer toro.

Historial en Pamplona como ganadero. Ha lidiado dos corridas de toros de lidia ordinaria (2001 y 2002 -4 toros-) y siete corridas para rejones de forma ininterrumpida (2011 a 2017). Para rejones ha lidiado hasta con cuatro hierros distintos de su propiedad pero de la misma familia y sangre murubeña: 22 con hierro de El Capea, 12 con el de San Pelayo, 10 con el de su mujer, Carmen Lorenzo y 2 con el de San Mateo. Debutó 2001 con una corrida a la que le cortaron orejas Ponce (1), El Juli (2) y Francisco Marco (1). El toro Narciso, el 1º de Marco, ganó el Premio Carriquiri. En las 6 corridas de rejones. En las corridas de rejones sus toros han tenido mucha regularidad tanto por su buena presentación y colaborador juego con las monturas. En las seis corridas ya lidiadas de rejones se han cortado un total de 27 orejas. Hermoso y Armendáriz las han lidiado todas y han obtenido cada uno de ellos 12 y y 9 trofeos, respectivamente.

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia